Proteínas y carbohidratos

Proteínas y carbohidratos

Introducción

Es cada vez más frecuente encontrar deportistas o simples entusiastas del fitness que hacen de las proteínas su alimento básico, como si fueran el macronutriente fundamental de la dieta.


En realidad, las proteínas juegan un papel fundamental en la reconstrucción de los tejidos, mientras que el verdadero combustible principal de nuestro cuerpo sigue siendo siempre el carbohidrato.


¬ŅCarbohidratos o prote√≠nas?

Si compar√°ramos el cuerpo humano con un autom√≥vil, podr√≠amos imaginar las prote√≠nas como repuestos o partes desgastadas del autom√≥vil (por ejemplo, los neum√°ticos a reemplazar, el filtro a cambiar, etc.) mientras que los carbohidratos como una especie de gasolina. . Sabemos muy bien que un coche sin gasolina no podr√≠a moverse, afortunadamente para el cuerpo humano no funciona de la misma forma, sin carbohidratos es capaz de seguir realizando sus funciones celulares utilizando prote√≠nas; sin embargo, esto supondr√° una dieta hipoglucida o baja en carbohidratos (Bajo Contenido en Hidratos de Carbono) que dar√° lugar a la aparici√≥n de cetosis, una alteraci√≥n metab√≥lica caracterizada por la acumulaci√≥n de cuerpos cet√≥nicos, secundaria a la reducci√≥n de az√ļcar en sangre que, en casos prolongados, provocar√° conducir a complicaciones desagradables.



Entonces, ¬Ņpor qu√© diferentes atletas o simples entusiastas del fitness recurren cada vez m√°s a estas dietas ricas en prote√≠nas?

La respuesta parecer√≠a recaer en principios endocrinol√≥gicos (Factores hormonales), de hecho una dieta alta en prote√≠nas y dr√°sticamente hipoglucida permitir√≠a, en combinaci√≥n con un plan de entrenamiento f√≠sico adecuado, obtener un aumento r√°pido y consistente de la masa muscular, el supuesto te√≥rico est√° representado por un axioma verdadero y propio: la acumulaci√≥n de prote√≠nas en los m√ļsculos en forma de miofilamentos se debe a una nutrici√≥n rica en prote√≠nas m√°s que al est√≠mulo que produce el ejercicio f√≠sico. Este axioma encontrar√≠a confirmaci√≥n en dos de estos puntos:

  • Evidencia incontestable: las funciones que realizan las prote√≠nas y los ocho amino√°cidos esenciales tienen un valor cr√≠tico para el organismo; Por tanto, es impensable que el organismo desperdicie estas macromol√©culas sin prever la formaci√≥n de un dep√≥sito adecuado. Los m√ļsculos filiformes ser√≠an suficientes para mantener las funciones vitales normales, la existencia de un excedente tan evidente no puede dejar de interpretarse en el sentido de un dep√≥sito de reserva.
  • Factores hormonales: la sobrenutrici√≥n de prote√≠nas y calor√≠as minimiza la producci√≥n de testosterona y tambi√©n aumenta la excreci√≥n urinaria; las comidas ricas en prote√≠nas aumentan la s√≠ntesis de almacenamiento de prote√≠nas, especialmente si la mayor parte de la porci√≥n de prote√≠na se toma en una sola comida; adem√°s, el efecto anab√≥lico de la hormona del crecimiento (GH) parece atribuirse a la supresi√≥n del catabolismo m√°s que al verdadero aumento de la s√≠ntesis de prote√≠nas. La insulina juega un papel importante a la hora de garantizar un alto nivel de almacenamiento de prote√≠nas en el m√ļsculo, que funciona de manera m√°s eficaz a niveles moderados. De aqu√≠ deducimos la necesidad de limitar la ingesta de carbohidratos (o carbohidratos) que son perjudiciales para el dep√≥sito de prote√≠nas.

Por tanto, una dieta casi totalmente proteica y alta en calor√≠as crea situaciones hormonales favorables al dep√≥sito de prote√≠nas en los m√ļsculos en forma de miofilamentos, haci√©ndolos sustancialmente m√°s grandes (hipertr√≥ficos). Pero, ¬Ņcu√°les son las posibles consecuencias de tal dieta?



criticidad

El conocimiento actual en el campo de la nutrici√≥n indica la alteraci√≥n de los home√≥statos proteicos como un riesgo real para la salud, el principal problema como se mencion√≥ anteriormente se refiere a la sobrecarga renal y hep√°tica, incluso si, en sujetos sanos, es dif√≠cil demostrar un da√Īo real medible. Otro elemento importante aparece el riesgo de alteraci√≥n de la microflora intestinal cuyo correcto desarrollo est√° √≠ntimamente relacionado con la presencia en la dieta de carbohidratos, fibras, vitaminas y sales minerales, nutrientes eliminados en las dietas hiperproteicas. El √ļltimo pero no menos importante aspecto es la consecuencia de la deshidrataci√≥n extracelular siempre inducida por demasiadas prote√≠nas.


Body Building

Muchos agregan a esta situaci√≥n ya grave per√≠odos de 5-6 d√≠as de dieta de alto brillo durante entrenamientos intensos, seguidos de aproximadamente 10 d√≠as de dieta alta en prote√≠nas durante la recuperaci√≥n muscular y los entrenamientos ligeros. De hecho, como se mencion√≥ anteriormente, peque√Īas cantidades de insulina (Dietas ricas en prote√≠nas) garantizan una s√≠ntesis proteica superior a la que promueve un exceso de la hormona (Dietas ricas en prote√≠nas). No hay que olvidar que la r√°pida recuperaci√≥n de la masa muscular tras un per√≠odo de escasez de alimentos es un mecanismo de defensa biol√≥gico (Emergencia) seleccionado a lo largo de milenios de evoluci√≥n, no un sistema fisiol√≥gico al que recurrir ilimitadamente.

Nota: para quienes no quieran aumentar la ingesta calórica de carbohidratos y disminuir la ingesta de proteínas, se recomienda beber mucha agua, de esta forma es posible reducir levemente el estrés renal.


A√Īade un comentario de Prote√≠nas y carbohidratos
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.