Predicar con el ejemplo

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Predicar con el ejemplo

Última actualización: 03 marzo, 2016

El ejemplo puede ser, sin duda, el mejor método de enseñanza. Sin embargo, practicarlo con honestidad y decisión, de la forma más correcta y adecuada, es muy difícil. Pero sepa que el esfuerzo vale la pena, porque el ejemplo puede dar sustancia a más de una vida, incluida la suya.

Ven a criticar a Stephan Covey, “Tus acciones hablan más alto y más claro que tus palabras.". Porque los hechos son la concreción de lo que se dice y por eso decir una cosa y luego hacer otra significa perder credibilidad. Si no interiorizas lo que dices, tus palabras nunca se harán realidad.



"Predicar con el ejemplo no es una forma de influir en los demás: es LA forma".

(Albert Einstein)

En primo del local, tienes que estar muy convencido de lo que quieres ser y hacer, y luego transmitirlo a los demás. Sin este primer y esencial paso, es poco probable que puedas predicar con el ejemplo.

En este sentido, la combinación de cerebro-corazón, razón-sentimiento es fundamental para ti.: no todo es pensamiento, racionalidad y conocimiento, así como no todo es emoción y afecto. Hace falta cabeza y entendimiento lógico, pero también sensibilidad y amor.

Si eres constante, tendrás éxito.

Ciertamente las personas tienden a ser receptivas cuando se enfrentan a un individuo coherente, o más bien cuando perciben que hay una coincidencia entre lo que piensa, dice y hace. Todo el mundo necesita hechos más que palabras, acciones más que retórica.

A menudo pensamos y leemos durante mucho tiempo, pero luego todo se queda así. Hay ideas que nos parecen muy interesantes, hasta que decidimos ponerlas en práctica: ese es el momento en el que nos damos cuenta de que “entre el decir y el hacer está el mar”. Las palabras que no se convierten en hechos son como un árbol que no da fruto.



Obviamente se necesitan personas que estén convencidas de sus acciones. Personas que toman riesgos, que se enfocan en el crecimiento de su vida en todos los sentidos, que sean valientes, y no para atacar o discutir con los demás, sino para hacerlos crecer a su vez. Esta parte es realmente difícil y compleja.

No hay duda de que un padre que quiere enseñar a su hijo el valor del respeto y luego maltrata a su mujer fracasará desde el principio.

Lo mismo le pasará a una persona que dice mentiras y exige honestidad de los demás: está claro que no ha elegido el camino correcto. No puedes pedir lo que no puedes dar.

Nadie puede enseñar a otro lo que no sabe y no aplica

Las personas que representan un ejemplo son capaces de cambiar su contexto y escenario de convivencia, ese es el medio en el que se forman y desarrollan. A menudo, son líderes anónimos de la existencia, que nos ayudan a crecer como ellos mismos crecen.

¿Por qué el verdadero ejemplo es contagioso: nos muestra cómo debemos ser, nos empuja a imitar. Nos contagia igual que si fuera una enfermedad, pero en este caso lo hace para curarnos, para hacernos más fuertes y resistentes a las desgracias de la vida. Y sobre todo, nos demuestra que es posible ser así.

Por desgracia, cuando una persona se convierte en un ejemplo para los demás, se vuelve más exigente. Incluso el más mínimo detalle negativo puede afectar su imagen y las hermosas obras que realizó. Las personas tienden a notar más las faltas y los errores que las virtudes, aunque estas últimas sean mucho más notables que otras cosas.


Hay tantos padres que intentan educar a sus hijos sin antes educarse a sí mismos. Intentan transmitir lo que nunca se les ha transmitido. Y cometen el error de enseñar lo que no saben.



En realidad, cada uno tiene dentro de sí un maestro y un alumno. Nos destacamos en algunos aspectos de nuestra vida, pero también tenemos carencias, contradicciones y lagunas que nos llevan a crear incongruencia entre nuestras palabras y nuestras acciones.

Es cierto que existen seres excepcionales capaces de ser altamente coherentes, que son capaces de poner en práctica todas las ideas que han formulado en la vida. Gandhi es un ejemplo de esto: se transformó en un modelo de vida y logró llevar sus creencias tan alto como para cambiar la historia de una nación.

Es precisamente de Gandhi de quien habla esta historia:

“Una mujer fue a visitar a Gandhi con su hijo. Gandhi le preguntó qué quería y la mujer le pidió que hiciera que su hijo dejara de comer azúcar.

Gandhi respondió: "Tráeme a tu hijo en dos semanas".

Dos semanas después, la mujer regresó con su hijo. Gandhi se volvió y le dijo al niño: 'Deja de comer azúcar. "


La mujer sorprendida le preguntó: "¿Por qué me hiciste esperar dos semanas para decirle esto?". ¿No podría habérselo dicho hace quince días? "

Gandhi respondió: 'No, porque hace dos semanas comí azúcar. "

Sin duda, todo en la vida lleva un proceso y un tiempo. No puedes llegar a tu destino sin haber recorrido todo el camino. Nada de lo que hacemos para crecer es inútil; es un esfuerzo ineludible, que nadie puede hacer por nosotros. La elección es nuestra y de nadie más.

Imágenes cortesía de Lisa Fallon, Art Dk

Añade un comentario de Predicar con el ejemplo
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.