Proteinemia

generalidad

La proteinemia es un parámetro de la química sanguínea destinado a cuantificar las proteínas totales presentes en la sangre.

Normalmente, un adulto sano tiene un contenido de proteínas de unos 7 gramos por decilitro de plasma (valores de referencia 6,4 -8,3 g / dL).

Qué es esto

  • La prote√≠na es la cantidad total de los diversos tipos de prote√≠nas presentes en la parte l√≠quida (plasma) de la sangre.
  • La concentraci√≥n de prote√≠nas en la sangre suele ser relativamente estable, lo que refleja un equilibrio entre la p√©rdida de mol√©culas viejas y la producci√≥n de otras nuevas.
  • La alb√ļmina y las globulinas juntas representan aproximadamente el 95% de las prote√≠nas plasm√°ticas circulantes, que juntas constituyen aproximadamente el 7% de la sangre.

Proteinemia: importancia biológica

La sangre está formada idealmente por dos componentes: una fracción líquida, que ocupa poco más del 50% de su volumen, y un componente celular (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas).
La fracción líquida de la sangre se llama plasma y está formada por sales inorgánicas, proteínas, gases, componentes orgánicos y especialmente agua. Este componente sanguíneo, como el celular, también tiene funciones muy importantes y esenciales para la vida. En particular, el papel biológico de las proteínas plasmáticas se puede resumir de la siguiente manera:



  • Regulaci√≥n de la presi√≥n coloidosm√≥tica;
  • Funci√≥n de transporte (transferrina, ceruloplasmina, haptoglobina, hemopexina);
  • Funci√≥n tamp√≥n (equilibrio √°cido-base);
  • Funci√≥n defensiva (coagulaci√≥n sangu√≠nea, inmunidad y respuesta inflamatoria);
  • Regulaci√≥n de numerosas actividades del organismo (las hormonas pept√≠dicas tambi√©n se incluyen entre las prote√≠nas plasm√°ticas).

Porque se mide

La proteinmia es una prueba que se utiliza para cuantificar las proteínas presentes en la sangre. A menudo, este parámetro se mide como parte del panel de análisis realizado durante los controles de rutina, por lo que se usa con frecuencia para evaluar la salud general de una persona.
La concentraci√≥n de prote√≠na en la sangre puede proporcionar informaci√≥n general sobre el estado nutricional, particularmente √ļtil cuando el paciente ha perdido peso de manera inexplicable.
La proteinmia se puede prescribir junto con otras pruebas para comprender la causa de una acumulación anormal de líquido en los tejidos (edema) y como ayuda en el diagnóstico de algunas enfermedades hepáticas y renales.



¬ŅCu√°ndo se prescribe el examen?

Su médico puede ordenar la prueba como parte de un chequeo general o para investigar el origen de síntomas sospechosos de afecciones hepáticas, renales o de la médula ósea, como:

  • P√©rdida de peso sin motivo aparente
  • Fatiga;
  • Ictericia (color amarillento de la piel);
  • Edema (hinchaz√≥n);
  • Hinchaz√≥n alrededor de los ojos, el vientre o las piernas (signos de s√≠ndrome nefr√≥tico).

Valores normales

El rango de referencia para la proteinmia es de 6,4 a 8,3 g / dL.

Proteinemia Alta - Causa

La proteína puede aumentar en comparación con los valores considerados normales en presencia de:

  • S√≠ntesis excesiva de prote√≠nas por el h√≠gado (hemoconcentraci√≥n, algunas enfermedades autoinmunes, etc.);
  • Deshidraci√≥n;
  • Trastornos de la m√©dula √≥sea, como mieloma m√ļltiple;
  • Estasis venosa durante la recolecci√≥n.

También se puede observar una alta concentración de proteínas en la sangre (hiperproteinemia) en enfermedades e infecciones inflamatorias crónicas, como la hepatitis viral o el VIH.

Baja en proteínas - Causas

Una baja concentración de proteínas en sangre (hipoproteinemia) puede sugerir la presencia de diversas enfermedades.
ProteinemiaEn particular, la proteinemia puede disminuir en las siguientes condiciones:

  • Funci√≥n hep√°tica reducida, es decir, el h√≠gado no puede sintetizar suficientes prote√≠nas para el funcionamiento normal del cuerpo;
  • Disminuci√≥n de la s√≠ntesis causada por una ingesta diet√©tica insuficiente o una absorci√≥n de prote√≠nas alterada, como ocurre en la desnutrici√≥n y la enfermedad hep√°tica grave. Tambi√©n se pueden observar concentraciones bajas en la enfermedad cel√≠aca o la enfermedad inflamatoria intestinal;
  • Catabolismo excesivo o p√©rdida de prote√≠nas del ri√Ī√≥n o del intestino, como puede ocurrir en la enfermedad renal (s√≠ndrome nefr√≥tico);
  • Aumento del volumen de sangre (como en el caso, por ejemplo, de insuficiencia card√≠aca congestiva).

Los niveles bajos de proteínas también pueden deberse a sobrehidratación, sangrado y quemaduras.



