Reconoce y acepta los diferentes Yoes que hay en ti

Quien soy
Joe Dispenza
@joedispenza
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias
¿Alguna vez te has preguntado quién eres realmente? De hecho, es probable que en más de una ocasión hayas actuado sin pensar y te dejaste llevar por las pasiones, descubriendo una parte de ti que ni siquiera sabías que existía, solemos pensar en nosotros como una entidad única e indivisible, pero lo cierto es que cada día que nos multiplicamos vamos a asumir distintas personalidades. Somos el niño que acompaña a su madre al hospital, pero también el padre que cuida a sus hijos, la pareja amorosa y el colega en el trabajo. En todos estos entornos diferentes, no solo nos comportamos de manera diferente, sino que también nos sentimos diferentes. "Teoría del yo" postula que nuestra personalidad está fragmentada, compuesta por una multiplicidad de yoes que toman la iniciativa de vez en cuando, cuando es necesario, para protegernos de los peligros, asegurar nuestra supervivencia y hacernos menos vulnerables.

¿Cómo se desarrollan estos "yoes" diferentes?

El niño nace con una constitución única, una cualidad con nombre. "Huella psíquica". De hecho, muchas madres se dan cuenta de que los hermanos son diferentes al útero, algunos se mueven más y responden a los estímulos mientras que otros son más relajados y perezosos. Pero junto con la impronta psíquica, el bebé también tiene el potencial de desarrollar una variedad de patrones de energía, o "Yoes", cuya combinación dará como resultado la personalidad. Sin embargo, el bebé es indefenso y vulnerable, y depende de los adultos para sobrevivir. Pronto el niño aprende a evitar problemas y decepciones, debe ejercer cierto grado de control sobre el entorno. Intentar ganar este control marca el inicio de su personalidad, que se desarrolla como una necesidad para enfrentar la vulnerabilidad, transformándose en una armadura que lo protege del mundo, en el transcurso del desarrollo somos recompensados ​​por ciertos comportamientos y castigados por otros. Como resultado, algunos comportamientos salen fortalecidos y otros debilitados. Cada vez que aprendemos una lección, nuestra personalidad se desarrolla en una dirección u otra De hecho, uno de los primeros aspectos de la personalidad que se desarrolla es el ego controlador / protector. Es una especie de guardaespaldas que busca constantemente los peligros y determina cómo puede protegernos de ellos. Este "yo" incorpora reglas paternales y sociales y controla nuestro comportamiento. Él se asegura de que sigamos un conjunto de reglas, porque garantizan nuestra seguridad y aceptación social. El ego controlador / protector determina cuán emocionales podemos ser y se asegura de que ninguna acción sea inapropiada o ridícula. Este "yo" examina constantemente nuestro entorno para determinar cuál de nuestros comportamientos atraerá a la mayoría de las personas. Bajo su guía, los comportamientos más simples y naturales, como reír, pierden su espontaneidad y se convierten en reacciones automáticas a los estímulos ambientales. Nos volvemos menos auténticos, porque nuestro controlador / protector está continuamente monitoreando y evaluando las supuestas amenazas Este "yo" es solo el primero de muchos otros que desarrollaremos a medida que crezcamos. Es una serie de subpersonalidades que nos definen como persona y que son, en última instancia, responsables de nuestro comportamiento. Por ejemplo, el ego controlador / protector decidirá si es importante complacer a la gente, de ser así, se unirá al sistema del "yo" primario con un "ego complaciente" cuya misión será obtener aprobación. El controlador / protector también puede dar rienda suelta a un "ego estimulante", que se encargaría de motivarnos constantemente, sin darnos respiro, para lograr el éxito, o podría permitir la formación de un "ego perfeccionista". “Son creados por el ego controlador / protector para formar un escudo protector que nos defiende de la vulnerabilidad, y son el resultado de los diferentes aspectos con los que nuestro ego se identifica. Revelan lo que es importante para nosotros en todas las circunstancias, lo que significa que este equilibrio de diferentes "Yoes" puede cambiar a lo largo de la vida, en la misma medida en que cambian nuestras prioridades. Algunos de estos "Yoes" son agradables, familiares y curiosos. otros son extraños o incluso desagradables, en este caso se convierten en "yo renegado". En esencia, estas subpersonalidades se forman a partir de conductas que han sido castigadas cada vez que han surgido. Puede haber sido a través de castigos como la retirada de la atención, la reprimenda verbal, la humillación pública o incluso el castigo físico. De esta manera, el niño aprende que estos comportamientos y patrones de energía subyacentes no son socialmente aceptados, no son socialmente aceptados. Lo ayudan a tener más control. sobre el medio ambiente y no lo protegen de la vulnerabilidad. Como resultado, los reprime. Sin embargo, estos "yoes" no desaparecen por completo sino que permanecen en el inconsciente, donde continúan influyendo en nuestra vida, de manera secreta. De hecho, según la teoría del yo, gran parte del estrés que experimentamos se debe a nuestra tendencia a atraer los reflejo de nuestros yoes repudiados en nuestras relaciones. En la práctica, desarrollamos una relación ambivalente con estos "yoes", no los reconocemos en nosotros mismos, pero nos atraen hacia los demás. Evidentemente, la repetición de estos patrones en nuestra vida solo provoca sufrimiento. ¿Cuál es la solución?

