Mielosupresión

generalidad

La mielosupresión es una condición médica caracterizada por un producción reducida de células sanguíneas por la médula ósea.

Tambi√©n conocido como mielosupresi√≥n o mielotoxicidad, es uno de los m√°s importantes efectos secundarios de los tratamientos de quimioterapia utilizado para el tratamiento de tumores. No todos estos f√°rmacos inducen mielosupresi√≥n y la extensi√≥n de la misma depende, as√≠ como del tipo de f√°rmaco, tambi√©n de las dosis, de los m√©todos de administraci√≥n, de la salud del paciente y del n√ļmero de administraciones administradas previamente.



Los tratamientos farmacológicos inmunosupresores, utilizados en caso de enfermedades autoinmunes (por ejemplo, artritis reumatoide, enfermedad de Crohn, esclerodermia, lupus, etc.) o trasplantes de órganos también pueden causar mielosupresión. En muy raras ocasiones, la afección es un efecto secundario de la terapia a largo plazo con medicamentos antiinflamatorios no esteroides o diuréticos tiazídicos.

El parvovirus B19 se dirige a las células precursoras de los glóbulos rojos, que utiliza para replicarse. A menudo asintomática, la infección puede causar problemas de mielosupresión (especialmente anemia) en personas con deterioro de la médula ósea o función inmunológica.

La mielosupresión particularmente grave se denomina mieloablación.


Mielosupresión

Consecuencias

En personas con mielosupresión, la médula ósea no puede sintetizar cantidades adecuadas de células sanguíneas.

La siguiente tabla muestra esquemáticamente las funciones predominantes de las células sanguíneas y las consecuencias de su reducción patológica.


Globulo Funciones principales Consecuencias de una reducción
Eritrocitos (glóbulos rojos) Transporte de oxígeno en la sangre. Sensación de agotamiento físico, dificultad para respirar, fatiga fácil
Leucocitos (glóbulos blancos) Actividad inmune (prevenir y combatir infecciones) Mayor riesgo de infecciones, incluidas las graves.
Plaquetas (piastrina) Coagulación de la sangre Aparición de hematomas y sangrado anormal; mayor riesgo de hemorragia


En general, las consecuencias de la mielosupresión son tanto más graves cuanto más marcada es la reducción de las células sanguíneas.



De particular interés, en el campo oncológico, son los niveles de glóbulos blancos y especialmente de granulocitos neutrofílicos; esto se debe a que su disminución excesiva hace que el paciente sea susceptible al desarrollo de una amplia variedad de infecciones potencialmente mortales.

Teniendo en cuenta los peligros para la supervivencia del paciente, el uso de fármacos responsables de la mielosupresión está contraindicado en caso de:

  • infecciones graves en curso;
  • deterioro severo de la funci√≥n de la m√©dula √≥sea;
  • vacunaci√≥n reciente con cualquier vacuna viva (incluso si est√° atenuada).

También conviene tener en cuenta que:

  • la depresi√≥n de la m√©dula √≥sea por f√°rmacos mielot√≥xicos suele estar relacionada con la dosis (aumenta con el aumento de la dosis del f√°rmaco);
  • m√ļltiples combinaciones de f√°rmacos mielot√≥xicos pueden amplificar la mielosupresi√≥n por efecto aditivo o sin√©rgico;
  • la mielosupresi√≥n puede estar sujeta a efectos acumulativos de los mismos tratamientos de quimioterapia; significa que puede empeorar despu√©s de ciclos repetidos de tratamiento farmacol√≥gico.

Mielosupresión para quimioterapia

Muchos fármacos de quimioterapia tienen efectos negativos sobre los tejidos caracterizados por una alta tasa de recambio celular, como ocurre, por ejemplo, en los folículos pilosos, las mucosas o la sangre.

Las células sanguíneas, en particular, se sintetizan en la médula ósea en un proceso definido. hematopoyesis. Este proceso comienza con las células madre progenitoras, que poseen la capacidad de diferenciarse en las diferentes líneas hematopoyéticas que dan lugar a glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas respectivamente.


Los medicamentos de quimioterapia causan da√Īo a estas c√©lulas progenitoras, mientras que en general no crean un da√Īo significativo a las c√©lulas sangu√≠neas maduras.

Dado que la vida media de los gl√≥bulos blancos maduros es de 12-16 horas, la de las plaquetas es de 10-24 d√≠as y la de los gl√≥bulos rojos es de 100-130 d√≠as, el primer efecto de la mielosupresi√≥n de la quimioterapia es la deficiencia de gl√≥bulos blancos, mientras que la la escasez de gl√≥bulos rojos es la √ļltima en aparecer.



tratamiento

En el caso de mielosupresi√≥n grave, el tratamiento m√©dico es fundamental para intentar restaurar los niveles normales de c√©lulas sangu√≠neas. Entre otras cosas, estos √ļltimos representan un indicador importante para decidir cu√°ndo el paciente puede someterse a un nuevo ciclo de quimioterapia inmunosupresora; esto se debe a que repetir el tratamiento cuando los valores sangu√≠neos a√ļn son demasiado bajos representa un grave peligro para la vida del paciente.


Los tratamientos de la mielosupresión son diferentes, al igual que los propósitos relacionados:

  • profilaxis antibi√≥tica de amplio espectro y uso de estrategias y ayudas (lavado de manos, uso de mascarillas, guantes, etc.), hasta el aislamiento en salas "est√©riles": este tratamiento tiene como objetivo prevenir infecciones graves del paciente neutrop√©nico;
  • administraci√≥n de eritropoyetina y an√°logos de eritropoyetina: tienen el prop√≥sito de estimular la s√≠ntesis de gl√≥bulos rojos, previniendo la anemia;
  • administraci√≥n de factores de crecimiento espec√≠ficos para determinadas subpoblaciones de gl√≥bulos blancos (por ejemplo, filgrastim, lenograstim o pegfilgrastim);
  • administraci√≥n de interleucina-11: promueve la maduraci√≥n de los precursores plaquetarios en la m√©dula √≥sea;
  • Transfusiones de sangre: pueden ser necesarias transfusiones de sangre total o de sus componentes individuales (por ejemplo, plaquetas) para limitar las graves consecuencias relacionadas con la mielosupresi√≥n.

Algunos de estos tratamientos también se pueden realizar con fines preventivos.

El tiempo necesario para alcanzar el nadir (es decir, el punto más bajo de los valores de las células sanguíneas a lo largo del tiempo), así como el tiempo medio para la normalización de los valores sanguíneos en el paciente mielosuprimido, dependen del fármaco o combinación de fármacos. y dosis utilizadas. En términos generales, se necesitan de tres a seis semanas en promedio para una recuperación satisfactoria.


La aparición de complicaciones por mielosupresión, además de poner en peligro la vida del paciente, compromete la eficacia del tratamiento contra el cáncer; de hecho, puede provocar retrasos en los ciclos posteriores o una reducción de la dosis de quimioterapia administrada posteriormente.


A√Īade un comentario de Mielosupresi√≥n
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.