close
    search Buscar

    Si su oración comienza con "mejor si no digo nada", es mejor no decir nada

    Quien soy
    Joe Dispenza
    @joedispenza
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    “No digo nada, pero ...” Es probable que en más de una ocasión hayas escuchado esta frase o incluso la hayas dicho. Aparentemente es "respetuoso", pero automáticamente nos pone a la defensiva porque en el fondo sabemos que las palabras que hay detrás son inútiles y pueden causar daño.

    La compulsión de compartir nuestras opiniones

    Tenemos una opinión para todo. Nacemos líderes de opinión. Y no hay nada malo en ello. Es importante hacer nuestros juicios sobre lo que está sucediendo y llegar a nuestras propias conclusiones.



    Sin embargo, el problema comienza cuando sentimos una fuerte compulsión por compartir nuestras opiniones con los demás. Decir lo que pensamos. Expresar una opinión, a menudo sin conocimiento de los hechos. Y también para criticar y juzgar.

    Esta tendencia puede hacernos convertirnos en kamikazes de la verdad y cometer sinceridades reales. Detrás de un sincericidio no hay un apego saludable a la verdad, sino una posición egocéntrica en la que no tenemos en cuenta el impacto de nuestras palabras en los demás.

    Sinceride a menudo oculta la incapacidad de ser empático. De hecho, una de las frases favoritas del sincericida es: "Te lo digo porque me gustaría que me lo dijeran". Esto demuestra que esta persona decide y actúa según sus coordenadas, independientemente de lo que el otro quiera o necesite.

    Será mejor que no diga nada, pero ...

    Hay una línea muy fina entre expresar lo que pensamos y caer en el vandalismo intelectual, entre ayudar a una persona señalando sus errores y aplastarla bajo el peso de ellos. Entre ayudarla a encontrar una solución y dejarla atrapada en un problema.

    Cuando comenzamos una frase con las palabras "es mejor si no digo nada, pero ..." sabemos en el fondo que sería mejor callar lo que vamos a decir. De hecho, esa persona probablemente ya sepa lo que estamos a punto de decir y nuestras palabras no son más que pisar una herida que ya le duele.



    En otros casos, esas palabras no sirven para encontrar una solución, sino que agravan el conflicto, profundizan la brecha y marcan la distancia con el otro, probablemente en un momento en el que esa persona necesita validación y apoyo, no críticas y juicios.

    Reconocer que no debemos decir nada es también una forma de disculparnos por lo que estamos a punto de decir, porque sabemos que esas palabras no tienen por qué serlo, o al menos no en ese momento y lugar.

    Por lo tanto, la próxima vez que estemos a punto de comenzar una oración con las palabras "será mejor si no digo nada", quizás sería mejor que no dijéramos nada. O al menos que nos detengamos a pensar en el impacto que podría tener lo que vamos a decir.

    Los 3 filtros que debemos usar antes de hablar

    1. Las opiniones no son hechos. Nuestras opiniones pueden estar basadas en hechos, sin duda, pero a menudo también se entrelazan con reacciones viscerales, emociones, expectativas y experiencias. Esto significa que no debemos confundirlos con "verdad" y, sobre todo, que no debemos creer que somos poseedores de una "verdad absoluta". Cuando creemos que tenemos la verdad, actuamos con arrogancia. Y esta no es la mejor actitud para tender puentes entre nosotros.

    2. La frustración no es una evaluación. Muchas de las cosas que nos suceden pueden causar frustración cuando no cumplen con nuestras expectativas, especialmente cuando otras personas no siguen el patrón que teníamos en mente. Pero no conseguir lo que queremos no es justificación para evaluar algo negativamente o despreciarlo. El hecho de que nos sintamos molestos no es excusa para llevarnos esa frustración a los demás porque nuestra opinión no será objetiva.


    3. Querer no es un deber. ¿Lo que estamos a punto de decir es algo que "queremos" decir o algo que la otra persona necesita escuchar o que sentimos el deber de decir? La diferencia es enorme. Hay verdades duras o incómodas que, sin embargo, deben ser contadas para que no se conviertan en un elefante en una cristalería. Pero hay opiniones que no aportan nada y que incluso pueden herir.


    • 56-
    Añade un comentario de Si su oración comienza con "mejor si no digo nada", es mejor no decir nada
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.