close
    search Buscar

    Motivación intrínseca y extrínseca: todo lo que necesita saber

    Quien soy
    Robert Maurer
    @robertmaurer
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    ¿Cómo se distinguen la motivación intrínseca y extrínseca? ¿Qué se quiere decir en particular cuando se habla de estos dos tipos de agentes motivadores?

    Motivación intrínseca y extrínseca Son dos palabras que a primera vista pueden parecer complejas de entender, pero les aseguro que el concepto que hay detrás es relativamente sencillo. Para rastrear la formulación de estos dos términos no se debe ir demasiado lejos en el tiempo.

    Al contrario de lo que se podría pensar, de hecho, los estudiosos comenzaron a utilizar el término motivación a partir del siglo XX, por lo que es un hecho bastante reciente. Durante el siglo XX emprendieron investigaciones relativas a los aspectos psicológicos que motivan al hombre a actuar.



    Nacieron las primeras teorías motivacionales, entre las que la más conocida es sin duda la jerarquía de necesidades de Maslow, representada por la famosa pirámide, que se formuló a partir de la década de XNUMX.

    La distinción entre motivación intrínseca y extrínseca surgió de la investigación en el campo de la psicología humanista en las décadas de 50 y 60, que resultó en una serie de experimentos realizados
    en los años setenta en varias muestras de personas.

    Estos estudios tenían como objetivo fundamental verificar lo que en inglés se llama el efecto de sobrejustificación (efecto de sobre-justificación).

    Pero antes de hablarles sobre qué es este fenómeno, necesito brindarles más información sobre los conceptos de motivación extrínseca y motivación intrínseca. A continuación encontrará una explicación completa de ambos.


    Y si quieres profundizar en el tema, te sugiero que leas mi ebook Ultramotivation, que puedes encontrar en este enlace. Dentro del manual, además de darte muchos fundamentos teóricos en cuanto a motivación, te explicaré los secretos para liberar tu verdadero potencial y lograr cualquier objetivo que decidas traer en la vida.


    Motivación extrínseca

    Hablamos de motivación extrínseca cuando las razones que te empujan a actuar vienen dadas por una recompensa externa. En otras palabras, su comportamiento no está dictado tanto por su voluntad personal de lograr algo, sino por el hecho de que, al lograr un determinado objetivo, será recompensado de alguna manera.

    Entonces hablamos de motivación extrínseca porque las causas de la acción son externo al sujeto que se encuentra actuando. Puede suceder que sin la recompensa o recompensa que se le prometió decida renunciar a la acción.


    Desde cierto punto de vista, dar una recompensa es también una forma de manipular el comportamiento de los demás. Los premios posibles pueden ser los más dispares: del dinero a la fama, del poder a la prueba social.


    A continuación encontrará algunos esempi de comportamientos impulsados ​​por motivación extrínseca:

    • Ir a trabajar todas las mañanas para recibir una compensación en efectivo;
    • Estudiar durante tres meses para aprobar un examen.
    • Prometa un dulce de bebé si no llora
    • Carrera por un trofeo
    • Limpia tu habitación para no recibir castigos de los padres

    Como ves, en todos estos ejemplos el premio es suficiente para dar la motivación adecuada a la persona que lo recibe, representando en todos los aspectos la motivo que incita a la acción.

    Muy a menudo, se trata de actividades que, en ausencia de un premio, nunca realizarías. Piensa en cómo te sentirías trabajando gratis o estudiando todo el día solo por diversión ...

    Obviamente, para poder actuar independientemente de una tarifa, debe haber otras razones, que no se buscarán externamente.

    Motivación intrínseca

    Hablamos de motivación intrínseca cuando las razones que te empujan a la acción provienen de tu interior, directamente de tu deseo de lograr una meta y sobresalir en cualquier área de tu vida.


    No se trata de una recompensa externa, sino de desafiar tus límites, salir de tu zona de confort e intentar pasar al siguiente nivel.

    Reconectando con la teoría de Maslow, la motivación intrínseca surge de la necesidad personal de satisfacer una determinada necesidad en la vida.


    Se parte de los más básicos, como comer, beber y dormir, hasta otros situados más arriba en la pirámide, como el deseo de tener relaciones interpersonales o los relacionados con el conocimiento y el poder.

    Algunos ejemplos de motivación intrínseca:

    • Trabajando no por dinero sino por pasión
    • Estudiar por voluntad personal para aprender cosas nuevas.
    • Cualquier tipo de pasatiempo practicado por placer personal
    • Trabajo voluntario y asociaciones sin ánimo de lucro
    • En general, el deseo desinteresado de hacer su propia contribución

    Como puede ver, en todos estos ejemplos, los motivos que llevan a la acción se derivan de voluntad de la persona, y no por motivos externos que influyan en su comportamiento. Ésta es precisamente la diferencia fundamental entre motivación intrínseca y extrínseca. ¡Descubre también con esta prueba lo motivado que estás!

