Ira y depresión: ¿cómo se relacionan?

Quien soy
Robert Maurer
@robertmaurer
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Ira y depresión: ¿cómo se relacionan?

La ira y la depresión son expresiones de frustración, malestar e incomodidad con la realidad. Son el resultado de un malestar interior. Las personas que siempre parecen enojadas probablemente estén deprimidas y viceversa. 

Última actualización: 18 de febrero de 2022

La ira y la depresión son dos realidades que a menudo van de la mano. Se cree que una persona está deprimida cuando parece triste, torpe y más o menos encerrada en su burbuja de infortunio. En realidad, este es solo un lado de la depresión. Esta etapa puede manifestarse de muchas maneras diferentes dependiendo del carácter de la persona individual.



Los estudios indican que las personas que tienden a enojarse a menudo también son más vulnerables a la depresión. Más precisamente, se ha encontrado un vínculo entre la depresión y los ataques de ira que afectan a determinadas personas.

La ira y la depresión comparten el mismo desencadenante: la frustración. Este último surge de un deseo o una meta insatisfecha. Más que la cosa no obtenida, lo que provoca el malestar es la falta de recursos necesarios para procesar esa frustración. Todo ello va casi siempre acompañado de una baja opinión de uno mismo y de un pasado de carencias afectivas.

La ira, la depresión y el inconsciente

Desde el punto de vista del inconsciente, la ira y la depresión forman parte del mismo proceso. Casi se puede decir que son equivalentes. La diferencia entre ambos radica en el tema al que van dirigidos.: Mientras que la ira se dirige hacia algo externo, la depresión involucra los mismos sentimientos agresivos pero autodirigidos.

La relación entre la ira y la depresión es perversa, pero a la vez armónica, ya que son dos manifestaciones complementarias. Con ira, particularmente cuando hay un ataque o explosión de agresión, surgen actitudes destructivas hacia el otro. Se utilizan palabras ofensivas, dirigidas a minimizar o degradar a la otra persona.



En la depresión se activa la misma violencia verbal, pero esta vez dirigida hacia uno mismo. Es igualmente destructivo y puede ir acompañado de actos físicos y directos, verdaderas agresiones hacia uno mismo. Este es el caso, por ejemplo, de las conductas en las que se pone en peligro la propia integridad.

Un círculo vicioso

La cadena de hechos que lleva a la depresión tiende a comenzar con un deseo frustrado. Anhelas algo que no puedes obtener, y tal vez al principio puedas incluso superarlo. A la larga, sin embargo, el sentimiento de querer pero no poder da lugar a un sentimiento muy profundo de frustración.

Esto también afecta la capacidad de creer en uno mismo, debilitando la autoestima. Naturalmente, si estos sentimientos no se expresan, se acumularán dentro de nosotros hasta el punto de oprimirnos. Hasta desgarrarnos y romper algo dentro de nosotros.

En este punto, es fácil convertir el sentimiento en una aversión general al mundo. Según el temperamento de cada uno, esta molestia se manifestará en forma de rechazo a lo que nos rodea. De lo contrario, en la tendencia a afectar negativamente a los demás. A menudo, ambas manifestaciones se juntan y ocurren juntas.

Escuchar y comprender las emociones.

La ira y la depresión son etapas destructivas, tanto para quienes las experimentan como para otras personas. A menudo conducen a conflictos innecesarios y situaciones de gran carga emocional que nos alejan de los demás. Sucesivamente, la culpa y el aislamiento solo alimentan la frustración, la ira y la depresión.


Salir de esta situación es fácil y complejo. Se trata de aprender a escuchar las emociones que habitan en nosotros y darles el valor justo. No reconocer esos sentimientos y dejarlos hablar termina convirtiéndose en una fuerza abrumadora. que a la larga nos daña a nosotros mismos y a los demás.


Si sientes que los sentimientos de tristeza o enfado se han convertido en una sombra, te invaden y no puedes deshacerte de ellos, probablemente sea el momento de hablar. - o mejor dicho, para expresar - lo que te pasa.

Un profesional puede ayudarte a reinterpretar el torbellino de tus emociones, comprender por qué quieres lo que no puedes tener, acabando por bloquearte. Sin ayuda, la ira y la depresión sacarán lo mejor de ti y de tu vida.

Añade un comentario de Ira y depresión: ¿cómo se relacionan?
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.