La envidia siempre presente en nuestra vida

Quien soy
Joe Dispenza
@joedispenza
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias
La envidia siempre presente en nuestra vida

Última actualización: 23 de diciembre de 2014

La envidia es una emoción desagradable, que provoca comportamientos desfavorables y consecuencias para quienes nos rodean. Este es sin duda uno de los problemas emocionales más comunes, y quizás uno de los que menos se habla. ¿Cómo afecta la envidia a nuestra vida? La envidia es una emoción que nos lleva a desear algo que alguien tiene oa querer experimentar lo que otro está experimentando. Envidiar es querer algo que otros tienen. Podemos tener envidia de un trabajo, de un auto, de un buen esposo, del carisma de un amigo, del físico de alguien, etc.; todo lo que no tenemos y pensamos que necesitamos tener para ser felices, como la fama y el éxito. El objetivo es siempre “tener más”. 



¿Qué implica la envidia?

El hecho de estar constantemente envidiando algo nos lleva a estar constantemente insatisfechos y quejándonos, y poco a poco nos va destruyendo sin que nos demos cuenta. Poco a poco, nuestra visión de las cosas se encoge, nos hace ver todo a través de una pátina de niebla, que no nos permite ver nada más que a nosotros mismos. Para las personas envidiosas, el tiempo se desvanece, se dedica a querer lo que otros tienen, expresar opiniones y juzgarlos, en lugar de realizar sus sueños.

La envidia nos aleja de nuestras metas, dirigiendo nuestras energías en la dirección equivocada, o “el otro”, en lugar de buscar las mejores oportunidades dentro de nosotros mismos. Se trata, por tanto, de una emoción compleja y cegadora, que nos hace olvidar que somos los protagonistas de nuestra vida, convirtiéndonos en víctimas que pierden el tiempo, en lugar de vivir bien y dejar que los demás vivan como les plazca. Como dijo Napoleón Bonaparte: "La envidia es una declaración de inferioridad". Sin embargo, la envidia, como veremos más adelante, es una emoción que podemos evitar, ya que podemos dejarla de lado y dejar de quejarnos e intentar conseguir nuestros objetivos.



Envidia positiva y envidia negativa.

La envidia positiva es la que sentimos cuando nos damos cuenta de que el otro tiene algo que nos gustaría pero no tenemos, pero que nos lleva a hacer todo lo posible por conseguirlo. Con esto queremos decir que nos damos cuenta de que el otro ha trabajado más que nosotros para conseguir ese algo y que nosotros debemos hacer lo mismo. Es saludable porque no nos causa dolor ni frustración. Sin embargo, existe otro tipo de envidia, que es peor porque continuamente genera malestar, infelicidad, dolor y frustración porque no tienes todo lo que tienen los demás. Esto nos hace incapaces de conseguir lo que queremos.

Es una emoción destructiva. Este último tipo de envidia ciega a las personas y no les permite comprender el valor de su vida, porque niegan el valor de todo lo que tienen. Toda su vida quieren vivir la de otra persona, sin pensar que probablemente para alcanzar esas metas no serían capaces de soportar y pasar por todas las dificultades que conducen al éxito. Un dicho popular explica muy bien este concepto: "Si quieres mi éxito, toma también mi fracaso". Por eso es importante tener en cuenta que muchas de las personas que hoy en día disfrutan de una vida privilegiada han sido constantes y pacientes, dando sus frutos con trabajo, esfuerzo y con el deseo continuo de intentar superarse poco a poco cada día.

 Â¿Cómo podemos combatirlo?

La envidia se combate pensando en nosotros mismos, nuestra búsqueda personal es lo que da sentido a nuestra vida. Nuestras metas, nuestras metas, nuestros sueños y propósitos fortalecerán nuestra energía y nuestra forma de comportarnos. Cada meta alcanzada por otros puede transformarse en un desafío para nosotros mismos, una fuente de inspiración. Es mejor admirar que envidiar. Cuando envidiamos, la intención que se transmite es destruir a los demás, pero cuando admiramos sólo expresamos nuestro deseo de aprender a obtener algo de alguien que ya lo ha logrado. Soñar, hacer planes y ser un poco mejor cada día son la clave para entender que las limitaciones son solo mentales. También debemos entender que no debemos competir con nadie, ni demostrarle nada a nadie y mucho menos debemos lograr lo que otro ha logrado lograr porque lo importante es tratar de superar nuestras metas y nuestros límites. ¡Tenemos que ser la mejor versión de nosotros mismos!



Imagen cortesía de Ultrashock

Añade un comentario de La envidia siempre presente en nuestra vida
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.