close
    search Buscar

    Insomnio y emociones: si no duermes bien tu estado de ánimo se resiente

    Quien soy
    Joe Dispenza
    @joedispenza
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    El insomnio y las emociones tienen una conexión muy estrecha. De hecho, es probable que en más de una ocasión te hayas despertado malhumorado, irritable o apático después de una noche de mal sueño y sin descanso.

    En promedio, pasamos 25 años de nuestra vida durmiendo. Es mucho tiempo. Esto indica la enorme importancia del sueño, tanto fisiológica como psicológicamente. Dormir menos de 6 horas al día puede tener efectos perjudiciales a corto y largo plazo, tanto para nuestra salud como para nuestro equilibrio emocional.



    La falta de sueño reduce las emociones positivas

    Dormir poco y afecta gravemente a nuestro estado emocional. Así lo demostraron investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, que analizaron los patrones de sueño de 59 personas y sus reacciones al día siguiente.

    Estas personas durmieron primero con normalidad en sus hogares para someterse a una serie de pruebas a la mañana siguiente. Así que durante tres días, tuvieron que irse a la cama dos horas más tarde y levantarse una hora antes de lo habitual. Por la mañana realizaron pruebas de precisión y capacidad de respuesta, así como pruebas para evaluar las emociones positivas y negativas que estaban experimentando.

    Los investigadores han descubierto que cuando no dormimos lo suficiente, respondemos mucho más rápidamente a los estímulos, pero estamos menos alerta y cometemos muchos más errores. En la práctica, reaccionamos más rápido para compensar la falta de concentración. Como resultado, cometemos más errores.

    Nuestro estado emocional también sufre. "Los sentimientos positivos empeoraron después de una sola noche de sueño reducido y disminuyeron aún más después de tres noches", escriben los psicólogos. Por lo tanto, concluyen que la falta de sueño puede convertirse en un problema emocional que empeora rápidamente.


    Después de una mala noche de sueño perdemos la neutralidad

    No dormir lo suficiente afecta no solo nuestro estado de ánimo, sino también la forma en que nuestro cerebro procesa los estímulos que enfrentamos durante el día, según otro estudio realizado en la Universidad de Tel Aviv.


    En este caso, los participantes pasaron por una serie de pruebas después de dormir normalmente y después de una noche de insomnio mientras los investigadores medían su actividad cerebral. Una de las pruebas consistió en pedir a las personas que indicaran la dirección en la que se movía un punto amarillo en diferentes imágenes que tenían un valor emocional positivo, negativo o neutro.

    Curiosamente, aquellos que habían dormido bien pudieron identificar la dirección del punto en imágenes neutrales de forma más rápida y precisa. Por el contrario, aquellos que no habían dormido bien tuvieron dificultades para identificar el punto en todas las imágenes, lo que significa que también estaban reaccionando a las neutrales.

    Tener una noche de insomnio distrae a las personas, activando su amígdala, el centro de control emocional en el cerebro que detecta las señales más relevantes del entorno, por lo que asumieron los estímulos neutrales como amenazantes.

    “Estos resultados revelan que, sin dormir, se altera el simple reconocimiento de lo emocional y lo que es un evento neutro. Podemos experimentar estímulos emocionales similares de todos los eventos en curso, incluso los neutrales, y perder nuestra capacidad para procesar información más o menos importante. Esto puede provocar un procesamiento cognitivo distorsionado y un juicio deficiente, así como ansiedad ”, concluyen los investigadores. Esto explicaría nuestra irritabilidad cuando dormimos mal.


    El cerebro insomne

    Al parecer, cuando no descansamos lo suficiente, el control cognitivo de las emociones se ve afectado, lo que es fundamental para responder de forma adaptativa al entorno. En la práctica, las áreas de la corteza prefrontal, que serían las encargadas de regular la activación emocional que se da en el sistema límbico, dejan de ejercer diligentemente su función de control, por lo que se produce una hiperreactividad emocional. Esto explicaría la profunda conexión entre el insomnio y las emociones.


    Otro estudio realizado en el Laboratorio de Neurociencia Social, Cognitiva y Afectiva de la Universidad de Arizona puede ofrecer la respuesta a esa "desconexión", o al menos en parte. Estos neurocientíficos encontraron que después de una noche de insomnio, las personas con un estado de ánimo más positivo eran las que tenían la materia blanca más compacta.

    La materia blanca está formada por fibras largas y aisladas que conectan las células cerebrales con la materia gris. La materia blanca sería entonces la que permita a nuestro cerebro funcionar de manera eficiente y rápida, facilitando la velocidad y conectividad entre neuronas.

    Cuando esta conexión falla o se vuelve más lenta, las conexiones entre las diferentes áreas del cerebro se ven comprometidas, por lo que no podemos ejercer el autocontrol con tanta eficacia y el cerebro emocional es libre de hacer lo que quiera.

    Las mujeres sufren más los efectos secundarios de la falta de sueño.

    Curiosamente, el vínculo entre el insomnio y las emociones es más intenso en las mujeres. Un estudio realizado en el Centro de Investigación del Sueño de la Universidad de Australia del Sur reveló que después de 36 horas sin dormir estamos experimentando un impacto gradual en nuestro estado de ánimo.


    La falta de sueño genera depresión, enfado, confusión y ansiedad, acompañada de menos energía y fatiga. Sin embargo, las mujeres eran más vulnerables a esos cambios, mostrando un estado de ánimo más deprimido y una mayor ansiedad después de la falta de sueño.

    Por supuesto, dormir es un proceso muy individual. Hay personas que necesitan ocho horas de sueño cada noche y otras menos. Lo más importante es que todos encuentren su propio equilibrio. La cantidad de horas de sueño que necesita se puede saber por su estado de ánimo al día siguiente. Si está de buen humor y alerta al levantarse, significa que sus hábitos de sueño son beneficiosos. En caso contrario, conviene repensar su rutina, por motivos de salud física y equilibrio emocional.


    Añade un comentario de Insomnio y emociones: si no duermes bien tu estado de ánimo se resiente
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.