La dictadura de la razón

La dictadura de la raz√≥nEl deseo de tener siempre la raz√≥n puede ser el punto de partida de muchos problemas y suele denotar una profunda inseguridad. En realidad, esta actitud est√° m√°s relacionada con el poder que con la raz√≥n, ya que esta √ļltima no es de nadie. No hay una raz√≥n absoluta, sino diferentes formas de razonar. Esto significa que cada uno tiene su parte de raz√≥n. Obviamente, puede haber argumentos que sean m√°s v√°lidos que otros, seg√ļn el contexto o las razones ofrecidas para confirmar el argumento. Sin embargo, independientemente de la cultura, a menudo es muy dif√≠cil determinar qu√© es m√°s razonable, porque lo que nos parece correcto y apropiado en un momento dado deja de serlo despu√©s.

Entonces, ¬Ņpor qu√© algunas personas siempre quieren tener la raz√≥n?

Aquellos que quieren tener raz√≥n a toda costa a menudo comienzan la conversaci√≥n con la idea subyacente de que la verdad es algo que puede poseer. Por eso, muchas veces tienen una perspectiva de las cosas que se basa en "blanco y negro", "correcto o incorrecto", creen que la verdad se conoce o no se sabe, no entienden que a veces la verdad se construye sobre la base de Lo que buscan estas personas no es proponer mejores razones, sino que quieren silenciar otras ideas que no se ajustan a las suyas. Estas personas viven las discusiones como verdaderas batallas campales en las que el objetivo no es llegar a un acuerdo, sino hacer prevalecer sus opiniones, sin preocuparse de si la discusi√≥n es constructiva o no. Estas personas se adhieren a verdades absolutas., Son incapaces de evaluar las propias. argumentos, pero d√©los por sentado y se moleste cuando otros se muestren esc√©pticos. Con esta actitud no hacen m√°s que protegerse de ideas que puedan minar su fe, se sienten seguros y esconden su miedo. Probablemente hayas conocido a alguna de esas personas que siempre quieren tener la raz√≥n y seguro que has experimentado ese sentimiento de impotencia que intentas nadar contra la corriente. Entonces, tal vez, tarde o temprano t√ļ tambi√©n te habr√°s rendido diciendo la frase "m√°gica": "Est√° bien, tienes raz√≥n". ¬ŅLo hizo bien o deber√≠a haberse mantenido firme en sus argumentos? Primero, es importante tener en cuenta que las personas que siempre quieren tener la raz√≥n son esencialmente muy intolerantes. Por lo general, no tienen una mente abierta, sino que viven de acuerdo con sus creencias. Como resultado, estas personas en realidad se hacen m√°s da√Īo a s√≠ mismas que a los dem√°s, porque se a√≠slan al negarse a evaluar diferentes perspectivas y visiones del mundo que posiblemente podr√≠an hacerlas m√°s felices. Puedes intentar explicar tus motivos, invitarlos a ponerse en tu lugar explic√°ndoles que no quieres ganar sino solo comunicar tus opiniones. Sin embargo, si ves que nuestra estrategia no tiene √©xito, es mejor no insistir demasiado ya que ser√≠a una p√©rdida de tiempo y esfuerzo. Es mejor cerrar la discusi√≥n con una afirmaci√≥n como: "Veo que tenemos ideas diferentes y no podemos llegar a un acuerdo por lo que de nada sirve seguir hablando de eso".
  • 22
A√Īade un comentario de La dictadura de la raz√≥n
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.