Preguntas intrusivas: ¿dónde poner un límite?

Quien soy
Joe Dispenza
@joedispenza
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias
Preguntas intrusivas: ¿dónde poner un límite?

Las preguntas intrusivas nos llevan a preguntarnos hacia dónde va la otra persona. Estas preguntas rompen las reglas básicas de la conversación y pueden hacernos sentir mal. No queremos responder, pero tampoco queremos lastimar a nuestro interlocutor. En este artículo te explicamos cómo lidiar con ellos.

Última actualización: 14 de marzo de 2021

No sabemos qué responder a las preguntas intrusivas: se perciben como fuera de lugar. Están ligados a nuestra intimidad, no se adaptan al nivel de confianza que tenemos con nuestro interlocutor. Muchos también pueden mostrar matices de reproche u ocultar una forma de resentimiento debido a la confrontación. Lo que tienen en común es que nos hacen sentir incómodos y nos obligan a adoptar una actitud defensiva.



No se hacen preguntas intrusivas porque hay un interés real en el otro. Son preguntas como: ¿cuánto pagas de alquiler al mes? ¿No te gustaría cambiar de apartamento? ¿Tendrá otros hijos?

A veces ni siquiera se formulan en forma de pregunta: son simplemente comentarios inapropiados. En este artículo nos preguntamos: ¿dónde poner un límite? Por si tenemos que dar respuesta a las preguntas intrusivas, ¿cómo podemos hacerlo inteligentemente?


Preguntas intrusivas: cuando no sabemos qué responder

Como regla, preferimos saber en lugar de ignorar. O esto es lo que se suele decir, que es normal que la gente quiera saber de los demás. En este sentido, la intimidad de los demás puede despertar una gran curiosidad. Al igual que ocurre con los fenómenos naturales, nos gusta conocer el origen de lo que sucede y ese origen muchas veces se encuentra en las motivaciones que empujan a las personas a actuar de una determinada manera.


Sin embargo, cuando el otro intenta ir más allá de lo que la situación y el grado de confianza le permiten, aparece un sentimiento desagradable. probablemente por qué Las preguntas agresivas violan un conjunto de reglas no escritas., protocolos y premisas necesarias para que la comunicación fluya.


Hay preguntas que es mejor no hacer a alguien que acabamos de conocer o en presencia de otras personas, a quienes quizás conozcas, pero la otra persona no. Es una regla que tiene que ver sobre todo con la educación.

El grado de exposición en las redes sociales o el hecho de que la mayoría de nosotros tenga un perfil público puede proyectar la sensación de que las reglas que antes eran válidas se han quedado obsoletas. Sin embargo, las interacciones cara a cara no han evolucionado precisamente en ese sentido. Casi parece que ya no los necesitamos y se están volviendo menos importantes.

Algunas de las preguntas intrusivas más comunes son: ¿cuánto gana? ¿Cuantos años tienes? ¿Te casarás pronto? ¿Va a tener hijos? ¿Estás trabajando?

¿Cómo reaccionar ante preguntas intrusivas?

Las preguntas intrusivas pueden generar situaciones desagradables porque tienes que responder una pregunta inesperada durante una conversación. Una pregunta intrusiva nos hace pensar que es posible que el otro no haya querido darte esa sensación, así que trata de quitártelo de en medio tratando de hacer entender al interlocutor que no quieres ir por ese camino, pero sin ofender. a él.

Rara vez se hacen preguntas intrusivas para provocar, aunque ciertamente no nos gustan las groserías. Por lo general, una persona que a menudo hace preguntas intrusivas tiene tendencia a repetirlas. La forma en que respondamos determinará si debemos o no seguir haciendo este tipo de preguntas.


Dependiendo de la situación, puede optar por aplicar una estrategia directa y decirle al otro que no queremos responder. Quizás al principio nuestra respuesta interrumpa el diálogo y cree algún tipo de barrera, pero debemos asegurarnos de que esto no afecte la relación a largo plazo.

Buen humor y asertividad: la respuesta menos problemática

Imaginemos que estamos con una amiga y su pareja. Le contamos nuestros últimos viajes y él nos pregunta qué trabajo hacemos “para ganar mucho y viajar”. En este caso, no queremos dar una respuesta incorrecta, pero tampoco queremos compartir información que ha habido solicitudes.



Podemos responder con una simple: “Me encanta mi trabajo, por eso puedo permitirme hacer todos estos viajes” o “bueno, soy muy bueno en mi trabajo, por eso puedo viajar mucho”. O, simplemente, podemos ser aún más asertivos y decir “hago un gran trabajo, mi amigo te lo dirá algún día”.

Las preguntas más directas e indiscretas también suelen ser las más intrusivas: ¿Cuántos años tienes? ¿Estás casado? ¿Cuánto ganas? Seguramente no son preguntas que nos gusten, pero siempre podemos responder con un útil “no recuerdo bien” o con una sonrisa; mejor que con un "no es asunto tuyo".

Conclusiones

Permitir o tolerar preguntas intrusivas no es lo mismo que permitir que nos arruinen el día. Por eso, aunque resulte paradójico, responder de forma amena aliviará la tensión, la de todo el entorno y creará límites hechos de respeto y asertividad, no de confrontación.


Después de todo, no somos responsables de la poca o nula educación de los demás en cualquier momento, pero sin duda podemos evitar que arruinen nuestro día. Sin embargo, para prevenir, podemos evitar a las personas prepotentes, de modo que la próxima vez que quieran saber algo sobre ti, “tendrán que comprar un libro”.

Audio vídeo Preguntas intrusivas: ¿dónde poner un límite?
Añade un comentario de Preguntas intrusivas: ¿dónde poner un límite?
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.