Habilidades blandas para ser un líder

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Habilidades blandas para ser un líder

Las habilidades blandas son esenciales para ser un buen líder. Las máquinas pueden realizar mejor muchas tareas, pero la inteligencia emocional es un rasgo que pertenece a los hombres, al menos hasta ahora.

Última actualización: 07 de mayo de 2021

Las habilidades blandas son cada vez más relevantes en todos los sectores. Se cree que en el futuro tendrán cada vez más importancia porque la sistematización y automatización de procesos son aspectos en los que la tecnología tiene y jugará un papel central. Para todo lo demás, se necesitan otras habilidades.



Te recordamos que las habilidades técnicas (o habilidades duras) son todas aquellas habilidades formales y técnicas necesarias para llevar a cabo una actividad. Las habilidades blandas, por otro lado, le permiten a la persona interactuar con los demás de manera efectiva.

En un mundo donde la inteligencia artificial gana cada vez más terreno, lo que se conoce como inteligencia emocional adquiere cada vez más importancia.

En particular, en el sector administrativo, las habilidades transversales ahora son muy apreciadas y demandadas. Algunos son indispensables en una posición de liderazgo. Enumeramos los más importantes.

"La habilidad y la paciencia pueden tener éxito donde la fuerza ha fallado".

-Esopo-

Las habilidades blandas de los líderes

1. Empatía

La empatía es una habilidad esencial para un buen liderazgo. Si un líder es aquel que es capaz de sacar lo mejor de los que están bajo su liderazgo, la empatía es fundamental para ejercer este rol.

Nos referimos a la capacidad de comprender los sentimientos de otra persona. Una especie de termómetro para saber tratar e inspirar a los demás.


A través de él, uno puede ver y comprender las debilidades y fortalezas de los demás. Esto es fundamental para sacar lo mejor de cada persona.


2. Habilidades de comunicación, una de las habilidades transversales más importantes

Las habilidades de comunicación son indispensables para un buen líder. No basta con tener buenas ideas o iniciativas fabulosas, también hay que saber comunicarlas. El objetivo es ser comprendido y motivado por los compañeros.

Encontrar las palabras adecuadas para comunicar un mensaje es de suma importancia. Una buena idea pierde gran parte de su valor si no se explica y promueve. Asimismo, con un lenguaje adecuado se evitan las críticas y se resuelven los aspectos negativos.

3. Motivación e inspiración

Motivar e inspirar a un equipo es una tarea difícil. Por lo tanto, se deben utilizar más habilidades transversales. En particular, la capacidad de comunicar emociones, compartirlas y hacerlas comprender. De hecho, esto va más allá de la comunicación y entra en el campo de la expresión.

Conseguir que otros encuentren inspiración es aún más difícil. La forma ideal de lograr esto es predicar con el ejemplo. Necesitamos inspirar a otros a través de gestos y acciones, en lugar de palabras.

Para lograr esto, debe haber coherencia entre el pensamiento, la palabra y la acción. La coherencia forma parte del mundo de la ética, no surge por sí sola, sino que se desarrolla con el tiempo.

4. La escucha activa entre las habilidades transversales

Se puede decir que esta es la base de todas las competencias transversales. Es muy difícil llegar a ser un buen líder si no tienes la capacidad de escuchar a los demás. El punto de vista de los demás no solo enriquece el trabajo de uno, sino que también es una fuente de inspiración para encontrar nuevas ideas y nuevas soluciones.


La escucha activa, como dice la frase, significa ser participativo. No se limite a escuchar en silencio cuando alguien está hablando.


Hay que ir más allá y prestar atención a lo que dice para saber interpretar su discurso. Además, por supuesto, también significa dar respuestas a los problemas que plantean los demás.


5. Trabajo en grupo

El trabajo en equipo requiere un correcto desarrollo de las competencias transversales. Al participar en una actividad con otros, la disponibilidad y la adaptabilidad casi siempre cuentan más que el conocimiento y la experiencia.

Un grupo de trabajo no avanza y no crece si prevalece la rivalidad, la sospecha o la desconfianza. Un grupo bien organizado ayuda a mejorar las habilidades individuales y permite el crecimiento colectivo.

En este caso, la función del líder es decisiva porque permite facilitar las sinergias entre los miembros del grupo.


Conclusiones

El mundo avanza hacia formas de producción y consumo cada vez más orientadas a la colaboración. Es por esto que las habilidades blandas se consideran un plus muy importante, tanto en un colaborador como en un líder.

Podrás desarrollar cualquier habilidad que será una valiosa herramienta para mejorar tu trabajo.

Añade un comentario de Habilidades blandas para ser un líder
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.