Ikigai: cómo encontrar un propósito en la vida

Quien soy
Joe Dispenza
@joedispenza
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias
Ikigai: cómo encontrar un propósito en la vida

Última actualización: 14 septiembre, 2018

En los últimos tiempos, la influencia de la cultura japonesa en el mundo occidental ha sido decisiva. Algunas de sus enseñanzas, que ya cumplen XNUMX años en el país del sol naciente, traspasan nuestras fronteras. Una de las ideas más innovadoras es la de Ikigai.

La palabra ikigai se puede traducir como "propósito de la vida" o "razón de ser". En este artículo veremos exactamente en qué consiste esta idea y cuáles son las leyes del Ikigai.



¿Qué es Ikigai?

Las leyes de Ikigai vieron la luz por primera vez en la isla japonesa de Okinawa. Este pequeño rincón del mundo alberga una de las poblaciones más numerosas y longevas. En la segunda mitad del siglo XX, autores como Dan Buettner decidieron estudiar los secretos de este país.

Son muchos los factores que han permitido que la población de Okinawa alcance la edad de cien años. Entre estos está el ikigai. Para citar a los habitantes de la isla, esta es la razón por la que se despiertan por la mañana.

Se entiende que Ikigai tiene un propósito, una misión personal. Es un estilo de vida que implica algo más que "sobrevivir". Lograrlo implica esfuerzo y dedicación, pero también ofrece muchas recompensas.

¿Cómo encontrar el propósito de nuestra vida?

Según la cultura japonesa, encontrar el propósito de nuestra vida requiere de dos elementos indispensables. Por un lado, es necesario realizar actividades que agreguen valor a la vida, las cuales pueden variar de persona a persona.

Por otro lado, dar sentido a la propia existencia requiere un cierto estado de ánimo y una rutina. Aquí es exactamente donde entra Ikigai. A través de sus leyes es posible sentar las bases necesarias para lograr un estilo de vida por el que valga la pena vivir.



Las tres leyes de Ikigai

Según los japoneses, sigue las leyes de Ikigai es esencial para vivir bien. ¿Qué leyes están involucradas y cómo deben aplicarse?

1. Encuentra tu pasión

El primer y más importante paso para llegar a la etapa Ikigai es perseguir tus sueños. Es prácticamente imposible vivir una vida con un propósito específico si se abandona el camino hacia lo que realmente queremos lograr.

Sin embargo, no siempre encontrar nuestra pasión y alcanzarla es fácil. Hay muchas presiones que nos empujan a abandonar nuestros sueños para ser más “realistas”. El camino que nos pintan es siempre el mismo: elegir una facultad con muchas salidas, encontrar un trabajo seguro y ahorrar para poder tomar 15 días de vacaciones al año.

Pero, ¿qué pasa con aquellos que no quieren seguir esta vida? Inconformistas, artistas de todo tipo, gente con ganas de viajar por el mundo, emprendedores… todas las personas que se sentirían en las garras de una vida de este tipo. Sin embargo, a veces tienen que adaptarse y lo hacen.

Afortunadamente, cada vez más personas tienen el coraje de romper con los patrones establecidos y seguir su propio camino. En pleno siglo XXI, con todas las posibilidades a nuestro alcance, alcanzar nuestros sueños es más fácil que nunca. El mayor obstáculo es el miedo: superándolo, encontraremos un sinfín de posibilidades para conseguir nuestra pasión.

2. Manténgase física y mentalmente activo

Después de trabajar o estudiar todo el día, ¿Quién no necesita desconectar un momento? Hay quien lo hace tumbado en el sofá con la tele encendida, navegando por internet o incluso comiendo comida chatarra o bebiendo algo de alcohol.


De todos modos, una de las leyes más importantes del ikigai es mantenerse siempre activo. No importa si estás cansado: si tienes un objetivo en mente, es fundamental tratar tu cuerpo y tu mente de la mejor manera posible.


Para ello, es importante desarrollar hábitos saludables. Come sano, haz deporte, aprende nuevas actividades... todas son rutinas que nos ayudarán a alcanzar la excelencia y nuestro propósito de vida.

3. Conéctate con otras personas

Otra de las reglas más importantes de Ikigai es compartir la vida con los demás. Cuando estás solo, encontrar sentido a tu existencia es mucho más difícil. Por eso es fundamental asegurarse de que su objetivo incluya conexiones con otras personas que son importantes para nosotros.

Como hemos visto, estas tres leyes nos invitan a alimentar cada día nuestro Ikigai para dar más sentido a nuestra existencia.

Tras la investigación realizada en la isla de Okinawa, los autores Héctor García y Francesc Miralles proponen 10 leyes para mantener activo nuestro ikigai:

  • Mantente siempre activo. Es importante realizar actividades que le den valor a nuestra vida, dedicarnos a lo que amamos y eso nos da una sensación de plenitud. De esta manera traemos belleza y utilidad a los demás.
  • Tómate la vida con calma. La prisa no es una buena aliada, encanece nuestra mente y puede conducir a malas decisiones. Con calma y serenidad, la vida adquiere un nuevo sentido.
  • No comas hasta que estés lleno. A veces menos es más, siempre tratando de mantener un cierto equilibrio. Lo que comemos también nos afecta.
  • Rodéate de buenos amigos. Las personas que nos rodean son fundamentales para experimentar la sensación de bienestar y plenitud que deseamos. Una charla sana, momentos compartidos, diversión… todo ello contribuye a una vida más intensa.
  • Ponte en forma antes del próximo cumpleaños. La salud física es fundamental para gozar de una buena salud emocional. Además, el ejercicio libera hormonas que contribuyen a la felicidad.
  • Sonreír. Una actitud positiva hacia uno mismo o hacia los demás ayuda a mantener relaciones sanas, pero también a encontrar la calma. No hay nada más importante que aprender a disfrutar el presente.
  • Conectar con la naturaleza. Recargar las pilas del alma a través del contacto con la naturaleza nos dará una sensación de libertad y energía inigualable.
  • Agradecer. Ser agradecido es la acción de un corazón noble, de quien aprecia la sencillez y la complejidad de la vida como parte de un todo.
  • Vive el momento. Todo lo que tenemos es el presente, el aquí y ahora. Dejemos de viajar hacia el futuro y liberémonos de la prisión del pasado, para aumentar el flujo de la felicidad.
  • Sigue el Ikigai. Cada uno de nosotros tiene una pasión, un talento que espera ser descubierto para impulsarnos a dar lo mejor de nosotros.

Encontrar tu propósito de vida, Ikigai, es mucho más fácil si tienes en cuenta estas reglas. Empieza a aplicarlos y pronto podrás disfrutar de todos sus beneficios.



Añade un comentario de Ikigai: cómo encontrar un propósito en la vida
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.