close
    search Buscar

    Lectura rápida: ejemplos prácticos

    Quien soy
    Robert Maurer
    @robertmaurer
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Técnicas prácticas para aprender a leer y… comprender más rápido.

    “No soy un lector veloz. Soy un entendido rápido ".

    Isaac Asimov

    La lectura rapida es uno de los temas más fascinantes y conocidos del mundo del crecimiento personal. La promesa de poder leer libros, informes o artículos completos en cuestión de minutos es el sueño oculto de cualquier estudiante y el santo grial de muchos que han entrado en el mundo laboral.



    Los libros, cursos y videos en youtube prometen enseñarle cómo leer un libro incluso antes de que el cajero de la librería haya terminado la factura, pero ... puede confiar en estos increíbles técnicas de lectura rápida?!

    En cuanto a mí, me decepcionaron muchas de las técnicas que prometían el cielo y la tierra, pero al mismo tiempo descubrí esos sencillos trucos prácticos que te permiten triplica tus habilidades de lectura, sin gastar una fortuna!

    ¿Cuál es el objetivo de tu lectura?

    Antes incluso de aprender técnicas extrañas de lectura rápida, debes hacerte una pregunta simple: "¿Por qué estoy leyendo este artículo / libro / texto?"

    ¿Quieres hacerte una idea general del tema? Tienes que memorizzare ¿Tiene prisa un libro de texto? ¿Necesita leer una presentación antes de reunirse con el cliente? ¿O simplemente quiere leer por placer?

    La lectura rápida no debería ser una obligación, sino una herramienta para usar en su beneficio. Establecer la meta de tu lectura prepara tu cerebro para asimilar información con la atención y… velocidad adecuadas.

    Pero eso es hablar: estás aquí para descubrir las técnicas secretas de lectura rápida, ¿verdad? ;-)

    El secreto de la lectura veloz

    En un artículo anterior les hablé de 3 malos hábitos que ralentizan tu lectura; tomar conciencia de estos "vicios" de lectura puede garantizarle mejoras sorprendentes. Pero si quiere ir más allá y acelerar su lectura aún más, necesita descubrir (redoble de tambor) el secreto de la lectura rápida.



    "¡Pero basta de estos secretos, leyes de atracción y varias tonterías!"

    Pues sí, tienes razón, en realidad no hay ningún secreto: la lectura veloz es solo una cuestión de entrenamiento.

    ¿Recuerdas a la maestra en la escuela primaria cuando te enseñó a leer una palabra a la vez o incluso una letra a la vez: si quieres aprender Lee rápido tendrás que pasar al siguiente nivel, o más bien a los siguientes 3 niveles:

    1. Aprender a leer bloques de palabras.
    2. Aprenda a leer bloques de palabras siempre más extenso.
    3. Aprenda a leer bloques de palabras cada vez más largos, tan pronto como sea posible.

    Ejemplos prácticos de lectura rápida

    "Sí, la historia de los niveles es bonita, pero todavía no me la has explicado cómo ¡¿Puedo leer más rápido ?! "

    Si quieres subir los 3 niveles del perfecto "lector de velocidad", tendrás que hacerlo paso a paso:

    1. Mide tu velocidad de lectura actual. En cualquier cambio, el primer paso es el conciencia. Comprender cuál es su velocidad de lectura actual le permitirá medir objetivamente sus mejoras, lo que lo motivará a cambiar. Prueba esto prueba de lectura rápida y… no hagas trampas: ¡también hay una prueba de comprensión al final!
    2. Vicios de lectura correcta. Como se describe en el mío artículo anterior, los 3 principales vicios de la lectura son: subvocalizar, insistir en palabras sueltas y volver atrás. Trate de prestar atención a estos errores al leer y su velocidad aumentará exponencialmente.
    3. Centrarse en la lectura. La concentración es la base de la lectura rápida. Si no está convencido, tome un libro y lea una página a su ritmo de lectura normal, calculando el tiempo de lectura. Ahora lea la página siguiente con total concentración, haciendo un esfuerzo por leer lo más rápido posible. ¿Notas alguna diferencia en los tiempos de lectura?
    4. Lucha contra las inseguridades. Existe una extraña conexión entre la lectura rápida y estima. A menudo sentimos la necesidad de detenernos en palabras individuales durante mucho tiempo porque tememos no haberlas entendido: en realidad, nuestro cerebro asimila las palabras al instante y es solo nuestra inseguridad la que nos frena o nos hace retroceder. Para combatir esta inseguridad existen técnicas prácticas muy efectivas, que se denominan métodos de autoaprendizaje: el propósito de estas técnicas es utilizar herramientas que dicten el ritmo de lectura en sus ojos. ¿Puedes pensar en alguien? Digamos que están "a mano"… ;-) Utilice sus dedos o una hoja de papel para desplazarse rápidamente por el texto que está leyendo. Para mejorar continuamente sus habilidades de lectura rápida, intente salir de su zona de confort moviendo los dedos más rápido que su ritmo natural de lectura.
    5. Entrena constantemente. Para sobresalir en las técnicas de lectura rápida, como se mencionó, el entrenamiento constante es esencial. Siga disfrutando de cada palabra de su lectura placentera, pero al mismo tiempo no pierda la oportunidad de practicar su lectura rápida. En una sociedad donde la televisión dicta la opinión pública, un lector ávido puede marcar la diferencia.

    Bueno, ¿cómo fue la prueba de lectura rápida? Mejoras Déjame saber los resultados en los comentarios.



    Añade un comentario de Lectura rápida: ejemplos prácticos
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.