La melancolía que se apodera de la mente

Quien soy
Robert Maurer
@robertmaurer
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias
La melancolía que se apodera de la mente

La melancolía afecta a alrededor del 2 % de la población y, en general, responde muy bien a los enfoques terapéuticos actuales

Escrito y verificado por el psicólogo. ObtenerCrecimientoPersonal.

Última actualización: 15 2021 noviembre

La melancol√≠a tiene muy poco po√©tico y evocativo. Es un vac√≠o informe, un anhelo del ayer que empa√Īa el presente. Pocos estados nos sumergen en tal estado de inmovilidad, cansancio y agotamiento ps√≠quico hasta el punto de delinear una forma muy particular de depresi√≥n que en muchos casos puede llegar a ser bastante severa.



Víctor Hugo decía que la melancolía es la alegría de estar triste. Stendhal opinaba que las personas que se dedican a la escritura, la pintura o la poesía son propensas a la melancolía. Como vemos, este estado emocional siempre ha estado relacionado con el impulso natural que conecta al ser humano con la creatividad. Al lado más virtuoso y profundo de nuestro ser que explota la tristeza a su favor.

"La melancolía es una neblina llena de tristeza que lo cubre todo".

-HG Longfellow-

Sin melancol√≠a, la tinta se acaba, sol√≠an pensar los rom√°nticos. Sin embargo, lo que los artistas de esa √©poca olvidaron es que los griegos acu√Īaron este t√©rmino para diagnosticar lo que hoy conocemos como depresi√≥n. Fue Hip√≥crates quien sugiri√≥ que la melancol√≠a era un exceso de bilis negra, que contribu√≠a a que la persona se sintiera desmoralizada, asustada, triste, etc.

Posteriormente, Sigmund Freud comenzó a profundizar en esta idea para darle una verdadera base clínica. La melancolía, por tanto, no es mera tristeza, al menos no ese estado estimulante capaz de sacar a relucir nuestras musas. Es como la metáfora cinematográfica que nos presenta Lars Von Trier en su famosa película. Un planeta llamado depresión que, en cualquier momento, puede chocar contra nosotros destruyéndolo todo.



Cuando la melancolía llama a nuestra puerta

Todos podemos experimentar tristeza en un momento dado. Percibir ese vacío en el que se cuela la melancolía, en el que se introducen recuerdos del ayer que nos hacen ver el presente con un aura de dolor. Normalmente estos estados son puntuales y limitados en el tiempo. No solo eso, los psicólogos también nos recuerdan que aunque la tristeza muchas veces tiene un efecto halo (lo cubre todo), deja espacio para otros sentimientos, pensamientos y motivaciones.

Sin embargo, cuando la melancol√≠a se instala en nuestras vidas, no deja ni un rinc√≥n libre. La persona deja de sentir placer, curiosidad, inter√©s. Rey, Savard y Post (1980) definen el estado melanc√≥lico como ‚Äúinaccesibilidad afectiva‚ÄĚ. La persona tiene una clara incapacidad para experimentar cualquier tipo de sentimiento, incluida la tristeza. En realidad hay una alteraci√≥n completa de la emoci√≥n.

Por otro lado, hay que recordar un aspecto no menos importante. En la nueva edici√≥n del DSM-V (Manual Diagn√≥stico y Estad√≠stico de los Trastornos Mentales) la melancol√≠a parece ser descrita como un subg√©nero de la depresi√≥n mayor. Hay quienes no est√°n de acuerdo con esta clasificaci√≥n y prefieren verlo como un trastorno afectivo reconocible y separable. Sin embargo, debemos tener claro que se trata de un trastorno depresivo con unas caracter√≠sticas bien definidas. Ve√°moslos a continuaci√≥n. 

¬ŅCu√°les son los s√≠ntomas de la melancol√≠a?

La principal característica de la persona melancólica es la incapacidad de sentir afecto.. No hay alegría, ni interés, y mucho menos la típica emotividad asociada a la tristeza que puede traducirse en lágrimas o en una expresión de malestar. La melancolía es quietud, vacío y un deseo perenne de algo que el sujeto es incapaz de definir.


También se destacan el retraso psicomotor, la dificultad para pensar, el agotamiento físico y mental perenne. Otro rasgo frecuente es la incapacidad de explicar el propio estado emocional, de conectar con la propia realidad interior y de poder comunicar con palabras lo que está pasando, lo que se siente.


Finalmente, un factor que suele diferenciar la depresi√≥n melanc√≥lica de otras formas de depresi√≥n es la incapacidad para pensar. En otros trastornos depresivos el sujeto experimenta un gran n√ļmero de pensamientos nerviosos, obsesivos y agotadores, entre los que no faltan las ideas suicidas. En la melancol√≠a esto no sucede.

En palabras del psic√≥logo Giovanni Stanghellini, ‚Äúsi la depresi√≥n mayor es un naufragio con espectador, la melancol√≠a se asemeja a un naufragio sin espectador‚ÄĚ. En otras palabras, mientras que la persona deprimida generalmente trata de encontrarle sentido a su depresi√≥n, la persona melanc√≥lica est√° confinada a s√≠ misma y no ve ni siente nada..


Abordaje terapéutico para tratar la melancolía

El tratamiento que recibir√° la persona melanc√≥lica depender√° del diagn√≥stico recibido. Como sabemos, no existe un √ļnico tipo de depresi√≥n, por lo que cuando la melancol√≠a aparece como categor√≠a descriptiva pueden ocurrir varias cosas. La primera es que estamos en presencia de una persona con depresi√≥n mayor, depresi√≥n melanc√≥lica bipolar, s√≠ndrome de Cotard o una melancol√≠a delirante o no delirante.

Todo dependerá de la valoración de los profesionales y del caso particular de cada paciente. En la mayoría de los casos, y dado que muchas veces la raíz de este cuadro clínico es biológica, la persona responde muy bien al tratamiento farmacológico. De igual forma, la terapia cognitivo-conductual se presenta como una estrategia con buenos resultados.


Finalmente, en casos más severos como depresiones profundas, se requerirán otros tratamientos psiquiátricos y un seguimiento más cercano y constante. En todo caso, es uno condición psicológica que afecta a alrededor del 2% de la población y que en general responde muy bien a los enfoques terapéuticos que tenemos hoy.

A√Īade un comentario de La melancol√≠a que se apodera de la mente
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.