Paracetamol: Alivia el dolor pero elimina las emociones.

Todo el mundo, en alg√ļn momento de nuestra vida, hemos recurrido a alg√ļn analg√©sico, para aliviar los dolores de cabeza o para aliviar los dolores de espalda tras una intensa jornada de trabajo o incluso para eliminar la inflamaci√≥n tras la actividad f√≠sica. De hecho, para algunos incluso es normal llevar siempre consigo un paquete de analg√©sicos. Estos son medicamentos que a menudo se usan autom√°ticamente sin pensar en ellos.

 

Sin embargo, todos los medicamentos tienen efectos secundarios y los analgésicos no son una excepción. De hecho, algunos estudios recientes han demostrado que un sedante particular, conocido como paracetamol, además de eliminar el dolor también puede tener un efecto negativo en nuestras emociones.

 



Comenz√≥ a vender este f√°rmaco en 1955 y su popularidad ha crecido hasta tal punto que hoy es el f√°rmaco gen√©rico m√°s vendido en el mundo. De hecho, ¬Ņsab√≠as que su ingrediente activo est√° presente en alrededor de 600 medicamentos diferentes?

 

Lo interesante es que el paracetamol est√° bien considerado en nuestra sociedad, es un remedio aceptado para aliviar el dolor, ya que, a diferencia de las drogas, no es adictivo y no debe afectar nuestro estado mental. Sin embargo, parece que este no es el caso.

El paracetamol provoca un aplanamiento de las emociones.

 

Los investigadores de la Universidad Estatal de Ohio reclutaron a 167 voluntarios para someterlos a un experimento; la mitad de ellos consumieron 1.000 mg de acetaminofén, una cantidad regular equivalente a dos píldoras de 500 mg (la dosis máxima para adultos es de 4.000 mg por día). La otra mitad de la muestra recibió un placebo.

 

Los investigadores esperaron una hora para que el fármaco surtara efecto. Luego le pidieron a la gente que completara una prueba. Mientras miraban una serie de fotos cuidadosamente seleccionadas previamente seleccionadas para estimular emociones positivas y negativas, las personas tenían que indicar el impacto emocional que estas imágenes tenían en ellos.

 



De esta forma se observó que las personas que habían tomado paracetamol presentaban una especie de entumecimiento emocional. En otras palabras, sus emociones habían perdido intensidad, en comparación con el grupo que recibió un placebo.

 

Cuando estas personas miraron im√°genes que se supon√≠a que desencadenar√≠an emociones como alegr√≠a y felicidad, el resultado estuvo muy por debajo del promedio. Aunque cuando se les pregunt√≥ si pensaban que estaban sufriendo un condicionamiento emocional, todos respondieron que no notaron ning√ļn cambio.

 

Los investigadores est√°n convencidos de que el acetaminof√©n y otros analg√©sicos similares pueden afectar nuestra capacidad para percibir emociones y reaccionar ante situaciones con valor afectivo. Sin embargo, este no es el √ļnico experimento al que se ha sometido este f√°rmaco.

 

Ni triste ni feliz, pero muchos zombis sin emociones.

 

Hace unos a√Īos, investigadores de la Universidad de Kentucky encontraron que el acetaminof√©n no solo era efectivo para combatir el dolor f√≠sico sino tambi√©n el sufrimiento mental, particularmente el producido por el rechazo social.

 

En este caso, reclutaron a 62 personas, algunas de las cuales tomaron paracetamol como en el caso anterior, y otras un placebo. Cada día, las personas tendrían que completar una escala que evaluara el dolor que experimentaron como resultado de eventos ocurridos durante el día, el tipo de dolor causado por el rechazo social, como en el caso de las bromas.

 

Curiosamente, a medida que pasaban los días, las personas que tomaban acetaminofén indicaban menos dolor psicológico. Sin embargo, también se esperaría que estas personas reporten niveles más altos de satisfacción con la vida o una mayor felicidad. Pero este no fue el caso, lo que indica que la droga solo amortigua las emociones, tanto negativas como positivas.

