close
    search Buscar

    Si no puede cambiar la situación, cambie de opinión

    Quien soy
    Louise Hay
    @louisehay
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Hay situaciones que podemos cambiar, otras no. Y cuanto antes lo aceptemos, antes dejaremos de sufrir. Cuando una persona no quiere estar a nuestro lado, es poco lo que podemos hacer para detenerlo. No tiene sentido quejarse si hemos perdido una oportunidad laboral. Por muy proactivos, entusiastas y positivos que seamos, hay situaciones que no podemos cambiar. En estos casos solo nos queda la posibilidad de cambiar de opinión.

    Los peligros de la no aceptación

    Hay situaciones que debemos aceptar aunque no podamos cambiarlas. Cuando no los aceptamos, se convierten en un obstáculo que nos roba la energía. El verdadero milagro ocurre cuando los aceptamos, ya que durante este proceso de aparente entrega crecemos y seguimos adelante ¿Qué pasa cuando no aceptamos una situación que no podemos cambiar?1. Nos mantiene estancados. Si nos enfrentamos a un muro e intentamos todo para derribarlo pero fallamos, nos frustraremos y empezaremos a quejarnos. De esta manera estaremos atrapados en nuestro camino. Por el contrario, si intentamos encontrar otras soluciones, podemos seguir avanzando, gracias también al muro que nos estimuló.
    2. Nos hace infelices. Cuando no logramos cambiar la situación o los demás no cumplen con nuestras expectativas, la frustración puede crecer enormemente. Al atarnos a este problema nos impedimos ser felices, es como si nos obligáramos a arrastrar una gran piedra, aunque en realidad quisiéramos soltarla, pero no sabemos cómo.
    3. Nos impide ver oportunidades. Un problema o una situación negativa, especialmente si se mantiene en el tiempo, tiende a generar frustración. Y en este estado no solo somos incapaces de avanzar, sino que también somos incapaces de percibir las soluciones y oportunidades que tenemos ante nuestros ojos. No aceptar un hecho significa cerrarse a las oportunidades, optar por quedarse en el pasado.

    No es la situación, es como reaccionas

    A menudo confundimos la realidad con nuestras reacciones. Pero es importante señalar que no es la situación en sí la que genera frustración, sufrimiento o angustia, son solo nuestras respuestas a eventos que no podemos o no queremos manejar. Esta es una diferencia sustancial, porque de esta manera es posible separar el evento de nuestra reacción. En definitiva, se trata de darte cuenta de que estás reaccionando a un significado, no a un hecho; de hecho, muchas veces somos nosotros mismos los que echamos leña al fuego, imaginando los peores escenarios posibles o dejando que las emociones negativas se apoderen de él. De esta forma solo conseguimos empeorar la situación, cuando el objetivo es sentirse mejor. En la práctica, terminamos perdiendo la perspectiva de que el bien y el mal, lo negativo y lo positivo, se basan esencialmente en nuestros puntos de vista, en cómo elegimos reaccionar ante determinadas situaciones, muchas de las situaciones que a primera vista podemos considerar negativas o negativas. malo, puede ser positivo, o al menos asumir un carácter neutro si cambiamos de perspectiva y lo aprovechamos, claro que no se trata de relativizarlo todo o de sufrir en silencio. Cuando una situación no nos gusta o se convierte en un obstáculo para lograr nuestros objetivos, debemos intentar cambiarla, pero si no podemos hacerlo, golpear la pared continuamente solo nos hará daño. Si somos incapaces de derribar ese muro es mejor aprender a explotarlo, para lograrlo es importante entender que todo depende de la interpretación, la cual viene determinada por nuestras vivencias, expectativas y emociones que nos frenan y condicionan. nosotros. Sin embargo, lo que estamos viendo no es la única realidad, sino solo un aspecto de ella. Nuestra reacción a la situación será la versión final. Por eso enfócate en buscar soluciones, no te quejes, recuerda que la vida no es lo que quieres que sea, muchas veces es caprichosa e impredecible. Seguirá poniendo problemas en tu camino pero también nuevas oportunidades. Tú eliges si quieres ser víctima o si prefieres tomar las riendas y aprender con cada paso que das, después de todo recuerda que nada es para siempre. Si hay algo que no te gusta, intenta cambiarlo, si no es posible, no te tortures y cambia de actitud. Aprenda a abrazar la vida con todo lo que conlleva.
    • 42 Obtener crecimiento personal
    Añade un comentario de Si no puede cambiar la situación, cambie de opinión
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.