Los monstruos no existen, ¿es eso cierto?

Quien soy
Robert Maurer
@robertmaurer
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Los monstruos no existen, ¿es eso cierto?

Escrito y verificado por el psicólogo. ObtenerCrecimientoPersonal.

Última actualización: 15 2021 noviembre

De niños nos convencieron de que los monstruos solo existen en los cuentos de hadas. Nadie nos ha dicho nunca que, en realidad, parecen personas normales y caminan a plena luz del día. Como la pareja que primero fascina y luego maltrata y aniquila la autoestima; como padres que niegan el amor a sus hijos; como el terrorista que quita vidas inocentes; como el político capaz de iniciar una guerra.



Todos sabemos eso las palabras son importantes, que crean etiquetas y atribuciones que no siempre son del todo ciertas. El término “monstruo”, por ejemplo, tiene originalmente una connotación ficticia y literaria que no impide en absoluto que lo utilicemos de manera consistente para describir todos aquellos actos que a nuestros ojos no tienen lógica y representan el mal.

"Cualquiera que luche contra monstruos debe tener cuidado de no convertirse en un monstruo".

-Nietzsche-

Tenga en cuenta, sin embargo, que no hay base científica en este concepto, no hay textos legales con un capítulo sobre "Cómo entrevistar a una persona malvada o un monstruo"ni manuales de diagnóstico que nos ofrezcan un protocolo para identificarlos. Sin embargo, seamos realistas, es casi imposible que no usemos esta palabra para describir toda la gama de comportamientos que pisotean nuestro concepto de "humanidad".

Los expertos en psicología criminal dicen que que el término "monstruo" en referencia a una persona se utilizó por primera vez en los círculos policiales en 1790 en Londres. Las autoridades buscaban a un asesino fuera de lo común, perverso e inconcebible que había causado pánico en algunos barrios de Londres durante casi dos años. Era Jack el Destripador.



Monstruos de carne y hueso: gente desprovista de humanidad

La palabra "monstruo" aún conserva sus implicaciones originales, aquellas en las que lo sobrenatural se combina con el mal para dañarnos, para traernos desgracias. Como esto, cada vez que definimos a una persona con este término, en realidad lo estamos despojando de todos los atributos humanos, de toda esencia “natural”.

Si decíamos al principio que este término es una simple etiqueta, desprovista de cualquier sustento científico, debemos añadir también que los expertos lo han utilizado varias veces para perfilar perfiles criminales. Un claro ejemplo es lo ocurrido durante la década de 70 en Estados Unidos con Ted Bundy.

En el universo de la criminología, Bundy fue el asesino en serie más despiadado de la historia. Durante los interrogatorios, dejó en claro que probablemente había matado a cien mujeres. Una cifra a la que las autoridades han dado crédito dada la crueldad del personaje, a pesar de haber encontrado únicamente los cuerpos de 36 mujeres.

Bundy parecía ser un hombre brillante y admirable. Licenciado en derecho y psicología, aspirante a político y presencia constante en las actividades de la comunidad, parecía el puro reflejo de un triunfador, de una persona que tenía por delante un futuro de éxito.

Sin embargo, tras la desaparición de decenas y decenas de universitarios, se descubrió que su nombre estaba detrás de estas desapariciones y otros muchos actos difíciles de imaginar. Brutales asesinatos que dejaron boquiabiertas a las autoridades. Fue etiquetado como un "monstruo" no solo por las atrocidades que cometió, sino también por la complejidad de sus resultados en varias pruebas psicológicas a las que fue sometido.


La conclusión fue que Bundy no era ni psicótico ni drogadicto, y mucho menos alcohólico. No había sufrido daño cerebral y no padecía ninguna enfermedad psiquiátrica. Ted Bundy simplemente disfrutaba haciendo daño.


Hay otro lugar donde viven los monstruos: en nuestras mentes

Sabemos que nuestro mundo, nuestra realidad más cercana, es a veces como esos inquietantes cuadros de Brueghel el Viejo, donde el mal acecha en la multitud cotidiana, en la voz de las masas en una ciudad, conocida o desconocida, en una calle cualquiera. Sin embargo, Los monstruos que pueden hacernos daño no solo viven a nuestro alrededor. De hecho, el lugar donde más espacio ocupan es nuestra mente..

A veces el miedo, las emociones y los pensamientos pueden apoderarse de nosotros hasta el punto de encerrarnos en un lugar oscuro donde acabamos perdidos, asfixiados y aprisionados por nuestros demonios. Algunos escritores han sabido representar a la perfección ese viaje en el que entras en contacto con tus monstruos para conocerlos y hacerlos tuyos, para resurgir en la superficie libre de sus cadenas.

Dante lo hizo con Virgilio en la Divina comedia, Lewis Carroll lo hizo con Alicia en el país de las maravillas y Maurice Sendak lo hizo con Max en En el país de las criaturas salvajes. Este último libro es una pequeña delicia de la literatura infantil. La historia que cuenta nos invita a hacer muchas reflexiones, sin importar nuestra edad, sin importar nuestro origen. Porque a cualquiera le puede pasar ser víctima de estas garras internas, con las que los propios monstruos nos arrastran a un lugar que nos es ajeno.


“Cuando Max se puso su disfraz de lobo, tenía un gran deseo de gastar bromas, y finalmente su madre lo llamó “¡MONSTRUO! Y Max respondió: '¡AHORA TE COMO!'.

- "En la tierra de las criaturas salvajes", Maurice Sendak-

Esta pequeña obra nos permite hacer un viaje de la mano de un niño. Esta aventura nos recuerda que a veces hay que visitar este reino salvaje y quimérico, habitado por nuestras criaturas más bizarras y surrealistas. Cuidándose, sin embargo, de permanecer anclados a él, enfrentándolo y superándolo. Por supuesto no sin gritar, jugar sin reglas, enfadarse, reír, llorar...


Dejaremos nuestras huellas en la tierra de los monstruos y nuestras coronas oxidadas para luego levantarnos una vez más, sentirnos libres después de pasar por la oscuridad, purificados y sobre todo satisfechos de volver nuevamente a nuestra vida real con nuevas fuerzas. Porque sí, los monstruos de los que nos hablaban cuando éramos niños existen.

Sin embargo, aunque no nos sea posible controlar a las personas disfrazadas que pueblan nuestra vida exterior, debemos, sin embargo, ser capaces de asustar a todos aquellos que aparecen de vez en cuando en nuestra mente.

Añade un comentario de Los monstruos no existen, ¿es eso cierto?
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.