Si vinieran extraterrestres: ¿qué pasaría?

Quien soy
Joe Dispenza
@joedispenza
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias
El 28 de octubre de 1938, Orson Wells aterrorizó a los norteamericanos con una transmisión de radio en la que les decía que su país estaba siendo invadido por extraterrestres. Como podemos imaginar, la población entró en pánico y realmente creyó que estaban siendo atacados por extraterrestres. Se estimó que de los seis millones de personas que escucharon la transmisión al menos 1,7 millones creían que era cierto, 1,2 millones entraron en pánico, ya que muchos compraron boletos de tren a destinos opuestos a donde supuestamente aterrizaron los extraterrestres, mientras que el resto pensó que era un broma. Para el profesor Cantril de la Universidad de Princeton, esta broma representó una gran oportunidad para estudiar la anatomía del pánico. Poco después del evento, se entrevistó a 135 personas de Nueva Jersey en un intento por comprender cuáles fueron sus reacciones y qué las causó. Se identificaron cuatro categorías amplias: - Aquellos que negaron la historia de Marte debido a sus creencias internas y personales. Estaban convencidos de que no había vida en otros planetas además de la Tierra. - Aquellos que verificaron la falsedad de la historia sintonizando otros canales de radio. - Quienes intentaron verificar la historia pero no pudieron encontrar evidencia que la contradijera. - Aquellos que simplemente entraron en pánico sin siquiera intentar verificar la credibilidad de la historia. Sin duda la categoría más sorprendente que llamó la atención de los investigadores fue la de quienes intentaron verificar la credibilidad de la historia pero fracasaron. ¿Cómo es posible que en un intento de verificar un posible ataque alienígena no se pueda encontrar información confiable? Hay dos factores esenciales: 1. Miedo. Estas personas eran las más temerosas de todos los grupos entrevistados; incluso más que aquellos que sufrieron ataques de pánico. 2. Sus creencias rígidas no le permitieron actuar con lógica, y mucho menos cuestionar realmente la validez de la información. Si echamos un vistazo a las interpretaciones detrás de las creencias, entenderemos de inmediato por qué no fue posible contrarrestar la noticia: una mujer muy religiosa interpretó la invasión como un castigo divino contra una sociedad moralmente corrupta. Otro caso interesante fue el de un estudiante universitario que, a pesar de ser muy inteligente, rechazó la idea de que las transmisiones de radio pudieran mentir tan descaradamente. En definitiva, se sometió a la autoridad de las palabras transmitidas por los medios de comunicación. De esta forma acabó aceptando toda la historia aunque lógicamente fuera increíble. Esta broma realizada en el pasado nos lleva a preguntarnos si el mismo mensaje tendría actualmente un efecto similar en la población. Probablemente, muchos piensen que la gente de hoy es más cínica y menos manipulable por los medios, y que está más acostumbrada a cuestionar la veracidad de cualquier afirmación. Además, hoy podemos contar con muchos más canales de información que nos permitirían verificar cualquier noticia en muy poco tiempo. Entonces ... ¿podrían los medios de comunicación intentar convencernos hoy de la invasión de la tierra por parte de los extraterrestres? No, probablemente no. Quién sabe, tal vez en algunas circunstancias ... Si a menudo nos dejamos convencer por alguna noticia sensacional de algunos blogs que ni siquiera se molestan en mostrarnos de qué fuente sacaron la información, entonces ... ¿realmente somos más críticos y reflexivo que las generaciones anteriores? Quizás cuando buscamos información concreta estemos intentando probar nuestras creencias y así evitaremos inconscientemente considerar todas aquellas noticias que nos ofrezcan información contradictoria. En definitiva, una historia interesante que nos deja mucho material sobre el que reflexionar.



Añade un comentario de Si vinieran extraterrestres: ¿qué pasaría?
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.