 


De hecho, estos investigadores quedaron tan sorprendidos por estos resultados que decidieron repetir el experimento. Después de tres semanas de tratamiento con paracetamol, las personas se involucraban en un juego de computadora en el que se producía el rechazo social y el dolor resultante.

 


Mientras la gente jugaba, se analizaron sus cerebros. Así se pudo observar que quienes tomaban paracetamol también mostraban menor activación en las áreas del cerebro relacionadas con el rechazo social y la angustia. Por tanto, se confirmó el impacto directo del paracetamol sobre el mecanismo cerebral vinculado al procesamiento de las emociones.

 

Quizás el experimento más interesante de todos se llevó a cabo en la Universidad de Columbia Británica en Canadá. Los investigadores reclutaron a 120 personas, algunas de las cuales tomaron acetaminofén y otras un placebo. A algunos se les pidió que escribieran sobre su muerte, mientras que a otros se les pidió que escribieran sobre una visita al dentista. Posteriormente, todos debían establecer una fianza para liberar a una persona que hubiera cometido un delito.

 

Como era de esperar, los que tomaron el placebo e informaron de su muerte establecieron una fianza más alta ($ 450), mientras que los que escribieron sobre la visita al dentista promediaron un depósito más bajo ($ 300). Esta diferencia se debe a la angustia existencial que provoca el pensamiento de la muerte, que desencadena sentimientos de frustración y ansiedad mucho más intensos que los que puede generar el recuerdo de una visita al dentista. Obviamente, esos sentimientos influyen en nuestro juicio y decisiones morales.

 

Pero el hecho interesante es que las personas que toman acetaminofén no notan la diferencia. Su sensibilidad moral no ha cambiado, lo que indica que un estímulo tan fuerte como el pensamiento de la muerte no despierta emociones particularmente intensas.

 


A primera vista, estos resultados pueden incluso parecer positivos. De hecho, probablemente habrá más de uno que se sienta tentado a tomar una tableta de acetaminofén para embotar sus emociones. Pero deshacerse de nuestras emociones y sentimientos puede ser muy peligroso.

 

El papel insustituible de las emociones

 

Es cierto que algunas emociones, sobre todo las negativas, como el enfado o la tristeza, nos hacen sentir mal. A√ļn as√≠, las emociones juegan un papel adaptativo importante. Nuestro cerebro primitivo, que es responsable de mantenernos a salvo, se comunica con nosotros a trav√©s de las emociones.

 


Así, cuando estamos en peligro, activa emociones como el miedo que nos impulsa a huir, y cuando algo nos agrada, activa emociones como la alegría, para indicar que esta actividad nos hace sentir bien y es buena para nuestra salud.

 

El cerebro primitivo es un centinela de nuestra vida y se comunica con nosotros a través de las emociones. Registra todas las vivencias, con sus respectivas improntas emocionales, y por tanto nos permite no repetir el mismo error, evitando el sufrimiento. Por tanto, aunque en ocasiones las emociones nos abruman y puedan representar un problema a la hora de decidir racionalmente, si las ponemos en una balanza, los beneficios que pueden traernos son mayores.

 

De hecho, las personas que padecen entumecimiento o anhedonia, provocado por drogas o enfermedades, como la psicosis, suelen tener pensamientos suicidas y no encuentran el sentido de la vida. Pero una vida en la que se pierde la esperanza de la felicidad, el placer y la alegría es verdaderamente una vida sin sentido.

 

Entonces, antes de tomar cualquier medicamento, preg√ļntese si realmente lo necesita. Los efectos secundarios podr√≠an ser mucho m√°s negativos de lo que la gente cree.

 

A√Īade un comentario de Paracetamol: Alivia el dolor pero elimina las emociones.
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.