Sacrificios en el amor: una conducta consumidora

Quien soy
Joe Dispenza
@joedispenza
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias
Sacrificios en el amor: una conducta consumidora

Los sacrificios en el amor a veces nos empujan a crear una deuda emocional: si he renunciado a ciertas cosas por ti, ahora tienes la obligación de hacer lo mismo por mí...

Escrito y verificado por el psicólogo. ObtenerCrecimientoPersonal.

Última actualización: 15 2021 noviembre

Los sacrificios por amor sólo son buenos si son justos. En una relación de pareja, los continuos sacrificios no hacen que el amor sea más grande ni más romántico, todo lo contrario. Las continuas renuncias consumen y erosionan, nos alejan de nosotros mismos, hasta convertirnos en personas diferentes. En una relación afectiva, el compromiso es más importante que los sacrificios.



Si no nos quejamos, es probable que alguien disfrute golpeándonos porque piensa que no nos lastima. Esta misma idea se aplica a los vínculos afectivos. Los sacrificios por amor son normales y perfectamente comprensibles en un dado.

Sin embargo, nadie puede pasar por alto que todo sacrificio tiene un precio. Cualquier renuncia duele. Cualquier cambio en la √ļltima hora es lamentable. Cualquier desviaci√≥n de sentido en el camino de nuestra vida no es f√°cil para la otra persona y quema, a veces pesa y hasta duele, pero lo hacemos con el coraz√≥n porque estamos comprometidos con el mismo proyecto.

Si la pareja no aprecia o no es consciente de este costo emocional (y personal) que implica un sacrificio, entonces estamos en el camino equivocado. La confianza se ir√° oxidando lentamente hasta que, tarde o temprano, surjan los resentimientos. Los fantasmas de cada renuncia hecha doler√°n porque cada pedazo de nosotros, que hemos tirado por el camino, nunca regresa, se pierde para siempre.

La abnegaci√≥n sin fronteras en las relaciones de pareja no es saludable. Renunciar, renunciar, renunciar hoy, ma√Īana y pasado ma√Īana es una triste manera de aniquilar la autoestima y de dar forma a un sustituto del amor, doloroso e indigesto.



"Si nada nos salva de la muerte, que al menos el amor nos salve de la vida".

-Pablo Neruda-

Sacrificios en el amor: ¬Ņd√≥nde est√° el l√≠mite?

Suele decirse que los grandes amores, como los grandes √©xitos, exigen sacrificio. Nadie tiene ninguna raz√≥n para negarlo. Si hoy sali√©ramos a la calle y hici√©ramos esta pregunta, habr√≠a muchas personas que nos podr√≠an contar m√°s sobre una renuncia hecha por el compa√Īero. Renuncias que han hecho que sus vidas tomen un nuevo rumbo y que, sin duda, han valido la pena porque, ahora, est√°n viviendo un presente pleno y feliz.

Sin embargo, hay sacrificios en el amor que no son admisibles. Todav√≠a demasiadas personas piensan que cuanto mayor sea la renuncia, m√°s aut√©ntica y rom√°ntica ser√° la relaci√≥n. En estos casos, es como si el amor fuera una especie de antigua deidad at√°vica a la que adorar, una entidad por la que sacrificarse.

Es necesario entender que no todo est√° permitido, no todo vale. En lo afectivo no hay que sacrificarse, porque el sacrificio por amor no debe ser sin√≥nimo de abnegaci√≥n. As√≠ como no conviene encender una hoguera en la que arrojar los valores, la identidad y el coraz√≥n de la autoestima. Hay l√≠mites, barreras de contingencia que necesitan ser conocidas.

La voluntad de sacrificarse es mejor que el sacrificio continuado

Los psicólogos Van Lange, Paul AM, Rusbult y Caryl E, Drigotas realizaron un interesante estudio que se publicó en el Journal de personalidad y psicología social. En él, demostraron que una de las variables que más determinaba el compromiso, la estabilidad y la felicidad de la pareja era la disposición al sacrificio.


  • Una persona no necesita que su pareja se rinda todo el tiempo o ceda siempre a su favor. Lo realmente importante es saber que podr√° hacerlo en presencia de una circunstancia puntual y extraordinaria. 
  • Saber que podemos contar con este apoyo incondicional y absoluto en momentos de necesidad, es lo que realmente nos da seguridad y satisfacci√≥n.

Sacrificios en el amor y deudas afectivas

Todos sabemos que el amor requiere compromiso. Entendemos que a veces nos vemos obligados a hacer algunos sacrificios para que la relaci√≥n tenga futuro, para que se consolide tal y como deseamos. Es por tanto un medio para un fin, donde las ganancias superan a las p√©rdidas y en el que nos movemos con seguridad y libertad, porque nos ayudar√° a crecer como pareja.



A veces, sin embargo, el el sacrificio en el amor puede convertirse en una deuda. Incluso hay quienes lo usan como una licencia para la extorsi√≥n emocional: "Despu√©s de todo lo que he hecho por ti, no puedes ni rendirte ahora", "Despu√©s de todas las cosas que dej√© atr√°s para estar contigo, ahora". sales con una actitud tan ego√≠sta‚ÄĚ.

Este aspecto es un detalle que no podemos dejar de lado, por muy oscura que sea su esencia. Porque hay quienes pretenden amor en t√©rminos absolutos y, por supuesto, extremos: yo te doy todo, pero t√ļ tambi√©n debes darme todo. Estas son las situaciones en las que nos sentimos obligados a sacrificar nuestra identidad para convertir nuestro ego en nosotros y as√≠ perder cualquier atisbo de dignidad.


Los sacrificios por amor deben ser sensatos, limitados y justificados. Porque en lo afectivo no hay raz√≥n para abandonarnos. No hay raz√≥n para cancelar lo que valemos y lo que nos define.

Podemos hacer mucho por nuestro ser querido, incluso hacer algunos sacrificios. Sin embargo, hay algunas barreras infranqueables, como ceder frente a un chantajear o convertirnos en alguien que no somos.

A√Īade un comentario de Sacrificios en el amor: una conducta consumidora
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.