Como se mide

La prueba de prote√≠nas se realiza en una muestra de sangre que se toma de una vena del brazo o se extrae pinchando el dedo (ni√Īos y adultos) o el tal√≥n (beb√©s).

preparación

Para la evaluación de las proteínas en la sangre, es necesario estar en ayunas durante 8-10 horas.
La aplicación prolongada del torniquete durante la toma de muestras de sangre puede provocar un aumento falso de proteína (mayor que la cantidad real de proteína circulante).

Los fármacos que pueden influir en el resultado del análisis, reduciendo el valor medido, son los estrógenos y los anticonceptivos orales.

Interpretación de resultados

Los resultados de la proteinmia se consideran junto con los de otros análisis y proporcionan al médico información sobre el estado general de salud del paciente.
Si el resultado es anormal, es recomendable someterse a más pruebas para identificar la condición patológica que afecta la concentración de proteínas en la sangre.

Alto o bajo contenido de proteínas: importancia fisiopatológica

Las prote√≠nas plasm√°ticas se sintetizan en el h√≠gado, excepto las ő≥-globulinas (producidas por linfocitos activados), hormonas y algunas enzimas.

El catabolismo de las proteínas plasmáticas, por otro lado, se produce a nivel de la mucosa intestinal y del endotelio capilar, mientras que normalmente no hay pérdidas significativas en la orina.
Por lo dicho, la proteinemia representa un índice importante de la función hepática; de hecho, ante el hallazgo de bajas concentraciones de proteínas plasmáticas (hipoproteinemia), el primer pensamiento se dirige al hígado, que podría ser incapaz de sintetizarlas en cantidades adecuadas (insuficiencia hepática). Sin embargo, las causas de la hipoproteinemia no siempre se encuentran en el hígado; el origen de esta condición puede ser de hecho:


  • Hiperhidrataci√≥n, con aumento de volumen (reducci√≥n proporcional de todas las fracciones)
  • Disminuci√≥n de la s√≠ntesis debido a una ingesta insuficiente de alimentos. Ej .: por malabsorci√≥n, enfermedad hep√°tica cr√≥nica, desnutrici√≥n, inmunodeficiencias severas, etc.
  • P√©rdida de prote√≠nas del ri√Ī√≥n (s√≠ndrome nefr√≥tico), del intestino, por hemorragias, tumores, quemaduras, etc.
  • Catabolismo excesivo de prote√≠nas end√≥genas (quemaduras, hipertiroidismo, neoplasias, sobreentrenamiento).

Las situaciones opuestas son más raras, caracterizadas por un aumento de proteínas (iperproteinemia).
Entre los posibles factores predisponentes recordamos:


  • Por deshidrataci√≥n, hemoconcentraci√≥n, estasis venosa durante el muestreo (aumento proporcional de todas las fracciones).
  • Aumento de gammaglobulinas (a pesar de la disminuci√≥n de alb√ļmina) en algunas situaciones de cirrosis hep√°tica, enfermedades autoinmunes, etc.
  • Presencia de prote√≠nas anormales (gammapat√≠as policlonales o monoclonales) etc.

Ante la alteración de los valores de proteinemia, es importante valorar si la alteración afecta a todas o sólo a algunas de las fracciones proteicas.


Valores de referencia de proteínas plasmáticas

Posibles causas de valores bajos

Posibles causas de valores altos

Alb√ļmina:
3.5-5.0 g / dl

Ayuno prolongado, dieta baja en proteínas, vómitos, diarrea, enfermedad renal o hepática, enfermedad febril

Deshidratación o vómitos

Alfa 1 globuline:
0.1-0.3 g / dl

Enfisema pulmonar, enfermedad hepática, enfermedad renal (síndrome nefrótico), deficiencia de alfa-1 antitripsina, esclerodermia

Tomando anticonceptivos orales, enfermedades infecciosas o enfermedades inflamatorias crónicas, como lupus eritematoso sistémico y artritis reumatoide, infarto de miocardio o cáncer.

Alfa 2 globuline:
0.6-0.1 g / dl

Inflamación articular, hepatitis viral, pancreatitis, hemólisis

Infecciones bacterianas agudas, traumatismos, cirugías, disfunción renal y hepática, diabetes, inflamación aguda y crónica.

Beta globulina:
0.7-1.2 g / dl

Enfermedades congénitas que causan deficiencia de proteínas o mal funcionamiento del estómago o los intestinos, trastornos congénitos de la coagulación, coagulación intravascular diseminada.

Embarazo, cirrosis hepática, insuficiencia renal, terapia con estrógenos, hiperlipoproteinemia (p. Ej., Hipercolesterolemia familiar)

Gammaglobulina: 0.7-1.6 gr / dl.

Desnutrici√≥n, da√Īo renal, quemaduras, uso de inmunosupresores

Hepatitis autoinmune cr√≥nica, hepatitis viral aguda, cirrosis hep√°tica, infecciones bacterianas agudas y cr√≥nicas, uso de drogas, mieloma m√ļltiple, enfermedad hep√°tica cr√≥nica, enfermedad inflamatoria cr√≥nica


NOTA: Los valores de referencia para las proteínas y otros parámetros de la química sanguínea pueden variar ligeramente de un laboratorio a otro. Por este motivo, es preferible consultar los rangos informados directamente en el informe. También debe recordarse que los resultados de los análisis deben ser evaluados en su conjunto por el médico de cabecera que conozca la historia clínica del paciente.


A√Īade un comentario de Proteinemia
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.

End of content

No more pages to load