close
    search Buscar

    Lapsus verbal: ¿Qué hay detrás de estos errores?

    Quien soy
    Robert Maurer
    @robertmaurer
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    ¿Quién nunca se ha equivocado al hablar y no ha
    confundido una palabra con otra? Está comprobado que cada 1.000 palabras se comprometen
    uno o dos errores. Si consideramos que el ritmo medio de expresión verbal es
    de 150 palabras por minuto, cometería un error cada siete minutos de
    la conversación continúa. En resumen, todos los días nos comprometeríamos en promedio entre 7 y
    los 22 errores verbales.

    Sigmund Freud en 1901 acuñó el término "fehlleistungen"
    (servicio perdido) para definir estos errores. Freud consideró que sí
    era un pensamiento, necesidad o deseo inconsciente, que se revelaba
    de esta manera a través del habla. Así fue como el famoso "Lapso freudiano"El empezó
    ser utilizado para explicar un comportamiento extraño y a veces vergonzoso,
    como cuando un hombre saluda a la bella esposa del propietario
    diciendo "feliz de ganar" porque realmente
    Sentiría atracción sexual por esta mujer y le gustaría intimidarla.
    su marido. De cualquier manera, un 
    Rudolf Meringer, contemporáneo de Freud, ofreció muchas explicaciones
    menos "sensual" por estos errores. Según este filólogo, los errores
    lingüístico sería simplemente "cáscaras de plátano" en las que se desliza
    en el curso del habla, simples cambios accidentales o sustituciones de
    unidades lingüísticas, ni más ni menos. Sin embargo, la investigación moderna ha retomado este tema, pero
    desde una perspectiva diferente. De hecho, Gary Dell, profesor de lingüística y
    psicología de la Universidad de Illinois, sostiene que los lapsus linguae son el ejemplo
    la capacidad de una persona para usar el lenguaje y sus componentes. En su opinión, los conceptos, palabras y sonidos,
    están interconectados en el cerebro a través de tres redes: léxica, semántica y
    fonológico. La palabra proviene de la interacción de los mismos. Pero a veces, las redes
    que operan a través de un proceso que él llamó "propagación de activación",
    se mueven de forma intermitente. Por tanto, a veces el resultado es un desliz o un error en la
    formación del habla. Por ejemplo, imaginemos que queremos decir el
    palabra "cultivar". En este punto nuestra mente activa una red semántica
    que se compone de más o menos 30.000 palabras. Entonces todo el
    significados relacionados con la palabra cultivar e incluso el nuestro
    experiencias personales con el mismo. Al mismo tiempo, nuestra red
    fonológico debe tomar medidas para buscar los sonidos apropiados que permitan
    pronunciar la palabra. Y no solo eso, también debemos buscar la correspondencia
    gramática para que la palabra suene bien en la oración. Como puedes imaginar, es
    Es muy fácil que nuestro cerebro se confunda. Seria extraño que no sea
    ¡hizo! Por esta razón, a veces solo pronunciamos los primeros
    sílabas de la palabra incorrecta ya que inmediatamente nos damos cuenta del malentendido.
    Por supuesto, será mucho más fácil confundir palabras que suenen similares,
    tales como: hospitalidad y hostilidad, insinuar y establecer. Por lo tanto, la
    la mayoría de los deslizamientos de la lengua no son más que "cáscaras de plátano" en
    cuál se desliza, producido por una "sobrecarga" de trabajo cerebral. ¡Pero otros no lo son! De hecho, algunos errores verbales pueden ser
    causado por la incidencia de significados. Por ejemplo, cuando pensamos en el nombre
    inmediatamente me vienen a la mente las experiencias de una persona
    sí mismo. De esta manera, estas experiencias o deseos podrían estar ahí.
    causa del error. En resumen, se trataría de deslices verbales provocados por
    pensamientos intrusivos. El problema radica en el hecho de que cuanto más hay
    tratamos de suprimir estos pensamientos y cuanto más se vuelven frecuentes y,
    No sería extraño que se presentaran a través de errores lingüísticos.
    Obviamente, cuanto más distraídos estemos, más errores cometemos. Esto lo demuestra un curioso experimento.
    desarrollado por la Universidad de California, en el que los psicólogos preguntaron
    algunos hombres heterosexuales para hablar de su trabajo frente a una mujer
    vestida de manera provocativa. Como resultado, estos hombres estaban cometiendo más
    deslices verbales de carácter sexual con respecto a quienes habían sido entrevistados por un
    otro hombre. Por supuesto, esto sucede porque nuestros cerebros tienen uno.
    capacidad limitada para mantener la atención y no puede controlar tantos
    procesos al mismo tiempo. Habría una solución para evitar estos errores
    bastante simple: habla despacio para reflexionar sobre lo que diremos.
    Añade un comentario de Lapsus verbal: ¿Qué hay detrás de estos errores?
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.