close
    search Buscar

    Ser libre: los 4 principios de la libertad personal

    Quien soy
    Robert Maurer
    @robertmaurer
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Todos queremos ser libres: libres para elegir, libres de preocupaciones, libres de condicionamientos sociales, libres de sufrimiento. Sin embargo, seguimos viviendo como "presos" en una prisión sin rejas, condenados a prisión por el más severo de los jueces: nosotros mismos. Es por eso que en este artículo me gustaría explorar contigo "Los cuatro acordes“: Principios de vida inspirados en la antigua sabiduría tolteca para finalmente volver a ser libre.

     

    "La libertad no se puede conceder, se debe ganar".



    Elbert Hubbard.

    ¿Alguna vez te has preguntado qué significa realmente ser libre?

    No, porque a menudo escuchamos sobre la libertad en nuestra sociedad, a veces hasta la saciedad: los políticos hablan de ello, los gurús religiosos hablan de ello, ¡diablos, incluso los influencers en Instagram hablan de ello!

    Pero, ¿es lo que se nos ofrece verdadera libertad? Quizás seamos libres cuando podamos ...

    • Vestirse como pensamos
    • Despierta ¿cuando queramos?
    • Comer que va alli
    • viajes ¿En todas partes?
    • Trabajar solo cuando nos apetece?
    • Comprare todo lo que queremos?
    • Terrible todo lo que pasa por nuestras cabezas?

    Oh Dios, no estaría de más tener todas estas ... libertades, ¿verdad?

    Pero tal vez no sea una paradoja sentir que somos libres solo cuando nos hemos decidido resultados o solo cuando se haya realizado cierta voluntad condizioni?

    Pensar, por ejemplo, que seremos libres solo cuando hayamos llegado al famoso libertad financiera, ¿no nos convierte en esclavos del dinero?

    Eso sí, como un maldito ingeniero y también un poco ambicioso, me gusta mantener los pies firmes en el suelo y seguir persiguiendo mis metas, metas que a menudo tienen que ver con muchas de las libertades enumeradas anteriormente.



    Pero recientemente leí un libro "inesperado" que me hizo pensar en qué es lo real libertad personal.

    Sentirse verdaderamente libre a menudo tiene mucho más que ver con los nuestros estado mentalmás que con nuestros resultados o condiciones externas de vida.

    En resumen, el peor de los fracasos sería poder lograr todos nuestros objetivos y luego darnos cuenta de que todavía no nos sentimos libres.

    Entonces veamos cómo evitarlo ...

    El cirujano convertido en chamán

    El libro que mencioné hace unas líneas es el libro de Miguel Ruiz titulado "Los cuatro acordes".

    El autor, de origen mexicano, luego de terminar sus estudios de medicina, inició su carrera como cirujano en la Ciudad de México, donde ejerció durante varios años.

    Tras un gravísimo accidente automovilístico, decide dejar su profesión médica, se traslada a Estados Unidos y se convierte en aprendiz de chamán (¡ante la crisis de la mediana edad!).

    En 1997 escribió "Los cuatro acordes“, Que rápidamente se convierte en un éxito de ventas del New York Times, donde permanece en la parte superior de la tabla por 10 años, vendiendo unos 7,2 millones de copias solo en los Estados Unidos y muchas más en el resto del mundo.

    El libro, como se mencionó, es ... inesperado: mezcla un enfoque analítico del estudio de la mente, típico de aquellos con un trasfondo médico-científico, con pasajes decididamente más místicos, inspirados en la antigua sabiduría de Toltechi, Población mesoamericana de la época precolombina que dominó gran parte del centro de México entre los siglos X y XII.


    Entre nosotros, antes de comenzar a leer este texto, tuve la radar de basura en alerta máxima y desplazándome algunas páginas, mi detector de putt *!% te salió de la escala más de una vez.


    Dejando de lado algunas… "licencias poéticas" del autor, me pareció interesante i 4 principios clave establecidos en el libro y creo sinceramente que aplicarlos consistentemente en nuestra vida puede liberarnos de muchas de nuestras cadenas mentales.

    Descubramos estos entonces cuatro acordes y cual es su origen.

    ¿Cómo podemos ser libres si seguimos viviendo inmersos en un sueño?

    El historiador israelí Yuval Noah Harari, dentro "Sapiens - de los animales a los dioses: una breve historia de la humanidad", Introduce un concepto esclarecedor en mi opinión ...

