close
    search Buscar

    La leyenda del hilo rojo

    Quien soy
    Robert Maurer
    @robertmaurer
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    Una noche, de camino a casa, un niño se encontró con un anciano en
    pies bajo la luz de la luna. El hombre le dijo al niño que estaba atado a su futuro.
    esposa le dio un hilo rojo, y señaló a la mujer a la que estaba destinado. El niño, que no estaba en absoluto interesado en conocer a su "futura" esposa,
    arrojó una piedra a la niña y huyó. Años más tarde, el niño se había convertido en un joven y sus padres
    se encargaron de organizar su boda, buscando la esposa ideal para
    él, como era la costumbre en ese momento en esa cultura. Encontré al socio y concluyó
    la boda, la primera noche de bodas, la esposa se unió a su esposo
    en su habitación, la joven tenía el rostro cubierto con un velo. Mediante la eliminación
    el velo el joven vio la belleza de su esposa por primera vez y permaneció
    asombrado, pero también notó un adorno que la niña usaba
    ceja. Entonces el niño le preguntó a su esposa qué escondía el adorno, y ella le dijo que cuando era niño, una noche con luna llena, conoció a un niño.
    quien le arrojó una piedra provocándole una herida que le había dejado una mala
    cicatriz. El adorno se usó para tapar la marca de esa noche. El joven no sabía que esa noche de su infancia, el anciano de él
    conocido no era otro que Yue Xia Lao, un hombre que, según la leyenda
    popular, vive en la luna y todas las noches sale a buscar a los que están entre las almas
    están predestinados. Luego los ata con un fino hilo rojo para que no
    ya no se puede perder. Esta leyenda china, de la que hay varias versiones, es conocida
    también en Japón y habla de los hilos invisibles que nos unen a otras personas,
    hilos que pueden enredarse o estirarse, pero nunca romperse.

    Paulo Coelho, reflexionando sobre esta leyenda, dijo:

    “Dicen que a lo largo de nuestra vida tenemos dos grandes amores: uno es
    aquel con quien te casas y vives para siempre, y que tal vez sea el padre o el
    madre de nuestros hijos ... Esa persona con la que tienes la mayor interpenetración
    y quieres pasar el resto de tu vida ... Y dicen que hay un segundo gran amor, una persona que siempre perderemos.
    Alguien a quien estamos vinculados desde el nacimiento, tan vinculados que la fuerza
    de la química, escapar de la razón siempre le impedirá tener una feliz
    fin. Hasta que un día, ambos dejan de intentarlo ... Se dan por vencidos y
    comienzan a buscar a la otra persona que eventualmente encontrarán. Pero te aseguro que no pasará ni una noche sin necesitar otro beso de ella,
    o al menos para discutir una vez más… Todos saben de lo que estoy hablando, porque mientras leen, entraron
    cuidado con su nombre. Se librarán de él o ella, dejarán de sufrir, podrán encontrar
    paz (la reemplazarán tranquilamente), pero no pasará un día sin su deseo
    estar a su lado para molestarlos. Porque, a veces, se libera más energía al discutir con alguien que amas,
    en lugar de hacer el amor con alguien a quien aprecias ”.

    El hilo rojo: ¿Destino o recuerdo del pasado?

    De hecho, el lado más interesante de esta leyenda es que todos tenemos
    varios hilos rojos a seguir y muchas decisiones que tomar, especialmente si
    queremos avanzar en la vida. Algunas de estas decisiones son realmente dolorosas,
    pero necesarios, otros son errores, puros y simples, por eso, en nuestras relaciones siempre debemos encontrar un equilibrio. Es mucho
    dañino dejarse llevar sólo por el corazón como es seguir sólo el
    razón. Las personas especiales no solo son especiales por lo que son, sino también
    por la relación que hemos establecido con ellos, por los recuerdos que tenemos
    construidos juntos y, por supuesto, en el momento en que entraron en el
    nuestra vida Esta combinación de factores crea una relación única e irrepetible. Por lo tanto,
    siempre será parte de nuestra memoria, y el hilo rojo no se romperá. Sin embargo,
    esto no significa que debamos aferrarnos al pasado pensando en él
    continuamente. En cambio, en este punto es importante aprender a recordar, sin
    dolor, sin resentimiento y sin nostalgia, todos estamos unidos por hilos invisibles a las personas importantes que tenemos
    pasado, pero eso no debería impedirnos vivir en el presente. Esos hilos
    los rojos no tienen que convertirse en cargas pesadas sino en puentes que nosotros
    se conectan con lo que hemos sido. No podemos olvidar a la gente que
    amamos, pero podemos aprender a vivir con ello sin que suponga una carga
    para nuestro presente. El hilo rojo no debe limitar nuestro futuro,
    más bien debe convertirse en un bonito recordatorio de nuestro pasado.
    • 22 Obtener crecimiento personal
    Añade un comentario de La leyenda del hilo rojo
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.