close
    search Buscar

    ¿Qué le sucede al cuerpo durante un ataque de pánico?

    Quien soy
    Robert Maurer
    @robertmaurer
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Nuestro cuerpo durante un ataque de pánico está a merced de los pensamientos amenazantes que inundan nuestra mente. De hecho, en una crisis de ansiedad el problema no está en el cuerpo sino en los pensamientos que alimentamos. Nuestro cuerpo simplemente responde de manera coherente a la señal de peligro que estos pensamientos han generado.

    Comprender las consecuencias de un ataque de pánico en el cuerpo es importante, ya que las investigaciones sugieren que alrededor del 13% de las personas en todo el mundo ya han experimentado un ataque de ansiedad al menos una vez. Si este episodio no se maneja adecuadamente, puede acabar convirtiéndose en crónico, por lo que cada vez tendremos más ataques de pánico, una dolencia más común a partir de los 30 años.



    Los ataques de pánico son episodios de miedo o aprensión intensos. Ocurren cuando la mente interpreta de manera negativa y amenazante hechos que en realidad no representan un peligro potencial. Una teoría sugiere que es un torpe intento de nuestro cerebro de protegernos de situaciones que nos causan un enorme malestar. Por tanto, la crisis de ansiedad sería, al fin y al cabo, una "técnica de distracción" de nuestra mente que nos obliga a dejar de prestar atención al jefe que nos está estresando oa la multitud en la que nos sentimos asfixiados.

    Estos episodios ocurren repentinamente y alcanzan su punto máximo en unos diez minutos, y se resuelven por completo después de media hora. Sin embargo, los síntomas físicos de un ataque de pánico pueden ser tan intensos que generan un miedo severo, ya que muchas personas creen que están sufriendo un ataque cardíaco, que se están ahogando o volviéndose locas.

    El cerebro, el lugar donde todo comienza

    Cuando percibimos una amenaza, nuestro sistema nervioso simpático se acelera, liberando energía y preparando el cuerpo para la acción. Entonces interviene el sistema nervioso parasimpático y el cuerpo se estabiliza en un estado más tranquilo que le permite evaluar mejor el peligro que supone la amenaza para nosotros. Pero si el sistema nervioso parasimpático no hace bien su trabajo, permaneceremos en ese estado de alarma y excitación más de lo debido y tendremos un ataque de pánico.



    La neurociencia ha demostrado que ciertas áreas del cerebro se vuelven hiperactivas durante un ataque de pánico. Una de esas áreas es la amígdala, que es el centro del miedo en el cerebro y principalmente responsable de controlar nuestro comportamiento cuando estamos en peligro. La amígdala produce un ataque emocional en toda regla. Toma el control y "desconecta" los lóbulos frontales, que son los que nos permiten pensar de forma más clara y racional.

    Los neurocientíficos del University College London también han visto que durante un ataque de pánico se activa un área del mesencéfalo, que controla nuestra experiencia del dolor, llamada materia gris periacueductal, un área que desencadena las respuestas defensivas del cuerpo, como paralizarnos. o corre.

    Por otro lado, se activa el hipotálamo, un área pequeña pero muy poderosa del cerebro que envía un mensaje a la glándula pituitaria para activar las glándulas suprarrenales. Así, comienzan a liberarse hormonas como la adrenalina y el cortisol, que inundan nuestro organismo y generan todos los síntomas de un ataque de pánico.

    ¿Qué le sucede al cuerpo durante un ataque de pánico?

    • La frecuencia cardíaca aumenta y sentimos palpitaciones.

    Cuando la adrenalina ingresa al torrente sanguíneo, pone a nuestro cuerpo en alerta máxima. De hecho, los niveles de adrenalina en el cuerpo pueden duplicarse durante un ataque de pánico. El latido del corazón se acelera para enviar más sangre a los músculos en caso de que necesite enfrentar la amenaza o escapar.

    El problema es que este aumento de la frecuencia cardíaca suele acabar generando palpitaciones, un ritmo cardíaco acelerado que puede hacerte sentir mal. Esto nos hace sentir que vamos a tener un ataque cardíaco o nos desmayamos. Por lo general, es uno de los síntomas más aterradores de un ataque de pánico.



    • Sudamos profusamente

    La misma respuesta que aumenta la frecuencia cardíaca es la responsable de la sudoración excesiva que podemos experimentar durante un ataque de ansiedad. Este síntoma físico de un ataque de pánico se debe a que la adrenalina fluye por el torrente sanguíneo preparando los músculos para el esfuerzo, pero también haciéndonos sudar.

