¿Qué hay detrás del enfado frecuente?

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias
¿Qué hay detrás del enfado frecuente?

Última actualización: 08 de mayo de 2015

Detrás de la ira se esconde un cierto grado de frustración. Nos irritamos porque nos sentimos incapaces de controlar una situación y/o incluso una persona. esto es claro. Hay que decir, sin embargo, que absolutamente todo el mundo está de mal humor de vez en cuando; Los pequeños arranques de ira pueden ser saludables cuando están provocados por un motivo válido.


Sin embargo, ¿qué sucede cuando la ira no se agota, cuando estamos haciendo pucheros, frunciendo el ceño y buscando peleas la mayor parte del tiempo? En estos casos, ¿perteneces al grupo de los “gruñones por naturaleza” o hay algo más?


La respuesta es solo una: Detrás de los frecuentes enfados hay más que una frustración pasajera, lo que se esconde es una depresión oculta..

Ira crónica

A veces el estado de ánimo no es momentáneo, sino que dura semanas, meses o incluso años. A veces no son raros los ataques repentinos de ira, pero sí la serenidad. La ira comienza a transformarse en la forma "normal" de afrontar la vida. Todo fastidia, eres intratable y perder los estribos es la nota predominante.

En este caso, la ira no se dirige contra una persona o situación en particular, simplemente se percibe todo el tiempo y se experimenta como intolerancia, molestia, odio.

A su vez, se expresa a través de actitudes clásicas: gritar, estar en constante movimiento y tensión, teniendo siempre a mano algún comentario de auto ofensa o crítica para los demás. Físicamente se manifiesta como un puchero permanente, problemas digestivos y, en la mayoría de los casos, dificultad para dormir.

Si ese es el caso, es probable que no estés enojado con el mundo: de hecho, estás enojado contigo mismo.



Las razones que te llevaron a antagonizar internamente a tu ego ciertamente tienen que ver con los modelos mentales que usas inconscientemente. Hay algunos parámetros que has elegido para juzgarte a ti mismo y, sin saber muy bien por qué, solo te sirven para regañarte constantemente. Además, probablemente haya algunas experiencias pasadas sin resolver. Por eso te enojas, pero no lo sabes.

 

El fuego y la llama

No es el caso aquí analizar todas las posibles razones por las que has decidido convertirte en tu peor enemigo. Se encuentran en lo más profundo de tu mente, en los aspectos más remotos de tu historia. Sin embargo, al menos es posible preguntarse por qué estas razones son tan influyentes en su vida.

Olvídate de los demás, nunca se comportarán como te gustaría o como crees que deberían comportarse. Los demás son solo una excusa que usaste para expresar tu enojo. No son sus errores, ni la crisis económica, ni las tensiones bélicas en Corea lo que te irrita.

simplemente tienes una idea de "debe ser" que no puedes lograr. Esto te hace sentir terriblemente mal, no solo te juzgas severamente, sino que te culpas y te atormentas. Paradójicamente, tu gigantesco ego no te deja la oportunidad de comprenderte y perdonarte a ti mismo.


La ira es como un fuego interno que quema. Un elemento capaz de dar calor o arrasar lo que encuentres en tu camino hacia el suelo. Esta ira indefinida es también una fuerza interna de la que no te has podido apropiar. Puede ser el motor de grandes acciones, pero también la brasa en la que se consuman los mejores momentos de tu vida.


La verdadera causa de esta condición son las situaciones no resueltas contigo mismo, no con los demás.. Tienes que resolverlos y probablemente necesitarás ayuda para hacerlo. ¿Que estas esperando?

Imagen cortesía de Rodrigo Carmona.

Añade un comentario de ¿Qué hay detrás del enfado frecuente?
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.