Sesgo de punto ciego, o por qué todos creen que son mejores que tú

Quien soy
Joe Dispenza
@joedispenza
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias

“Seis sabios hindúes, muy estudiosos, querían saber qué era un elefante. Como eran ciegos, decidieron averiguarlo mediante el tacto.

El primero en acercarse al elefante golpeó su espalda ancha y dura y dijo: "Ya puedo ver que es como una pared".

El segundo, tocando el colmillo, gritó: "Es tan afilado, redondo y liso, el elefante es como una lanza".

El tercero tocó la trompa retorcida y gritó asustado: "El elefante es como una serpiente".



El cuarto se llevó la mano a la rodilla, la tocó y dijo: "Evidentemente, el elefante es como un árbol".

El quinto, que accidentalmente se tocó una oreja, exclamó: "Hasta el más ciego de los hombres se daría cuenta de que el elefante es como un abanico".

El sexto, que tocó el columpio, dijo: "El elefante se parece mucho a una cuerda".

Así fue como los sabios discutieron largo y tendido, cada uno de ellos excesivamente terco y violento en su versión. Aunque en parte, todos estaban equivocados ”.

La parábola de los seis sabios ciegos y el elefante, atribuida a Rumi, un sufí persa del siglo XIII, muestra perfectamente nuestra tendencia a sobrestimar lo que sabemos y nuestra terquedad en captar nuestras opiniones y creencias ignorando todo lo que las cuestiona. . En psicología esto se llama "sesgo de punto ciego".

¿Qué es el sesgo del punto ciego?

El sesgo del punto ciego, un concepto propuesto por la psicóloga de la Universidad de Princeton Emily Pronin, se refiere a nuestra incapacidad para darnos cuenta de nuestros propios sesgos cognitivos y una tendencia a pensar que somos menos sesgados que los demás. Creemos que vemos las cosas de manera más objetiva y racional, como son "en la realidad", mientras que otros tienen un juicio parcial.



En general, creemos que somos mejores o más precisos que otros. Creemos que estamos por encima de la media en comparación con las cualidades positivas que más valoramos. Por ejemplo, si valoramos mucho la sinceridad o la justicia, creemos que somos más sinceros y justos que la mayoría de las personas.

De esta manera nos convencemos de nuestra rectitud moral y la corrección de nuestras ideas, creyendo que nuestras experiencias y circunstancias de vida "únicas" nos han dado una perspectiva más amplia, rica y sabia que la desarrollada por las personas con las que nos relacionamos todos los días o que vemos en la televisión.

La ciencia ha demostrado la existencia del sesgo del punto ciego. Un estudio realizado en la Universidad de Stanford encontró que la mayoría de las personas (exactamente el 87%) creen que son mejores que el promedio. El 63% piensa que la imagen que tiene de sí mismo es objetiva y confiable, por lo que no reconoce la existencia de prejuicios y el 13% incluso dice que es muy modesto al describirse.

Estos psicólogos encontraron que solo el 24% de las personas, cuando se informa que tienen un sesgo de punto ciego, son capaces de reconocer que quizás su autoconcepto puede estar mediado por algún sesgo cognitivo.

¿Por qué creemos que somos más racionales y objetivos que los demás?

La idea de percibir la realidad sin distorsión surge, al menos en parte, del hecho de que no analizamos nuestros procesos cognitivos y motivacionales; es decir, no hacemos un examen de conciencia. Por otro lado, para darnos cuenta de nuestros prejuicios y limitaciones, debemos hacer un ejercicio de introspección y deducir que, como todos, no somos inmunes a los sesgos cognitivos.


Sin embargo, en cuanto hay una discrepancia entre lo que piensa o percibe otra persona y lo que pensamos o percibimos, asumimos que tenemos razón e inferimos que los demás son menos objetivos y racionales. De esta forma también evitamos la aparición de una disonancia cognitiva, que nos obligaría a realizar un trabajo interior profundo para cambiar algunas de nuestras ideas, percepciones o creencias.


De hecho, los psicólogos concluyen que "los factores cognitivos y motivacionales se refuerzan entre sí para producir la ilusión de estar menos sesgados que los demás". Es decir, nos engañamos pensando que somos más racionales y objetivos.

Este autoengaño también nos permite evaluarnos a nosotros mismos de una manera más favorable, lo que mejora nuestra autoestima. En otras palabras, queremos pensar bien de nosotros mismos, para evitar el arduo trabajo que implica el cambio, así que nos engañamos pensando que los demás nos están engañando a nosotros mismos.

Un "yo" que envuelve lo diferente está condenado a la inmovilidad

El problema de no reconocer que somos víctimas del sesgo del punto ciego es que terminaremos viviendo en un mundo cada vez más alejado de la realidad. Alimentar nuestra cosmovisión solo con nuestras creencias y a través de nuestras percepciones, excluye todo lo que es diferente porque pensamos que no tiene valor.

De esta forma acabaremos creando una zona de confort cada vez más pequeña en la que solo dejamos acceder a lo que nos resulte cómodo o en sintonía con nuestra forma de pensar. Este mecanismo de exclusión nos impide crecer porque rompe todos los puentes con lo diferente, que es exactamente lo que necesitamos para ampliar nuestros horizontes.


"La expulsión de lo diferente y el infierno de lo igual ponen en marcha un proceso de autodestrucción [...] Nos atrapan en un ciclo infinito del" yo "y, al final, nos conducen a una autodestrucción propaganda que nos adoctrina con nuestras propias nociones ”, advirtió el filósofo Byung-Chul Han.

¿Cómo escapar, o al menos reconocer, el sesgo del punto ciego?

Los sesgos cognitivos y motivacionales son un producto inevitable de la forma en que vemos y entendemos el mundo que nos rodea. Acusar a otros de imparcialidad, mientras se niega nuestra imparcialidad, genera malentendidos, desconfianza y agrava el conflicto, por lo que es imposible encontrar un punto común para llegar a un acuerdo.


Debemos partir de la idea de que no vemos las cosas como son, sino como somos. Esto significa que, como personas, somos parciales como los demás porque no podemos deshacernos de nuestro "yo" al relacionarnos con el mundo. Debemos asumir que muchas veces nuestra visión de los hechos es tan parcial como la de los ciegos en la historia.

Aceptar nuestra parcialidad es difícil en un mundo que aboga por la imparcialidad y la objetividad, sin darse cuenta de que ambos conceptos son un producto ilusorio del racionalismo. Somos seres subjetivos y no hay nada de malo en eso, siempre que tengamos suficiente flexibilidad cognitiva para enriquecer nuestro mundo con la subjetividad de los demás. El encuentro de dos o más subjetividades es lo que nos acerca a la objetividad.

Para lograrlo, no vendría mal una buena dosis de humildad intelectual para darse cuenta de que nadie es mejor ni peor, sino que solo tenemos prejuicios en diferentes aspectos de la vida. Adoptar esta actitud nos permitirá crecer como personas, ser más tolerantes y, con un poco de suerte, ayudar a hacer del mundo un lugar mejor o, al menos, donde las diferencias tengan su lugar como expresión de autenticidad y singularidad.

 

Añade un comentario de Sesgo de punto ciego, o por qué todos creen que son mejores que tú
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.