    Un estudio realizado en la Universidad Estatal de Nueva York ha propuesto una teoría muy interesante, según la cual sudar durante un ataque de pánico sería una señal de alerta y podría indicar a otras personas la presencia de un peligro inminente. Estos investigadores encontraron que las personas expuestas al olor del estrés emitido por el sudor estaban más alerta en todos los sentidos, un estado que podría ayudarles a detectar una amenaza que de otro modo pasarían por alto. En la práctica, la sudoración sería un mecanismo de alarma ancestral que percibimos por debajo del nivel de nuestra conciencia y que compartimos con el resto de mamíferos.

    • Respiramos más fuerte y nos desorientamos

    El aumento de la frecuencia cardíaca y el flujo sanguíneo a las extremidades en un ataque de pánico requieren oxígeno adicional para mantener toda la sangre oxigenada. Esta es la razón principal por la que comenzamos a respirar con dificultad y podemos sentirnos sin aliento durante un ataque de pánico.

    Intentar llevar más oxígeno a la sangre provoca que hiperventilemos, otro de los síntomas físicos de un ataque de pánico que genera más malestar y miedo. La hiperventilación puede causar confusión, desorientación y mareos porque respiramos tan rápido que nuestro cerebro sufre una sobredosis de oxígeno y nos marea.


    A veces, ese sentimiento puede afectar la forma en que percibimos nuestro entorno, por lo que algunas personas tienen la sensación de que el mundo literalmente se les cae encima. Además, cuando comenzamos a respirar por la boca, otro resultado desafortunado del ataque de pánico es que terminamos con la boca extremadamente seca.


    • Las pupilas se dilatan

    Uno de los síntomas físicos durante un ataque de pánico que a menudo pasa desapercibido es la dilatación de las pupilas. Como regla general, este cambio ocurre para permitir que entre más luz al ojo, lo que debería mejorar nuestra visión para protegernos de la amenaza que sufrimos.

    Pero no es inusual que las personas experimenten la reacción opuesta cuando tienen un ataque de ansiedad: visión borrosa. Esto se debe a que los ojos se esfuerzan por mantenerse enfocados, lo que hace que la visión periférica parezca borrosa. Esta restricción del campo visual, sumada a la hiperventilación, acaba alterando la percepción del entorno, aumentando los mareos y la desorientación.

    • Nuestro sistema digestivo se ralentiza o deja de funcionar por completo

    Cuando estamos en peligro, nuestro cerebro decide en milisegundos qué funciones corporales son más importantes para la supervivencia. Y la digestión no es uno de ellos. Es por eso que la digestión se interrumpe casi por completo durante un ataque de pánico.

    Cuando nuestro cerebro cree que estamos en peligro, envía señales al sistema nervioso entérico que regula la función del tracto gastrointestinal, para ralentizar o incluso detener el sistema digestivo. De esta manera, nuestro cuerpo conserva la mayor cantidad de energía posible y se prepara para enfrentar la amenaza potencial. Es por eso que muchas personas pueden experimentar náuseas, vómitos, diarrea, estreñimiento o calambres en el estómago inmediatamente después o durante un ataque de pánico.

    ¿Qué sucede en el cuerpo después de un ataque de ansiedad?

    El cuerpo, después de un ataque de ansiedad, encontrará la manera de volver a sus niveles basales, aunque puede llevar algún tiempo que todos los parámetros fisiológicos vuelvan a la normalidad. Como regla general, primero recuperamos el aliento y nuestro ritmo cardíaco se ralentiza.

    Pero podemos sentir que nos acaban de golpear, porque nuestro cuerpo ha sido sometido a una tensión enorme. Por eso es normal que nos sintamos extremadamente cansados ​​tanto física como mentalmente después de un ataque de pánico.

    Además, durante un ataque de pánico, los niveles de azúcar en sangre se disparan. No podemos olvidar que la glucosa es el principal alimento del cerebro y del sistema nervioso, y también es una fuente rápida de energía que necesitamos para responder a la amenaza. Pero los niveles se desploman después de un ataque de ansiedad.

    Entonces podemos sufrir de la llamada hipoglucemia reactiva, que produce un descenso del estado de ánimo, dejándonos completamente agotados y sin ánimo. Algunas personas también pueden experimentar problemas de concentración, falta de coordinación motora, ansiedad, sensación de hormigueo o ataques de llanto después de un ataque de pánico.

    Añade un comentario de ¿Qué le sucede al cuerpo durante un ataque de pánico?
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.