    Tanto los humanos como los animales son capaces de percibir la realidad objetiva (por ejemplo, un árbol o una piedra) y el realidad subjetiva (por ejemplo, dolor o placer), pero solo los hombres han desarrollado la capacidad de percibir también la realidad intersubjetiva, que es el conjunto de construcciones mentales, historias y fantasías, compartidas por miles, ya veces miles de millones, de otros seres humanos (por ejemplo, dinero, derechos humanos, naciones).

    Ruiz usa un lenguaje decididamente más místico en su libro, pero de hecho habla del mismo concepto, antes de presentar el famoso cuatro acordes.

    Según el autor mexicano, nuestro mundo está hecho de etiquetas, conceptos y creencias sociales, pero no son más que ilusiones; de hecho, por lo tanto, vivimos en una sueño compartido.


    Este "sueño colectivo“Nos ha sido impuesto desde nuestro nacimiento a través de las palabras, historias y enseñanzas de nuestros padres, nuestros profesores y en general de la sociedad en la que crecimos y vivimos.

    “Vivimos inmersos en un sueño disfuncional y los seres humanos estamos enfermos con una enfermedad llamada miedo. Los síntomas son todas esas emociones que nos hacen sufrir: enfado, odio, tristeza, envidia y traición ”.


    Don Miguel Ruiz.

    Este sueño es extremadamente real y tangible para nosotros, estas ilusiones sociales son de hecho para nosotros tan concretas como pueden ser leyes de la física.

    Estas reglas nos dicen cómo son o deberían ser las cosas, nos imponen lo que debemos pensar de nosotros mismos y de los demás, en definitiva, nos ayudan a poner orden en el caos.

    … Y en algún momento de nuestra vida tenemos convenido con estas reglas las hemos interiorizado y ya no ha sido necesario que alguien nos las imponga desde fuera, porque nosotros mismos nos hemos convertido en acusados ​​y jueces en el interminable proceso que garantiza que se respeten estas leyes sociales.

    No todas estas reglas (estos acuerdos tácitos) son perjudiciales para nosotros.

    Algunos tienen utilidad práctica y permiten que la sociedad en la que vivimos funcione. Otros son extremadamente disfuncionales, crean sufrimiento en nuestra vida y no nos permiten ser libres como nos gustaría.

    Un ejemplo?

    Uno de los acuerdos más peligrosos que hemos internalizado es el que nos hace creer que "nunca ser suficiente“, O más bien que siempre debemos aspirar a algo ideal de exito y perfezione impuesta por la empresa.

    Y seguimos apegados a estas leyes (tanto las útiles como las inútiles, si no francamente dañinas) como si fuéramos mejillones aferrados a una roca.

    Hacemos esto porque, a veces, el sufrimiento que conocemos es preferible a una promesa desconocida de felicidad.

    Nos sentimos seguros y arrullados por la familiaridad de ciertas creencias y, con toda honestidad, aún no hemos encontrado creencias alternativas (mejor) aferrarse.

    Y aquí es donde yo entra en juego cuatro nuevos acuerdos propuesto en el libro de Ruiz. Empecemos por el primero ...

    1. Sea impecable con su palabra

    El primer acorde (principio), sugerido por el autor mexicano para volver a essere liberi, se trata de nuestro diálogo interno y externo.

    Si queremos ganar nuestra libertad personal, primero debemos aprender a nunca usemos palabras contra los demás o contra nosotros mismos.

    En este caso el término "impecableDebe entenderse literalmente, o cuando nos expresemos debemos estar "sin pecado". Sin embargo, sin connotación religiosa, aquí el significado es el latino original: expresarse sin pecado (sine peccātum), significa hablar sin error, sin faltar al respeto.

    Esto es especialmente cierto para los nuestros. dialogo interno.

    Solo seremos verdaderamente libres cuando dejemos de juzgarnos y culparnos todo el tiempo.

    Recuperar el control de nuestra voz interior significa recuperar el control de nuestra vida.

    En este sentido, si quieres profundizar en los mecanismos nuestros dialogo interno y como a menudo nos convertimos en nuestros peores enemigos, te remito al extracto gratuito de mi manual Autoestima paso a paso (APP), en el que exploro el 5 tipos de diálogo interior debilitador y cómo podemos deshacernos de él.

