Sarcopenia: nutrición y dieta

Sarcopenia: nutrición y dieta

Introducción

¬ŅQu√© es la sarcopenia?

La sarcopenia es una forma particular de pérdida de masa muscular (atrofizzazione) debido aenvejecimiento y / oa un riduzione del movimiento físico general - hastainmovilidad.



Nota: sarcopenia no es sinónimo de cachessia - mira abajo.

La sarcopenia es una afección incómoda de gran preocupación. geriatrico. Ser uno potencial causar di discapacidad in 'anciano, afecta significativamente al riduzione de calidad y dell 'aspettativa di vida.

Se considera un componente importante de la denominada síndrome de fragilidad, o una enfermedad típicamente geriátrica que encarna elelevato riesgo di disminución funcional en la vejez.

¬ŅEn qu√© consiste la sarcopenia?

Il decaer El tejido muscular de la sarcopenia es típicamente progresivo e degenerarque compromisos la calidad di composición-estructura, y se asocia con un descenso inexorable de capacidad di forza.



Factores predisponentes y mecanismo patológico

La tasa de p√©rdida de m√ļsculo sarcop√©nico. dipende dal nivel di Esercizio f√≠sico, de cualquier comorbilit√†, Dall 'suministrar / dieta e otro factores.

Esta degeneraci√≥n se atribuir√≠a principalmente a la p√©rdida de la capacidad de "reconstruir il m√ļsculo" siguiente "desgaste normal"- debido a especificidad cambiamenti en calles di se√Īal de s√≠ntesis muscular.

Es precisamente el reconocimiento de este mecanismo lo que permite distinguir entre sarcopenia y cachessia, una enfermedad aparentemente similar pero en la que la pérdida del trofismo muscular ocurre por diferentes causas - las enfermedades están involucradas citocinas, mediadores inflamatorio.

Nota: en algunos casos, la sarcopenia y la caquexia pueden coexistir dentro de un mismo cuadro clínico.

Sabía usted que…

El término "sarcopenia" proviene del griego carne o sarx, o "carne", y penuria o penia, eso es "pobreza"; el sustantivo fue propuesto por primera vez por Rosenberg en 1989.

Papel de la nutrición

La nutrición como causa de sarcopenia

Le causas potenciales de sarcopenia son muchos y casi siempre co-presente-interactuando. Esta es una condici√≥n a√ļn parcialmente desconocida, incluso si se reconocen como factores primarios involucrados:



  • Cambios hormonales;
  • Inmovilidad o muy poca movilidad;
  • Cambios musculares relacionados con la edad
  • Alimentaci√≥n;
  • Cambios neurodegenerativos.

Adem√°s del ejercicio limitado, o peor a√ļn, la inmovilidad, y cualquier patolog√≠a o condici√≥n no fisiol√≥gica (por ejemplo, insuficiencia org√°nica, cirug√≠a, etc.), la tasa de p√©rdida muscular es aumentato notablemente de la ingesta reducida de nutrientes.

La investigación epidemiológica indica que, en el salud de musculatura, L 'influir de factores ambiental El puede tener efectos también largo plazo. Por ejemplo, un bajo peso una nacimiento es un factor de riesgo asociado con la reducción de la masa muscular y la fuerza en el vida adulta.

Aquí es donde el poder toma un doble función en la lucha contra la sarcopenia, en prevención (desde la gestación) tanto como en el terapia (en la vejez). Si queremos evitar esta condición mórbida, no es posible, sin embargo, examinar el ciclo completo de la vida humana; la nutrición durante el embarazo y luego la del bebé siguen siendo responsabilidad de la madre. Sin embargo, desde la edad adulta hasta la tercera edad, es posible intervenir en propia nutrición tanto en términos preventivos como curativos; No hace falta decir que un posible deterioro de las funciones cognitivas (demencia senil, enfermedad de Alzheimer) volvería a privarnos de esta responsabilidad.

Vea el video

Dieta Sarcopenia

Papel de la dieta en el tratamiento de la sarcopenia

En términos dietéticos, en la terapia contra la sarcopenia es fundamental tratar fundamentalmente dos elementos:



  • Contribuci√≥n de amino√°cidos esenciales (AAE), o aquellas que el organismo no es capaz de producir de forma aut√≥noma;
  • Contribuci√≥n cal√≥rico (kcal).

Amino√°cidos esenciales contra la sarcopenia

La contribuci√≥n de AAE llega a menudo pero incorrectamente definido "ingesta proteica". Es cierto que, despu√©s de la digesti√≥n y absorci√≥n, las prote√≠nas son la √ļnica fuente nutricional de amino√°cidos; pero es igualmente cierto que cantidad y proporci√≥n de esos esencial depende de la tipo de prote√≠na ingerida con los alimentos.

Tomando solo proteínas "incompleto", la síntesis de proteínas quedaría comprometida y, con ella, el mantenimiento de la masa muscular. También teniendo en cuenta que en los ancianos la capacidad di absorción es potencialmente reducido, incluso en ausencia de patologías, la elección de fuente de proteínade su parte e frecuencia di consumo asumir un papel primario.

