La dignidad es el lenguaje de la autoestima.

La dignidad es el lenguaje de la autoestima.

Escrito y verificado por el psicólogo. ObtenerCrecimientoPersonal.

Última actualización: 15 2021 noviembre

La dignidad no es el resultado del orgullo, es un bien precioso que no podemos darnos el lujo de dar a los demás o perder a la ligera. La dignidad es autoestima, respeto por uno mismo y salud. Es también la fuerza que nos levanta del suelo cuando hemos roto nuestras alas, con la esperanza de llegar a un punto lejano donde nada duela, donde podamos volver a mirar el mundo con la frente en alto.



Podr√≠amos decir con seguridad que hoy en d√≠a pocas palabras tienen tanta importancia como la que da t√≠tulo a este art√≠culo. Fue Ernesto S√°bato quien dijo hace unos a√Īos que, al parecer, la dignidad de la persona humana no fue prevista en este mundo globalizado. Todos podemos verlo todos los d√≠as, nuestra sociedad est√° cada vez m√°s articulada en una estructura en la que poco a poco vamos perdiendo m√°s y m√°s derechos, m√°s oportunidades e incluso libertades.

"Más allá del dolor y la alegría, está la dignidad del ser"

-Marguerite Yourcenar-

Sin embargo, y es interesante tener esto en cuenta, son muchos los fil√≥sofos, soci√≥logos, psic√≥logos y escritores que intentan ofrecernos estrategias para dar forma a lo que denominan la ‚Äúera de la dignidad‚ÄĚ. De hecho, creen que ha llegado el momento de definirse, de hacer o√≠r nuestra voz y de trabajar nuestras fortalezas para encontrar una mayor satisfacci√≥n en el entorno que nos rodea y generar un cambio significativo en esta sociedad cada vez m√°s desigual.

personalidad como Robert W. Fuller, f√≠sico, diplom√°tico y educador, han puesto en juego un t√©rmino que sin duda empezaremos a escuchar m√°s a menudo. Esto es "rankismo". Este t√©rmino engloba todas aquellas conductas que d√≠a tras d√≠a nos van arrebatando la dignidad: ser intimidados por terceros (parejas, jefes, compa√Īeros de trabajo), ser acosados, sexistas e incluso ser v√≠ctimas de la jerarqu√≠a social.



Todos, en alg√ļn momento de nuestra vida, hemos sentido que hemos perdido nuestra dignidad. Ya sea por una relaci√≥n abusiva o porque hicimos un trabajo mal pagado, siguen siendo situaciones con un alto costo personal. Exigir un cambio, ponernos de nuestro lado y luchar por nuestros derechos nunca ser√° un acto de orgullo, sino una expresi√≥n de nuestro atrevimiento a ser valientes.

Dignidad en la obra de Kazuo Ishiguro

Lo El escritor brit√°nico de ascendencia japonesa Kazuo Ishiguro gan√≥ el Premio Nobel de Literatura 2017. El gran p√ļblico conoce en particular una de sus novelas, ‚ÄúLo que queda del d√≠a‚ÄĚ, obra a partir de la cual se realiz√≥ tambi√©n una pel√≠cula verdaderamente excepcional. Lo m√°s extra√Īo es que no todos entienden cu√°l es el argumento central de este minucioso, a veces enloquecedor, pero siempre magn√≠fico libro.

Podríamos pensar que "Lo que queda del día" se trata de una historia de amor. De un amor cobarde y de barreras por las que los amantes nunca llegan a tocarse la piel y las pupilas se pierden en otra parte, en cualquier otro lugar que no sea el amado. Quizá podamos deducir que el libro es la historia de una casa y sus habitantes, amos y sirvientes, y de cómo un noble, Lord Darlington, busca la amistad de los nazis ante la pasividad de su mayordomo, testigo de los actos de su amo. traición a la patria.

Podr√≠amos decir esto y mucho m√°s, porque es la magia de los libros. Sin embargo "Lo que queda del d√≠a" habla de dignidad. La dignidad del personaje que es el narrador y que, a su vez, es el protagonista de la historia, el se√Īor Stevens, mayordomo de Darlington Hall.


Toda la novela es un puro mecanismo de defensa, un continuo intento de justificación. Estamos ante una persona que se siente digna y honrada por el trabajo que realiza, pero este trabajo no es más que el reflejo de la servidumbre más cruda y absoluta, donde no hay lugar para la reflexión, para la duda, para el reconocimiento de su emociones y menos por amor.


Sin embargo, hay un momento en que la imagen del "gran mayordomo" se desmorona. Durante la cena, uno de los invitados de Lord Darlington comienza a hacerle una serie de preguntas al Sr. Stevens para demostrar la completa ignorancia de las clases bajas. Un ataque directo a su "yo", en el que el mayordomo se hace a un lado para dejar espacio al hombre. heridos, que nunca tuvieron dignidad y que vivían escondidos bajo una armadura. El hombre que se negó a sí mismo el verdadero amor para servir a los demás.

Recuperar y fortalecer su dignidad

Es ciertamente curioso ver c√≥mo el observador externo, el lector que viaja de p√°gina en p√°gina en libros como ‚ÄúLo que queda del d√≠a‚ÄĚ, se da cuenta inmediatamente de c√≥mo se est√° manipulando a una determinada persona o de c√≥mo se est√° tejiendo un laborioso autoenga√Īo para justificar cada acto inexplicable a sus ojos. Nosotros tambi√©n podemos encontrarnos haciendo trabajos muy similares a los del mayordomo de Darlington Hall.


‚ÄúLa dignidad no consiste en poseer honores, sino en la conciencia de merecerlos‚ÄĚ.

-Aristóteles-

Podemos encontrarnos d√°ndolo todo por amor, por esa relaci√≥n da√Īina, t√≥xica y hasta debilitante. A veces amamos con los ojos cerrados y el coraz√≥n abierto, sin darnos cuenta de que ese v√≠nculo est√° destruyendo hilo a hilo todo el tejido de nuestra autoestima.. Quiz√°s llevamos mucho tiempo haciendo este trabajo mal pagado, en el que no somos apreciados, dejando escapar la vida y la dignidad‚Ķ Pero qu√© quieres hacer con eso, los tiempos son los que son y siempre es mejor saberlo. mal que una cuenta bancaria vac√≠a.

Debemos despertar, dijimos al principio, esta debe ser la era de la dignidad, en la que todos debemos recordar nuestro valor, nuestra fuerza, nuestro derecho a tener una vida mejor, a ser dignos de lo que queremos y necesitamos. Decirlo en voz alta, poner límites, cerrar puertas para abrir otras y definirnos frente a los demás no es un acto de orgullo o egoísmo..


Evitamos perder nuestra individualidad, dejamos de justificar lo injustificable y evitamos ser parte de ese engranaje que apaga día tras día nuestras virtudes y nuestra maravillosa personalidad. Dejar de ser sujetos de infelicidad para crear con nuestras manos y nuestra voluntad.

A√Īade un comentario de La dignidad es el lenguaje de la autoestima.
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.