Hábitos emocionales: ¿qué son?

Quien soy
Robert Maurer
@robertmaurer
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias
Hábitos emocionales: ¿qué son?

Así como tenemos ciertos hábitos de comportamiento, a los que llamamos rutinas, también tenemos ciertos hábitos emocionales. ¿Cuáles son? ¿Cómo nos afectan?

Última actualización: 29 de marzo de 2022

Si se nos pregunta sobre nuestros hábitos, es probable que sigamos nuestras rutinas para responder. Por ejemplo, tomar un café al despertar, hacer deporte por la tarde o leer un poco antes de dormir. Pero, ¿seríamos capaces de identificar los hábitos emocionales con la misma precisión? Las emociones también siguen un patrón y en cada persona tienden a activarse y repetirse los mismos circuitos emocionales. ¿Te imaginas cómo nos puede afectar?



Puede que no sea difícil identificar ciertas tendencias emocionales en quienes nos rodean; tenemos amigos y familiares enérgicos y optimistas y otros que tienden a adoptar un papel más pasivo o pesimista. Están los que tienden a ser desconfiados o ansiosos y los que son tranquilos y relajados.

Si bien todos podemos experimentar una amplia gama de emociones, algunas nos acompañan más que otras, esto significa que se han convertido en un hábito.

La adquisición de hábitos emocionales.

Un hábito se puede definir como una determinada conducta que ha sido adquirida como resultado de la repetición. Se ha convertido así en una tendencia, que se reproduce automáticamente y sin deliberación por parte de la persona.

Los hábitos impregnan nuestra vida, facilitando nuestro día a día permitiéndonos ahorrar energía. Probablemente no seamos conscientes de muchas de las acciones que realizamos al cepillarnos los dientes, conducir al trabajo o desayunar. La secuencia está tan arraigada que el cuerpo prácticamente sabe realizarla por sí solo. Pues algo similar sucede con el estado anímico. Todos hemos adquirido ciertos patrones de respuesta o tendencias también en este nivel.


Parece que al nacer somos prácticamente una "hoja en blanco" que presta especial atención a las cifras de referencia para escribir las primeras líneas. Entre muchas otras cosas, también aprendemos de ellos cómo debemos sentirnos. A través de la observación y la imitación, asimilamos ciertos estados emocionales y ciertas formas de reaccionar; a medida que las repetimos, se arraigan cada vez más en nosotros.


Esas emociones automáticas vienen a la luz sin darnos la posibilidad de elegir. Por mucho que no nos guste, nos encontramos respondiendo con ira o sintiéndonos asustados o desmoralizados la mayor parte del tiempo. Afortunadamente, podemos desaprender estos hábitos emocionales y generar otros más funcionales.

Los hábitos emocionales son el resultado de la educación recibida y de las experiencias vividas.

Descubre tus hábitos emocionales

Los hábitos emocionales se pueden cambiar siguiendo una serie de pasos. En primer lugar, es fundamental reconocerlos y comprender cuáles son sus desencadenantes; por lo que podemos actuar deliberadamente de manera diferente y establecer una nueva secuencia que se grabará en lugar de la no deseada.

Por ejemplo, imagina que tienes la costumbre de tomar un café todas las mañanas sentado en el sofá, lo haces automáticamente. Si desea cambiar esta rutina por el hábito de hacer ejercicio todas las mañanas, tendrá que hacer un esfuerzo deliberado para participar en esa actividad hasta que se convierta en un hábito.

Lo mismo ocurre si queremos cambiar hábitos emocionales. El primer paso será reconocerlos, para que dejen de ser automáticos. Para ello, puedes ayudarnos a responder las siguientes preguntas:


  • ¿Cuál fue el estado de ánimo predominante hoy? ¿Y durante el último mes? ¿Y el último año? Verás que no es tan difícil responder a esta pregunta, porque todos tenemos una cierta tendencia emocional.
  • ¿Cuáles son nuestras reacciones típicas ante ciertas situaciones? Los hábitos emocionales son muy fáciles de detectar si observamos cómo reaccionamos ante eventos difíciles. Por ejemplo, si nuestro hijo sale de la habitación hecho un desastre, podemos enfadarnos y reaccionar con gritos y amenazas. Si tenemos una pelea con un amigo, podemos encerrarnos y callarnos en lugar de ser asertivos. Una nueva oferta de trabajo puede generar miedo, ansiedad y desconfianza. Si estas reacciones se repiten a menudo en situaciones similares, hemos perfilado nuestros hábitos emocionales.

Si identificarlos te resulta especialmente difícil, puedes preguntar a las personas más íntimas. A veces una mirada externa es más objetiva.



Los hábitos emocionales se pueden detectar observando cómo reaccionamos ante las situaciones.

Es posible modificarlos.

Una vez que se identifica la tendencia a sentir o reaccionar de cierta manera, se debe hacer un esfuerzo consciente para reemplazarla si se desea. Para ello, en un momento de calma escribe cómo te gustaría reaccionar o sentirte la próxima vez que te encontrarás en una situación difícil. Por ejemplo, optimista en lugar de temeroso.

Manten eso en mente Las emociones son el resultado de un proceso cognitivo., por lo tanto, en realidad será necesario cambiar la interpretación de la situación y el diálogo interior. En lugar de pensar "No puedo", "No servirá", "No estoy listo", elija deliberadamente otros pensamientos, como: "Este nuevo desafío es emocionante", "Haré lo mejor que pueda", "Encontraré una manera de superar los obstáculos".


Obviamente, este cambio será forzado en un principio. Sin embargo, si se trata de repetirlo para que se convierta en un nuevo hábito mental y emocional. Cuando haya automatizado el nuevo enfoque mental y emocional, obtendrá grandes beneficios.

Añade un comentario de Hábitos emocionales: ¿qué son?
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.