La técnica del "Diálogo de voces"

El principal problema con el desarrollo de diferentes "Yoes" es que, al hacerlo, perdemos la pista de nuestra huella psíquica inicial. Por lo tanto, mientras más fuerte sea nuestra personalidad, menos vulnerables seremos, pero al mismo tiempo, nos alejaremos más y más de nuestra autenticidad; a medida que una persona se vuelve más fuerte, más perderá contacto con su singularidad. El niño siente que debe usar una "máscara" para enfrentar el mundo, pero con el tiempo la máscara se convierte en su personalidad y la toma como propia, hasta que se convierte en parte de él. Esta máscara se convierte en una verdad que esconde la parte original y auténtica de nosotros mismos, ya que estas cualidades son mal vistas por la sociedad.

¿Qué hacer para recuperar la impronta mental inicial?

A principios de la década de 70, los psicólogos estadounidenses Hal y Sidra Stone crearon una técnica muy original llamada "Diálogo de voces", que explican en detalle en el libro. "El diálogo de voces". El objetivo principal es canalizar cada 'yo' a través de un ego consciente para sacar lo mejor de cada uno, por el contrario, un 'yo holgazán' frenó. De hecho, debemos darnos cuenta de que todos tenemos diferentes patrones de energía con los que nos identificamos o rechazamos, y cada uno de estos 'yoes' tiene su polo opuesto, operando consciente o inconscientemente.A través del Diálogo de Voces podemos tomar conciencia de la multiplicidad de 'yoes'. , para ayudarnos a tomar buenas decisiones en nuestra vida. Es una herramienta que aumenta nuestra conciencia y genera un proceso de transformación interna, con esta técnica el psicólogo tiene acceso directo a las subpersonalidades, para poder separarlas de la personalidad en general y tratarlas como si fueran diferentes unidades psíquicas. De esta manera puede descubrir los diferentes yoes, sin la interferencia del ego controlador / protector que actúa como un crítico represivo. Además, dado que cada una de estas subpersonalidades experimenta la vida de manera diferente, pueden ofrecernos nuevas perspectivas de los problemas que enfrentamos. o puede animarnos a vivir más satisfactoriamente. Al mismo tiempo, al abrazar los "Yoes" repudiados, aceptamos todos los lados de nosotros mismos y podemos tomar el control real para romper esos patrones de relación con personas tóxicas.
Añade un comentario de Reconoce y acepta los diferentes Yoes que hay en ti
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.