close
    search Buscar

    Hábitos de estudio: los 7 mejores (y más fáciles)

    Quien soy
    Robert Maurer
    @robertmaurer
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    ¿Y si tus hábitos de estudio fueran el verdadero problema?

    Intentas nuevas técnicas, buscas estrategias ninja, te quedas atascado que no puedes memorizar ni repetir ni rozar, te convences de que necesitas herramientas complicadas y esotéricas ...

    Pero la realidad es que la solución, o mejor dicho, un trozo muy importante de la solución, radica en una serie de acciones muy sencillas, realizadas con cuidado y consistencia.

    Con esto no quiero menospreciar las técnicas de estudio más sofisticadas, de las que, entre otras cosas, hablo muy a menudo aquí en el blog GetPersonalGrowth.



    Sin embargo, deben insertarse sobre un sustrato de Hábitos de estudio simples, efectivos y consolidados..

    Tengo muchos lectores que no pueden permanecer en los libros media hora sin distraerse, que no hacen programación, que postergan las cosas reduciéndose siempre a lo último ...

    Y que esperan solucionar estos problemas buscando continuamente nuevos métodos y estrategias.

    Desafortunadamente, no es así como funciona: los mismos métodos y estrategias que se supone que los salvarán necesitan a su vez tiempo y energía para ser aprendido.

    Y entonces, mira, también necesitan buenos hábitos de estudio.

    Piense en su método de estudio como construir un edificio: puede hacerlo tan elegante, atrevido, tan grande como desee, siempre que descansa sobre cimientos sólidos.

    Y estas bases son tus hábitos de estudio.

    Aquí están los 7 mejores.

    1. Estudia a la misma hora y en el mismo lugar

    Nuestro cerebro se condiciona fácilmente.

    Le das un estímulo, lo asocias con una acción, repites N veces, y él se acostumbrará suavemente a la cosa.



    por lo que:

    • Si estudias un día en el aula, un día en la cocina, un día en casa de un amigo ...
    • Si una vez empiezas a las 15 p. M., Otra a las 17 p. M. Y, a menudo, no empiezas en absoluto ...

    Aquí, para tu cerebro, hacer el esfuerzo de empezar a estudiar siempre será una novedad.

    Y por lo tanto estarás apático, te distraerás fácilmente, no muy decidido.

    Si, por el contrario, (casi) siempre usas la misma franja horaria y el mismo lugar, después de un tiempo, a esa hora y lugar, las ganas de estudiar prácticamente se activará automáticamente.

    2. Siempre que estudies, hazlo con un plan en mente

    Es decir, comience cada sesión con ideas claras sobre:

    • Qué vas a estudiar
    • Cuánto tiempo
    • Con que tipo de salida

    Este hábito de estudio le permite ser más productivo, aprender a hacer predicciones, medir constantemente sus resultados.

    Un plan no tiene que ser nada complejo, solo una oración como:

    “En las próximas dos horas, estudiaré el capítulo 3 del libro de biología; Lo integraré con las notas de la clase; Tomaré un descanso de 5 minutos en una hora; en los últimos 10 minutos haré un patrón de cascada súper sintético para revisar mañana "

    Ya hace una gran diferencia para quien simplemente se sienta, abre el libro y comienza a leer.


    Pero, por supuesto, también puedes hacer planes un poco más detallados.

    Utilizando, por ejemplo, estrategias como:

    • Llevar un diario
    • El método Ivy Lee
    • Le para hacer la lista

    3. TODO lo que necesita, NADA lo que no necesita

    Libros, apuntes, resaltadores, cuadernos, lápices, cuadernos, hojas de papel, flashcards ... antes de empezar a estudiar, comprueba que lo tienes todo, y que es todo ordenado, al alcance de la mano y en el lugar adecuado.


    Al mismo tiempo, evita todo lo que no tenga nada que ver con estudiar, empezando por tu teléfono, por supuesto. (Ver artículo sobre minimalismo digital).

    Imagina tu estación de estudio como la cabina de un avión: completo pero imprescindible.

    E imagínate a ti mismo como el piloto que activa el procedimiento de despegue. comprobando todos los aspectos de la situación según un protocolo preciso.

    Verás que:

    • tener un lugar ordenado
    • revisa todo lo que necesitas
    • saber donde esta todo
    • eliminar cualquier posible fuente de distracción

    Esto le ahorrará mucho tiempo.

    Lo más importante es que revolucionará su forma de pensar, haciéndolo sentir en control y preparado para estudiar.

    4. Resume lo que has estudiado

    Hemos visto algunos buenos hábitos sobre cómo empezar estudiando.

    Veamos ahora uno sobre cómo debería terminar.

    Al final de cada día de estudio, tómese de 10 a 20 minutos para resumirlo brevemente, con una mentalidad local. qué has estudiado y qué has aprendido.


    Esto le permitirá poner en orden sus ideas y, en consecuencia, mejorar tanto la comprensión como la memorización a largo plazo.

    Me resulta especialmente útil hacer este ejercicio en uno de esos grandes pizarrones magnéticos que todo estudiante debería tener en la casa.

    Por lo que permanecerá bajo sus ojos hasta el día siguiente, o hasta que lo cancele.

    Una última cosa: si estudias varias materias en un día, haz esta sesión de recapitulación al final de cada uno de ellos, no los concentre todos al final.

    Y dales a cada uno de ellos un espacio específico en tu tablero.


    5. No es un día sin una línea

    "Nulla dies sine linea" - No es un día sin línea - fue el lema del pintor Apeles, el Leonardo da Vinci de la antigüedad.

    En nuestro caso, significa dedicar al menos un tiempo a estudiar todos los días.

