close
    search Buscar

    ¿Por qué la ansiedad nos hace seguir malos consejos?

    Quien soy
    Louise Hay
    @louisehay
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Decidir entre diferentes tratamientos para una enfermedad, elegir el plan de inversión más adecuado o elegir la carrera más adecuada… A lo largo de nuestra vida solemos tomar varias decisiones importantes que conllevan cierto grado de incertidumbre y ansiedad. Entre los efectos de la ansiedad también se encuentra que puede afectar nuestra capacidad de toma de decisiones. De hecho, en muchos de estos casos pedimos consejo a personas cercanas que nos ayuden a elegir el camino más adecuado.

    Sin embargo, ¿alguna vez te has preguntado qué nos hace más o menos inclinados a pedir consejo? ¿Se ha preguntado alguna vez si la ansiedad asociada con las decisiones importantes puede determinar el camino que elija?



    Los psicólogos de la Escuela de Negocios de Harvard plantearon estas preguntas y diseñaron una serie de experimentos para analizar qué impacto tiene la ansiedad en la mentalidad abierta que nos lleva a aceptar consejos y cuáles son las probabilidades de que sigamos malos consejos cuando estamos ansiosos.

    En primer lugar, debemos partir de que existen tres factores principales que influyen en nuestra receptividad a los consejos:

     

    1. Las características del consultor, que incluyen su experiencia y conocimiento del tema.

     

    1. El nivel de percepción de la dificultad de la situación dado que, por regla general, cuanto más complicada sea la decisión, más inclinados estaremos a pedir consejo.

     

    1. El estado de ánimo cuando recibimos el consejo.

     

    Sin embargo, lo interesante es que en casi todas las áreas solemos rechazar o minimizar los consejos que recibimos, ¡excepto cuando estamos ansiosos! Cuando experimentamos un ataque de pánico, somos mucho más receptivos a los consejos.

    Ansiedad, ira y confianza en uno mismo.

    Para realizar sus experimentos, los psicólogos generaron un estado de ansiedad muy agudo en las personas haciéndoles escuchar música aterradora, mostrándoles piezas de películas de acción o haciéndoles escribir.
    de un período particularmente estresante de su vida.



    En el primer experimento, los participantes tuvieron que mirar una foto de una persona y estimar su peso. Se les dijo que si respondían correctamente con un margen de error de 3 libras más o más
    menos, recibirían un dólar por cada respuesta correcta.

    Después de completar la tarea inicial, algunas personas indujeron una sensación de ansiedad mientras que otras se relajaron. Luego tendrían que completar un cuestionario que evaluara su confianza en sí mismos, y luego volverían a pedirles que volvieran a estimar el peso corporal de las personas en las fotos. Sin embargo, antes de mostrarles las imágenes, se les preguntó si les gustaría recibir consejos de alguien antes de presentar su hipótesis.

    En este punto se observó que las personas ansiosas tenían menos confianza en sí mismas y, en consecuencia, el 90% de ellas pedían consejo, frente al 72% de las que estaban relajadas. Curiosamente, las personas ansiosas también eran más propensas a seguir sus consejos.
    fueron dados.

    En un segundo experimento, los investigadores se centraron en la influencia de la ira, ya que la ansiedad se caracteriza por una sensación de incertidumbre, mientras que la ira se define por una sensación de
    "certeza". El experimento siguió el mismo procedimiento, excepto que se generó enfado en algunas personas. No hace falta decir que el grupo "enojado" tenía más probabilidades de rechazar la ayuda de un consejero y era menos receptivo a los consejos que él ofrecía.

    Sin embargo, los investigadores decidieron dar un paso más: se preguntaban si la ansiedad podría afectar nuestra capacidad para discernir entre buenos y malos consejos.


    En esencia, se dispuso que los asesores ofrecieran algún consejo incorrecto para ver si los participantes eran capaces de detectarlo y evitarlo. Por tanto, se ha descubierto que las personas ansiosas tienen una dificultad aún mayor para distinguir entre buenos y malos consejos.



    Los investigadores creen que la explicación radica en la incertidumbre y la falta de confianza que genera ansiedad. A la luz de estas afirmaciones, es normal que sea más probable que pida consejo y también que sea más probable que lo siga, aunque no sea el más adecuado. De hecho, un estudio anterior ya había demostrado que la ansiedad hace que saquemos conclusiones apresuradas, ya que afecta nuestra capacidad para examinar los detalles.


    En definitiva, si te sientes ansioso haz bien en pedir consejo, pero piénsalo dos veces antes de tomar una decisión, porque es posible que no seas capaz de discernir cuál es el mejor camino.

    Añade un comentario de ¿Por qué la ansiedad nos hace seguir malos consejos?
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.