Reprimir tus emociones puede enfermarte

Reprimir tus emociones puede enfermarte

Reprimir tus emociones puede enfermarte

Última actualización: 25 de enero de 2015

Todos conocemos personas que guardan todo para sí y que rara vez muestran sus emociones. A veces tal vez lo hacemos nosotros mismos también. El problema surge ante todo cuando las emociones negativas no se expresan, ese resentimiento o malestar se acumula y en cualquier momento, tarde o temprano, nuestra salud se resiente.

Nuestro estado de ánimo afecta directamente a nuestro estado físico. Aprender a gestionar las emociones cuando se padece una enfermedad grave, de hecho, puede proporcionarnos una cierta estabilidad interior que permite mayores posibilidades de recuperación.



¿Qué efectos tienen las emociones en el cuerpo?

Podemos identificar algunas emociones dañinas: hiperactividad descontrolada, ira, miedo, ansiedad, melancolía, tristeza y autoridad. Con el tiempo estas emociones llevadas al extremo dañan nuestro organismo.

Si la persona experimenta conflictos internos, preocupaciones o situaciones emocionales que no ha podido resolver, es posible que algunos órganos en particular comiencen a sufrir de forma negativa. 

- Un exceso de ira daña el hígado.
- Un exceso de miedo daña los riñones y la vejiga.
- Un exceso de hiperactividad daña el corazón y el intestino delgado.
- Un exceso de tristeza daña los pulmones.
- Un exceso de ansiedad daña el estómago, el bazo y el páncreas.
- Un exceso de autoridad y control sobre los demás provoca desequilibrios en el intestino grueso.

Relación entre órganos y emociones. 

Como reflejo de lo anterior, si algún órgano principal es débil, la persona tendrá una tendencia a experimentar la emoción asociada con él (s). Por ejemplo: si su bazo está débil, es probable que se sienta muy triste. Los alcohólicos y drogadictos cuyo hígado está comprometido pueden mostrar mucha ira. Las personas cuyos riñones no funcionan bien suelen ser tímidas y nerviosas o temerosas.



Todos estamos expuestos a extremos emocionales, ya que la vida nos confronta con una gran variedad de emociones intensas. La gente muere y nos ponemos tristes, las actitudes de los demás nos enojan y ciertas situaciones a veces nos asustan.

Cosa possiamo tarifa?

En cuanto al control de las emociones, existen algunas actividades que pueden ser muy útiles para relajar el cuerpo y la mente., como la práctica de la meditación, ejercicios de respiración, tai chi y yoga, por ejemplo. Además, la acupuntura puede ser muy útil para aprender a controlar las emociones. Las esencias florales (disponibles en tiendas naturistas) y la homeopatía son excelentes remedios para ayudar a cambiar los patrones internos rígidos y fijos.

Los cambios no se dan de la noche a la mañana, pero con tiempo y esfuerzo puedes convertirte en una persona más tranquila y, como resultado, verás que tu salud mejorará. Las emociones y los pensamientos negativos activan la respuesta al estrés y suprimen el sistema inmunológico. El pensamiento positivo, en cambio, “apaga” el estrés y estimula las defensas. Al aprender a comprender y dominar tus emociones y pensamientos, tendrás un mayor control sobre tu vida. Tu salud te lo agradecerá.


Evidentemente, si sientes que una determinada situación está empeorando y que no puedes afrontarla tú solo, no dudes en contactar con un psicoterapeuta que sabrá orientarte adecuadamente.

Finalmente, ¿Sientes que algunas de las emociones que sientes pueden hacerte daño? ¿Por qué no intentas hacer algunos cambios? ¿Por qué no buscas actividades que te ayuden a lograr una mayor serenidad y paz interior? Recuerda que obtendrás grandes beneficios de esta manera. No tienes nada que perder y potencialmente mucho que ganar.


Imagen cortesía de Bada Bing 

Añade un comentario de Reprimir tus emociones puede enfermarte
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.

×
Deja aqui tu email para recibir nuestra newsletter semanal, llena de ofertas y novedades de tu ciudad