La moralidad es una forma de violencia.

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias
La moralidad es una forma de violencia.

La violencia psicológica que se esconde detrás del hábito de moralizar muchas veces pasa desapercibida. Así, las actitudes agresivas y humillantes pueden llegar a ser admiradas y defendidas.

Última actualización: 18 de marzo de 2020

Hacer moralejas es una forma de violencia psicológica con la que se intenta imponer una serie de valores a través de la desaprobación y la reprobación. el objetivo es generar sentimientos de culpa en los demás y no construir principios éticos.



La violencia psicológica que se esconde detrás del hábito de moralizar muchas veces pasa desapercibida. Imponer valores o principios, cuando estos son compartidos, es en muchos casos alabado. Así, las actitudes agresivas y humillantes pueden llegar a ser admiradas y defendidas.

Quienes recurren a la moralización lo hacen con un pretexto muy concreto: hacer el bien al mundo. Su finalidad es que los demás se adapten a determinados valores, aunque para ello utiliza métodos reprobables. Si los destinatarios de la agresión no obedecen, muchas veces se convierten en objeto de críticas, desprecio, denuncia pública y persecución.

“Quien use su moralidad como su mejor traje, estaría mejor desnudo”.

-Khalil Gibran-

En general, el ciclo de moralización comienza con actitudes paternalistas. Personas que venden consejos rápidos sin que nadie les pregunte. Se valoran mutuamente como si su juicio fuera valioso. La peor parte es que estas personas a menudo son cualquier cosa menos modelos a seguir. Sin embargo, suelen ocupar un rol o posición que confirma su creencia de que son mejores que los demás.

Hacer la moraleja y someterse

La característica principal de la moralización es tratar de imponer patrones específicos de comportamiento a los demás. La palabra clave en la dinámica descrita es una sola: imponer. La persona quiere que su discurso axiológico o valorativo sea adoptado por los demás, por una única razón indiscutible: es el único que puede ser adoptado.



Quienes adoptan tal actitud se consideran moralmente superiores. Porque es padre o madre, porque es jefe, psicólogo, cura o simplemente porque tiene más habilidades verbales que otros. A veces se piensa que ocupar altos cargos otorga el derecho a influir en la conducta de los demás. No es tan.

La moral y la ética, cuando son auténticas, deben basarse en el flujo de reflexión y creencia. No deben imponerse por presión o por miedo o compulsión. Es cierto que en la infancia, los niños necesitan la guía de sus padres para integrarse constructivamente en la sociedad y la cultura. Sin embargo, hay una gran diferencia entre educar y moralizar. El primero tiene como objetivo crear conciencia; el segundo para comprobar.

Violencia asociada a la moralización

La moralización es en sí misma una forma de violencia psicológica. En primer lugar porque implica que el otro es moralmente inferior, basado en una jerarquía que en realidad es bastante artificial. ¿Quién puede determinar si un ser humano es moralmente superior a otro? ¿Cómo podemos estar completamente seguros de que una persona es éticamente más consistente que la otra? ¿Están totalmente claros los motivos e intenciones en que se basa su conducta?

No son pocos los casos de líderes religiosos de doble cara, por no hablar de los políticos. Pero lo mismo les puede pasar a los padres o maestros. Si bien estas figuras son plenamente conscientes de los valores que pretenden difundir, la primera demostración de superioridad moral radicaría en la capacidad de respetar la individualidad y la integridad de los demás.


Por otro lado, estas actitudes no se limitan a una actitud proselitista. Suelen ir acompañados de gestos de aprobación o desaprobación., dando lugar al campo de la manipulación y, por tanto, de una mayor agresión hacia los demás.



Otras características

La moralización suele ir acompañada de una serie de actitudes que demuestran una falta de respeto y un deseo de control. Por ejemplo, es fácil que los moralizadores se sientan con derecho a cuestionar al otro. ¿A donde vas? ¿Qué vas a hacer? ¿Por qué hiciste esto? ¿Qué me estás escondiendo?

También usan fácilmente el tono imperativo: "Haz esto". Intentan conducir para confirmar su supuesta superioridad. Asimismo, tienden a ganarse el derecho a interpretar las acciones de la otra persona: "Sólo lo hiciste porque te convenía".


Vienen a ridiculizar, subestimar y regañar a quienes no se comportan como ellos. Su objetivo es provocar sentimientos de culpa o vergüenza.. No porque estén realmente preocupados por la moral de los demás, sino por el deseo de convertirse en jueces de un pensamiento que es ley para todos. La verdadera moralidad no tiene nada que ver con nada de esto.

Añade un comentario de La moralidad es una forma de violencia.
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.