Las proteínas que aportan todos los aminoácidos esenciales en las cantidades y proporciones adecuadas con respecto al modelo peptídico humano se denominan ad "alto valor biológico". Las fuentes alimentarias de proteínas de alto valor biológico son origen animales:

  • huevos (aves de corral);
  • Caf√© con Leche e derivados (que contienen prote√≠nas de suero y case√≠nas);
  • carne e producir de pesquer√≠a (peces, moluscos, crust√°ceos).

Para ser honesto, a√ļn ser√≠a posible introducir todos los AAE gracias al principio de variedad pienso. L 'alternancia ol 'associazione di vegetal (soja, altramuz, frijol, guisante, garbanzo, lentejas, etc.), cereales e pseudocereales (trigo, arroz, quinua, amaranto, ma√≠z, etc.), t√≠picamente adoptado por los veganos, es prueba de ello. Tambi√©n hay alimentos menos conocidos pero de buena "calidad" proteica, como alga; Por otro lado, estos encuentran poca aplicaci√≥n en la nutrici√≥n de los ancianos. occidental, por una raz√≥n de mala adaptaci√≥n a productos alimenticios alejados de la tradici√≥n local.

Además, los alimentos de origen vegetal tienen un obstáculo más para la absorción, dada su presencia abundante di fibra y de concentraciones variables de inhibidores cualquier peptidasi - que reducen la función de las enzimas digestivas proteicas. Es cierto que la cocción adecuada reduce casi cero la concentración de inhibidores, pero la porción fibrosa permanece. La capacidad de absorción del aparato digestivo de una persona mayor podría verse afectada por estos elementos, por lo que sería impensable satisfacer la necesidad de AAE sin consumir al menos 1/3 de las fuentes proteicas de origen animal.

A la luz de todo esto, diversos investigadores han propuesto una aumentar de recomendación proteína mínimos en la vejez, correspondiente a 1,0-1,2 g / kg de peso corporal por día - mientras que para el adulto, el umbral más bajo sería de 0,8-1,0 g / kg / día.

Desafortunadamente, sin embargo, también por razones distintas a las mencionadas, como i problemas di masticación, dificultades económicas etc - los ancianos a menudo luchan por alcanzar una ingesta adecuada de proteínas; en tales circunstancias, los suplementos y los alimentos enriquecidos pueden resultar de gran ayuda.

Suplementos dietéticos y alimentos dietéticos ricos en AAE contra la sarcopenia

Es posible en la prevenci√≥n y el tratamiento de la sarcopenia. corregir la dieta usando suplementos alimentos y / o alimentos para fines m√©dicos especiales. Sin embargo, te recordamos que, sobre todo in presenza di enfermedades (del est√≥mago, h√≠gado, p√°ncreas, ri√Īones, intestinos, etc.), es recomendable contactar con el m√©dico tratante antes de recurrir a √©l.

Entre los suplementos recordamos el AAE en comprimidos o gotas, y prote√≠nas en polvo de alto valor biol√≥gico como las basadas en suero. Los alimentos ricos en prote√≠nas o fortificados pueden resultar m√°s √ļtiles. Por ejemplo, est√°n disponibles comercialmente yogurt al griego, latti e reques√≥n prote√≠na. Al incorporar sabiamente estos alimentos en la dieta de los ancianos, es posible excluir el factor de riesgo de deficiencia de prote√≠nas.

Más específicamente, elenfoque nutricional para la sarcopenia podría ser diferenciado entre el fase preventiva y el de tratamiento.

A propósito preventivo es fundamental, en primer lugar, garantizar las condiciones habituales ingesta proteica - o mejor que AAE - para asegurar el peso correcto y en particular el de masa magra (FFM) - que consiste principalmente en musculatura. Si, siguiendo un revisión dietética por parte de un profesional, si surge cierta dificultad para alcanzar el nivel de AAE o si existe la duda de un pobre tropismo muscular básico, podría ser muy recomendable tarifa uso di Suplementos dietéticos. Todo, por supuesto, asociado al entrenamiento motor.

en tratamiento de sarcopenia ya diagnosticada, por otro lado, asegurar una ingesta de proteínas de alto valor biológico es absolutamente imprescindible. Al respecto, los estudios muestran que el uso de alimentos para fines médicos especiales, que deben utilizarse bajo supervisión médica, constituye un medios eficaces para luchar sarcopenia. En una intervención de 13 semanas durante la cual se administraron suplementos una base de La vitamina D e proteína del suero del leche enriquecida con leucina, ellos observaron miglioramenti en la masa muscular y funzione de miembros inferiores del muestra investigación - que consiste en ancianos sarcopénicos. Esta intuición demuestra que la suplementación nutricional específico, incluso de una manera independiente, traería considerable beneficios a pacientes geriátricos, sobre todo A aquellos quienes no ellos son capaz moverse satisfactoriamente, como en la enfermedad de Parkinson.