    Puede descargar el extracto gratuito de la página de presentación del manual. Lo encuentras hacer clic aquí.

    Pero veamos el segundo acuerdo tolteca.

    2. No te tomes nada personalmente

    Intenta pensarlo: si alguien te hace una crítica injusta (lo sé, en alguna red social) y sigues lloriqueando y reflexionando todo el día, ¿puedes decir que eres libre?

    El segundo acuerdo propuesto por Don Miguel Ruiz es, por tanto, el de nunca tomes nada personalmente.

    De hecho, la verdad es que nada de lo que la gente nos dice o hace se trata de nosotros.

    Hay docenas de razones (a veces oscuras) por las que otros se comportan como ellos y estas motivaciones a menudo no tienen nada que ver con nosotros, pero muchas tienen que ver con las frustraciones y las dificultades que experimentan estas personas.

    Porque recuerda ...

    "Los que emiten juicios no definen a los demás, sino a sí mismos".

    Sin embargo, aprender a no tomar nunca nada personalmente no es fácil, requiere una experiencia profunda. conciencia de sí mismo y unautoestima inquebrantable.

    Temer el juicio de los demás y tomárselo personalmente es a menudo un signo de miedos e inseguridades no resueltos.

    Recordar aplicar el segundo acuerdo puede ayudarnos, pero no nos exime de lidiar con nuestras heridas emocionales y mentales que aún no han sido marginadas.

    Pasemos al siguiente acorde de Don Miguel Ruiz.

    3. No asumas nada

    Nuestra mente está gobernada por docenas de sesgo cognitivo ya menudo tiende a sacar conclusiones erróneas para ahorrar tiempo y energía cognitiva.

    Por esta razón, el tercer acorde sugerido en el libro del cirujano convertido en chamán es el de nunca dar nada por sentado, nunca asumas nada.

    Por ejemplo, si saludamos a un conocido en la calle y no nos responde, podríamos asumir que es un canalla, pero la verdad es que es posible que no nos haya visto.

    Aún más serias son las suposiciones que hacemos al respecto. noi stessi.

    Quizás nos subestimamos y damos por sentado que no estamos inclinados a una determinada actividad, o quizás nos sobreestimamos y afrontamos amargas decepciones que nos hacen sentir mal.

    De cualquier manera, damos por sentado algo que realmente no sabemos.

    Por lo tanto, es mucho más útil reemplazar el suposiciones con el preguntas específicas y un práctica constante.

    Solo a través de la profundización y la experiencia podemos llegar a un conocimiento directo de la realidad.

    Nunca asumas nada. No te dejes guiar por los prejuicios. Nunca des nada por hecho.

    Estudiar, profundizar, desarrollar una curiosidad insaciable por comprender cómo son realmente las cosas.

    … Y llegamos al cuarto y último acuerdo tolteca.

    4. Haz siempre tu mejor esfuerzo

    El cuarto acorde es aparentemente el más banal, pero esto se debe solo a que es una invitación que a menudo se nos ha dirigido, pero del que probablemente nunca hemos entendido el significado más profundo.

    Siempre hacemos nuestro mejor esfuerzo en realidad, significa dejar de lado todas nuestras excusas y mantener a raya nuestras tendencias perfeccionistas. De hecho, puede suceder el día en que ...

    • Despertamos cansado e nervio.
    • Tenemos cero ganas de seguir con lo nuestro. compromisos académicos e laboral.
    • Quisiéramos tirar todos los nuestros buenos hábitos.

    En conclusión…

    No nos sentiremos lo mejor posible todos los días, pero podemos hacer nuestro mejor esfuerzo todos los días.

    Como se explica en un artículo reciente dedicado a "Sistema distinto de cero“En algunos días, hacer nuestro mejor esfuerzo puede significar poder leer incluso una sola página de un libro, entrenar a baja intensidad o meditar solo unos minutos.

    No importa: sean cuales sean nuestras condiciones, siempre podemos hacer nuestro mejor esfuerzo con lo que tenemos a nuestra disposición en ese momento en términos de tiempo y energía.

    Entre otras cosas, internalizar y practicar este cuarto acorde constantemente te permitirá aplicar los otros tres más fácilmente y te pondrá en camino hacia libertad personal.

    En este sentido, para finalizar, me gustaría volver a la pregunta con la que abrimos este artículo ...

    Añade un comentario de Ser libre: los 4 principios de la libertad personal
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.