close
    search Buscar

    Silencio y sueño: dos necesidades de la mente que se han convertido en un lujo

    Quien soy
    Joe Dispenza
    @joedispenza
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Si miramos hacia atrás, nos damos cuenta de que vivimos en un mundo lleno de lujo. Hoy tenemos objetos que nos hacen la vida más fácil y que nuestros abuelos ni siquiera podían imaginar. La industria logra producir más y más cosas que prometen mejorar aún más nuestras vidas, hacernos más felices y exitosos. Bombardeado por un frenesí de estímulos, es fácil olvidar y descuidar las cosas esenciales y necesarias de la vida, como el silencio y el sueño, dos necesidades de la mente que se están convirtiendo en un lujo.



    La mercantilización del sueño

    Se ha establecido en el imaginario colectivo la idea de que la falta de sueño es admirable y un signo de éxito, porque significa que la persona está muy ocupada, probablemente convirtiendo su tiempo en dinero. Cuando conocemos a alguien que nos dice que no tiene un minuto libre, subconscientemente asumimos que tiene "éxito". Este fenómeno ha llegado a tal nivel que en Tokio la gente ha comenzado a practicar lo que se conoce como inemuri, que literalmente significa "estar presente mientras dormimos".

    Esta práctica surgió a fines de la década de 80, en medio de la burbuja económica especulativa que estaba convirtiendo a Japón en una gran potencia. En ese momento, los japoneses tenían una vida laboral tan activa que no tenían tiempo para dormir. Los empresarios tenían jornadas de 24 horas, por lo que comenzaron a practicar inemuri donde podían, en transporte público o en el trabajo, solo para descansar un poco y maximizar su tiempo.

    Sin embargo, en la medida en que la ciencia entienda mejor lo que sucede durante el sueño, nos advierte que esto es fundamental para nuestra salud física y emocional. Durante el sueño, nuestro cerebro reprocesa las experiencias vividas durante el día, las reorganiza en la memoria y le resta impacto emocional, esto nos permite despertarnos al día siguiente con una perspectiva más objetiva y una mente más fresca.



    También se ha encontrado que durante el sueño el cerebro se deshace de los productos de desecho metabólicos, estas mismas sustancias que se han relacionado con la aparición de enfermedades neurodegenerativas como la demencia. Por lo tanto, podemos decir que el sueño poco y mal envenena y encoge nuestro cerebro, literalmente.

    La industria lo sabe, por lo que ya están apareciendo empresas que se ocupan de la mercantilización del sueño. Hay empresas que cuentan con espacios especiales donde sus empleados pueden descansar sin salir de la oficina. Y en las grandes ciudades nacen centros conocidos como "bares de la siesta", como Siesta & Go que ya está presente en más de cinco grandes capitales del mundo, donde los empleados pagan por un espacio en el que tomar una siesta durante unas horas. .

    También están surgiendo nuevas aplicaciones que prometen ayudarnos a dormir, hay colchones inteligentes que "aseguran" un sueño reparador, e incluso han creado máscaras para dormir que controlan las ondas cerebrales y los estados REM.

    El problema es que todos estos inventos se venden como gadgets para mejorar nuestro desempeño y hacernos más efectivos en el lugar de trabajo. Se cierra así un círculo vicioso: la tecnología y el estilo de vida nos han privado del sueño y ahora nos venden la tecnología específica para que podamos dormir para seguir manteniendo el mismo estilo de vida. ¡Es absurdo! Sobre todo porque para dormir mejor bastaría con aprender a desconectar.

    Debemos recordar que dormir mal, que no solo significa dormir poco sino también dormir en un ambiente ruidoso que provoca continuos despertares, provoca enfermedad, estrés y mal humor. Algunas personas son más resistentes que otras, pero si no le das a tu sueño la importancia que se merece, acabará costándote caro en términos de salud.


    La tendencia a priorizar el dinero, pensando que puede arreglarlo todo, es uno de los peores errores que puedes cometer en la vida. Nos deshicimos del sueño en beneficio de otros sueños: el éxito, tener más y más, el sueño de ser mejores ... No creo que ganemos esta elección.


    ¿Cómo nos silenciaron?

    Nuestro mundo está gobernado por la economía, nos guste o no. Así que creemos que lo mejor es ganar más y más, pero eso no significa mejorar. Sin embargo, en la prisa por generar más ingresos, hemos llenado nuestro espacio con objetos ruidosos y tecnología que interrumpen los ciclos naturales de sueño y vigilia. Así, el silencio también se ha convertido en un producto de lujo.

    El silencio siempre ha sido valorado y el ruido odiado. Hace mucho tiempo, en Sibari, los artesanos cuyo trabajo era ruidoso se vieron obligados a vivir fuera de las murallas de la ciudad. Pero hoy vivimos y trabajamos en ciudades ruidosas llenas de objetos que evidentemente dejan una huella sonora.

    Mientras tanto, la industria se encarga de convertir el silencio en un señuelo publicitario, vendiendo electrodomésticos silenciosos a precios casi prohibitivos que solo puedes pagar si duermes menos y trabajas más. American Airlines, por ejemplo, comercializa su "Admirals Club" haciendo una asociación entre el lujo, el éxito y el silencio. “Ingrese a nuestro Admirals Club, un oasis de paz lejos del caos del aeropuerto. Relájese en un ambiente tranquilo y lujoso ". Y no son los únicos, Finlandia, por ejemplo, se anuncia como un destino turístico donde reina el silencio.

    Sin embargo, al igual que el sueño, nuestra mente también necesita silencio. Numerosos estudios han demostrado que las personas que viven en lugares ruidosos o tienen trabajos donde están expuestos a altos niveles de ruido tienen más problemas de salud, corren un mayor riesgo de padecer hipertensión, problemas cardíacos y trastornos psicológicos. Además, se ha comprobado que el silencio favorece el crecimiento de nuevas neuronas y genera un estado de relajación muy beneficioso tanto física como mentalmente.



    El silencio también es fundamental para el crecimiento personal, la paz y la relajación son fundamentales para el buen funcionamiento de la mente. Según el budismo, el estado mental natural surge cuando cultivamos el silencio, mientras que el ruido y la agitación nos alejan de nosotros mismos. Paradójicamente, el silencio también puede asustarnos ya que nos anima a conectarnos con nosotros mismos, y es por eso que muchas personas encienden la televisión o escuchan música constantemente, para escapar del silencio y de ellos mismos.

    Sin embargo, cuando uno aprende a entrar en la "zona de silencio", notará que es una fuente no solo de relajación sino también de concentración y actividad sin esfuerzo, el taoísta Wu Wei. El silencio interior nos permite observar los fenómenos sin identificarnos con ellos, por lo que es ideal para aprender a disfrutar del aquí y ahora, nos ayuda a conectarnos mejor con nosotros mismos y el mundo que nos rodea.


    Añade un comentario de Silencio y sueño: dos necesidades de la mente que se han convertido en un lujo
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.