    Además de ser una de mis obsesiones, tanto que hablo de ella muy a menudo en el blog, también es una hábito de estudio muy eficaz.

    La razón es simple y te la explicaré invirtiéndola.

    Cuando no te importa algo, ya sea el gimnasio, la universidad o una relación, rara vez se hace de repente, de un día para otro.

    En cambio, suele ser el resultado de un proceso en el que, progresivamente, se resbala hacia la desconexión.

    Te saltas un día, luego dos, luego una semana, y en algún momento te encuentras completamente desconectado de lo que alguna vez fue tu objetivo.

    Estudiar al menos un poco todos los días evitará que esto suceda.

    Atención: no es necesario que el estudio sea siempre intenso.

    Los sábados y domingos, por ejemplo, puedes dedicarles incluso menos de una hora en total, solo para planificar la próxima semana.

    Lo importante es que hay, de hecho, al menos una línea: también un acto simbólico de presencia.

    De esta forma, siempre sigues estudiando en el centro de tus intereses y metas, lo que te facilita todo lo demás.

    6. Pon a prueba lo que has aprendido

    El conocimiento que adquieres al estudiar, será verificado tarde o temprano: ya sea en el examen o en la vida.

    También podrías empezar a hacerlo tú mismo, acostumbrándote a probar constantemente lo que estudias.

    Esta prueba puede tomar muchas formas: desde hacer una pregunta sobre un tema que acaba de abordar hasta completar una simulación de examen completa.

    Sin embargo, en todos los niveles los beneficios de este hábito de estudio son inmensosi:

    • Constantemente haciéndote preguntas estimular la comprensión del texto. Después de todo, si lo piensas bien, todo lo que estudiamos es la respuesta a una pregunta que alguien nos ha hecho.
    • Al desafiarse a sí mismo con la estrategia de recuperación activa, es decir, repitiendo partes de las lecciones después de estudiarlas, mejor y mucho mejor memorización.
    • Al simular las modalidades de examen, te preparas para dar lo mejor de ti y disminuir tu nivel de ansiedad. (Cómo y por qué es importante simular el examen desde el primer día, lo hablo en detalle en mi artículo sobre cómo preparar un concurso público).

    7. Ve a clase

    Es uno de los hábitos de estudio más importantes para un universitario, pero lo dejé para el final porque, a diferencia de los 6 anteriores, no se aplica a todos los estudiantes.

    Para los estudiantes que trabajan, por ejemplo, es objetivamente imposible.

    Así como para todos aquellos que estudian como autodidactas, eso no se enmarca en una escuela.

    Este es el caso, por ejemplo, de quienes preparan un concurso o de quienes estudian por su propio interés / placer personal.

    Digámoslo así: si hay lecciones y el trabajo no te impide seguirlos, ve allí.

    Ir a clase puede parecer, especialmente con algunos profesores, una pérdida de tiempo.

    Y mucha gente me dice "si me quedo en casa mejoro mi día". Entonces sé bien que el hábito de ir a clase puede parecer controvertido.

    Sin embargo, tiene innegables ventajas:

    • Puoi tomar notas de forma inteligente y tener un primer contacto con el tema (claro, están las transcripciones, pero ¿quieres poner notas bien hechas con la velocidad de estudiar?)
    • Te hace consciente de las peculiaridades y preferencias del profesor, que puede ayudar a guiar la preparación (¿Cuántas veces les pasa, especialmente a los que no van a clase, a estudiar el material equivocado?)
    • Es interesante y estimulante social e intelectualmente (solo tienes que encontrar los grupos adecuados)
    • Te hace sentir parte de algo más importante y te mantiene psicológicamente apegado al entorno universitario.

    Quizás porque me gustaba ir a la universidad y allí construí las relaciones personales más importantes de mi vida.

    Quizás a veces soy un romántico y me alegra pensar que formo parte de una tradición de siglos.

    El caso es que para mi la Universidad es uno de los lugares educativos por excelencia.

    Estar registrado sin ir es una verdadera lástima.

    Hábitos de estudio: conclusiones

    Como dije en la introducción, el los buenos hábitos de estudio son la base indispensableTambién de los métodos y estrategias más sofisticados.

    De ellos entonces, realmente puedes aprender a hacer cosas fantasmagóricas.

    Pero también tienen otro lado que las hace realmente importantes: Soy tu salvavidas en momentos de crisis.

    Explicaré a qué me refiero, porque en mi opinión es un punto muy importante de entender.

    Hay momentos, tanto en el estudio como en la vida, en los que te metes en problemas y todo parece ir mal

    En esos momentos lo peor que puedes hacer es buscar soluciones complicadas, porque le resulta muy difícil gestionarlos.

    En cambio, tienes que volver a lo básico, a cosas simples.

    A lo que llamo las "pocas pero claras ideas".

    No te permiten hacer cosas increíbles, pero te sacan de problemas, te vuelven a poner en el juego, te traen de regreso sano y salvo río abajo.

    Siempre que atraviese un momento difícil, respire profundamente y luego:

    • Preséntate todos los días, a la misma hora y en el mismo lugar, con un plan sencillo y claro.
    • Ordena tu lugar, trae las herramientas adecuadas contigo, evita las que te distraen
    • Antes de terminar el día, evalúe la situación y dése algunos comentarios.
    • Ponte a prueba a menudo

    Y verás que no solo te dormirás plácidamente, sino que antes de que te des cuenta las cosas empezarán a ir mucho mejor.

    El poder de los buenos y sencillos hábitos de estudio. Un saludo. Antonio

    Añade un comentario de Hábitos de estudio: los 7 mejores (y más fáciles)
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.