    Motivación intrínseca y extrínseca: justificación excesiva

    Un hecho muy importante es que la motivación intrínseca y extrínseca no son independientes, pero en muchos casos interactúan entre sí. Precisamente en este contexto hablamos de los llamados efecto de sobre-justificación.

    ¿Qué es esto?

    El efecto de sobrejustificación ocurre cuando una recompensa o un incentivo externo reduce la motivación intrínseca de un individuo para realizar una determinada actividad, un fenómeno conocido como desplazamiento motivacional (desplazamiento motivacional).

    En otras palabras, ofrecer una recompensa por una actividad que anteriormente no fue recompensada es en la práctica un cambio hacia la motivación extrínseca, lo que provoca un debilitamiento de la motivación intrínseca original con la que el individuo hizo esa cosa en particular.

    Una vez que no se ofrecen más recompensas, también se pierde el interés por hacer esa actividad: no se recupera la motivación intrínseca y ni siquiera existe la extrínseca, ya que la recompensa está ausente.

    Un ejemplo concreto del efecto de sobrejustificación

    En esta sección les contaré una historia que ejemplifica bien el concepto que les acabo de contar.

    Un caballero, que ya no estaba en la flor de la vida, se había retirado a una pequeña villa, que tenía un pequeño patio en la parte de atrás, sin valla. Le encantaba pasar sus días en paz, rodeado de naturaleza.

    Un día, su paz fue interrumpida por un grupo de niños que vinieron a jugar al patio trasero. Allí y entonces el hombre se molestó por qué, pero luego prefirió quedarse solo y terminó sin prestar demasiada atención.

    Al día siguiente, sin embargo, volvió a encontrar a los niños jugando debajo de la casa, gritando y haciendo mucho ruido. Entonces decidió acercarse a ellos diciendo: “Chicos, les doy dos monedas a cada uno si vienen todos los días a jugar aquí conmigo”.

    Los niños estaban muy sorprendidos por la propuesta del anciano, preguntándose por qué era tan generoso. Pero aún así decidieron aceptar el acuerdo del hombre. Por lo tanto, continuaron frecuentando el patio con regularidad, recibiendo cada vez las dos monedas prometidas.

    Después de un tiempo, sin embargo, vieron al anciano acercarse de nuevo a ellos, diciendo las siguientes palabras: “Chicos, lo siento mucho, pero ya no puedo darles dos monedas cada vez que vengan. A partir de ahora solo podré darte una moneda ”.

    Los chicos, inicialmente decepcionados por lo que acababan de escuchar, sin embargo decidieron aceptar y seguir frecuentando el patio con regularidad, recibiendo cada vez una moneda a cambio.

    Pasaron algunas semanas más, en las que los niños se divirtieron pasando sus días al aire libre en el espacio detrás de la casa.

    Sin embargo, un día el anciano volvió a aparecer ante ellos: “Chicos, lo siento mucho, pero no tengo suficiente dinero para seguir dándoles una moneda cada vez que vengan. Todavía puedes seguir jugando aquí, solo que ya no recibirás ninguna compensación ".

    Al día siguiente, el anciano miró por la ventana que daba al patio y notó que los niños no habían venido a jugar. Y así al día siguiente y los siguientes.

    El anciano ahora podía volver a disfrutar plenamente de sus días sin el ruido proveniente del patio ...

    Como puede ver en la historia, este es un ejemplo que describe bien el efecto de justificación excesiva. Los niños, inicialmente motivados por querer divertirse (motivación intrínseca), son posteriormente recompensados ​​por venir a jugar (motivación extrínseca),

    Cuando el premio falla posteriormente, su motivación intrínseca nunca regresa y por eso dejan de venir a jugar.

    Motivación intrínseca y extrínseca: ¿en cuál apostar?

    Al leer este artículo, ya tendrá una idea de cuál de las dos formas de motivación vale la pena seguir. Sin embargo, la respuesta a esta pregunta es menos obvia de lo que uno podría imaginar.

    Tanto la motivación intrínseca como la extrínseca, cuando se aplica a las situaciones adecuadas, pueden muy efectivo en conseguir que las personas realicen una determinada actividad.

    Por ejemplo, en el mundo empresarial, un jefe puede prometer pequeñas recompensas a sus trabajadores, pero solo si ya ve un pequeño interés de su parte en ahondar en determinadas áreas. Una vez que haya aumentado el interés, puede eliminar la prima.

    Sin embargo, estas son situaciones muy especiales y limitadas. En definitiva, la forma de apostar es la motivación intrínseca, ya que es más genuino y estable. Al no estar correlacionado con factores externos, es por naturaleza más poderoso y duradero, ya que está ligado al deseo personal de satisfacer una necesidad específica.

    Añade un comentario de Motivación intrínseca y extrínseca: todo lo que necesita saber
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.