Adem√°s de la ingesta de prote√≠nas, tambi√©n la monta√Īa energ√©tico total es fundamental para mantener el est√≠mulo de la s√≠ntesis de prote√≠nas musculares. Si bien se supone una ingesta adecuada de AAE, si el calor√≠a los totales resultaron insuficiente, el cuerpo comenzar√≠a a consumirlos por el producci√≥n di energ√≠a cellulare - por neoglucog√©nesis en el h√≠gado o, en el caso de amino√°cidos ramificados, directamente en el m√ļsculo.

Por esta razón, se debe dar la debida importancia a la dieta de los ancianos. también en la fracción de carbohidratos e grassitratando de estabilizar il peso dentro del rango normal - preferiblemente con algunos kilogramos de más - y tratando el trofismo de la masa muscular también a través deejercicio motor (específico) de potenziamento.

Bibliografía

  • Peterson SJ, Mozer M (febrero de 2017). "Diferenciar la sarcopenia y la caquexia entre pacientes con c√°ncer". Nutrici√≥n en la pr√°ctica cl√≠nica. 32 (1): 30‚Äď39.
  • Cruz-Jentoft AJ, Baeyens JP, Bauer JM, Boirie Y, Cederholm T, Landi F, et al. (Julio de 2010). "Sarcopenia: consenso europeo sobre definici√≥n y diagn√≥stico: informe del grupo de trabajo europeo sobre sarcopenia en personas mayores". Edad y envejecimiento. 39 (4): 412-23.
  • Marcell TJ (octubre de 2003). "Sarcopenia: causas, consecuencias y prevenciones". Las Revistas de Gerontolog√≠a. Serie A, Ciencias Biol√≥gicas y Ciencias M√©dicas (Revisi√≥n). 58 (10): M911-6.
  • Sayer AA, Syddall HE, Gilbody HJ, Dennison EM, Cooper C (septiembre de 2004). "¬ŅLa sarcopenia se origina en la vida temprana? Hallazgos del estudio de cohorte de Hertfordshire". Las Revistas de Gerontolog√≠a. Serie A, Ciencias Biol√≥gicas y Ciencias M√©dicas. 59 (9): M930-4.
  • Gale CR, Martyn CN, Kellingray S, Eastell R, Cooper C (enero de 2001). "Programaci√≥n intrauterina de la composici√≥n corporal adulta". La Revista de Endocrinolog√≠a Cl√≠nica y Metabolismo. 86 (1): 267‚Äď72.
  • Ylih√§rsil√§ H, Kajantie E, Osmond C, Fors√©n T, Barker DJ, Eriksson JG (septiembre de 2007). "Tama√Īo al nacer, composici√≥n corporal adulta y fuerza muscular en la edad adulta". Revista Internacional de Obesidad. 31 (9): 1392‚Äď9.
  • Argil√©s JM, Campos N, Lopez-Pedrosa JM, Rueda R, Rodriguez-Ma√Īas L (septiembre de 2016). "El m√ļsculo esquel√©tico regula el metabolismo a trav√©s de la diafon√≠a entre √≥rganos: funciones en la salud y la enfermedad". Revista de la Asociaci√≥n Estadounidense de Directores M√©dicos. 17 (9): 789‚Äď96.
  • Robinson SM, Reginster JY, Rizzoli R, Shaw SC, Kanis JA, Bautmans I, et al. (Agosto de 2018). "¬ŅLa nutrici√≥n juega un papel en la prevenci√≥n y el tratamiento de la sarcopenia?". Nutrici√≥n Cl√≠nica. 37 (4): 1121-1132.
  • Bauer J, Biolo G, Cederholm T, Cesari M, Cruz-Jentoft AJ, Morley JE, et al. (Agosto 2013). "Recomendaciones basadas en la evidencia para una ingesta √≥ptima de prote√≠nas en la dieta en personas mayores: un documento de posici√≥n del Grupo de estudio PROT-AGE". Revista de la Asociaci√≥n Estadounidense de Directores M√©dicos. 14 (8): 542‚Äď59.
  • Deutz NE, Bauer JM, Barazzoni R, Biolo G, Boirie Y, Bosy-Westphal A, et al. (Diciembre de 2014). "Ingesta de prote√≠nas y ejercicio para una funci√≥n muscular √≥ptima con el envejecimiento: recomendaciones del Grupo de Expertos ESPEN". Nutrici√≥n Cl√≠nica. 33 (6): 929‚Äď36.
  • Tessier AJ, Chevalier S (agosto de 2018). "Una actualizaci√≥n sobre prote√≠nas, leucina, √°cidos grasos omega-3 y vitamina D en la prevenci√≥n y el tratamiento de la sarcopenia y el deterioro funcional". Nutrientes 10 (8): 1099.
A√Īade un comentario de Sarcopenia: nutrici√≥n y dieta
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.

End of content

No more pages to load