¡La vida no es justa!

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias

 

 

¿Te ha pasado alguna vez sentirte frustrado y haber exclamado desde lo más profundo de ti mismo: la vida no es justa? Probablemente si. Al simpático personaje de un cómic satírico que acaba de ser alcanzado por un rayo y que maldiciendo desesperadamente le pregunta al cielo: "¿Por qué yo?" el cielo disfrazado de Dios responde rápidamente: "¿y por qué no?" 

Lo cierto es que la mayoría de nosotros luchamos durante buena parte de nuestra vida tratando de aceptar que la vida no siempre se basa en lo que consideramos "correcto". A veces no entendemos por qué las personas no obtienen lo que merecen (o lo que creemos que se merecen, que no es lo mismo). Esperamos que si alguien se porta mal será castigado y si alguien es bueno, será recompensado. Pero la vida no resulta tan simple. A veces, la ecuación se aplica de esta manera, a veces no. 



Entonces es difícil para nosotros aceptar la realidad, porque queremos engañarnos a nosotros mismos que todo sigue reglas simples. En otras palabras, la ecuación: malas acciones = castigo, buenas acciones = recompensa, nos da una sensación de control y seguridad, ya que sabemos a grandes rasgos qué consecuencias enfrentaremos dependiendo de nuestro comportamiento. Estas ecuaciones nos hacen sentir más seguros y confiados, pero cuando descubrimos que no siempre se aplican, nos sentimos muy decepcionados y frustrados. 

Por supuesto, esto no quiere decir que las personas que se esfuerzan no obtengan una recompensa. Por ejemplo, si haces ejercicio todos los días y sigues una dieta saludable, ayudarás a minimizar (al menos estadísticamente hablando) el riesgo de desarrollar muchas enfermedades, incluso fatales.

Pero esto no es garantía de que nunca nos enfermaremos, ya que existen otros determinantes, como la herencia genética y la contaminación ambiental, que no podemos controlar. En resumen, las ecuaciones lineales mencionadas anteriormente se pueden aplicar y, si vivimos siguiendo su lógica, tendremos buenas oportunidades para obtener beneficios o, por el contrario, encontrarnos en problemas. ¡Pero no siempre es así! 



La parte curiosa que se da es que no nos alegramos cuando nos levantamos y es un día hermoso y soleado o cuando nos dan un aumento de sueldo, solo consideramos que la vida no está bien cuando algo está mal "bien". según nosotros, pero casi nunca aprovechamos para disfrutar de momentos felices en los que la vida va bien y nos da satisfacción. 

Con esto quiero decir que hay personas que tienden a enfatizar constantemente el lado injusto de la vida minimizando sus aspectos positivos, creando así un camino de infelicidad permanente. Por ejemplo, si salimos a caminar y empieza a llover, no deberíamos pensar de inmediato: ¿por qué me está pasando esto ahora?

En realidad, está lloviendo para todos, llueva o no llueva, nos guste o no, esto es algo que no podemos controlar. Por último, de nada sirve preguntarnos si es más o menos acertado que el día que hemos elegido para pasear sea lluvioso. En este caso, en lugar de arruinar nuestro día, simplemente deberíamos optar por hacer otras cosas igualmente agradables o tal vez simplemente salir con un paraguas. 


En resumen, pensamientos como: "la vida no es justa" y "porque soy yo" son a veces formas que simplemente nos hacen tomar una actitud derrotista excesivamente condicionada por agentes externos que, al no poder cambiarlos, hacen la vida menos placentera. Entonces, ¿cuál es el consejo?

Salimos siempre con paraguas (al menos en invierno), vivimos cada minuto de la vida como si fuera el último, tomamos la vida como viene y tratamos de sacar lo mejor de cada situación.


  • 3
Añade un comentario de ¡La vida no es justa!
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.