Gestionar las emociones durante la crisis

Gestionar las emociones durante la crisis

En tiempos de crisis, es normal experimentar emociones fluctuantes e incluso molestias f√≠sicas como dolor de espalda o dolor de cabeza. Aprender a manejarlos nos permite avanzar con m√°s confianza en este momento particular. 

Gestionar las emociones durante la crisis

Escrito y verificado por el psicólogo. ObtenerCrecimientoPersonal.

Última actualización: 15 2021 noviembre

Manejar las emociones en tiempos de crisis no es fácil. Generalmente los experimentamos como un todo caótico, perturbador y agotador. El miedo se mezcla con la ansiedad, sentimos un dejo de esperanza, esa que nos anima a seguir adelante; poco después, sin embargo, aparece la frustración o incluso la ira si vemos que las cosas no van como nos gustaría.



Las emociones están en constante movimiento, cambian, van y vienen., atraparnos y alterar nuestros pensamientos. La anatomía de estas realidades psicofisiológicas nos condiciona y generalmente no sabemos cómo explotar su potencial. Son invaluables porque nos permiten avanzar, sobrevivir en un escenario tan complejo.

Charles Dickens decía en Grandes esperanzas que un corazón que ama, siente, se alegra y sufre refleja la mayor sabiduría. Tal vez lo olvidamos. Saber experimentar el amplio abanico de emociones y sentimientos que nos ofrece la vida (y aprender de ellos) es una gran ventaja.

En estos tiempos de crisis, cambio e incertidumbre, sin duda nos encontramos ante una prueba decisiva. Aquel a quien no le basta con sobrevivir o permanecer de pie en la tempestad, consintiendo cada embestida o contratiempo que nos reserva el destino.

también se trata de desarrollar un plan para tener éxito, avanzar con determinación, aclarar nuestras metas y lograr el equilibrio, el bienestar.

Gestionar las emociones durante la crisis

El cerebro procesa las convulsiones como una amenaza. Estos períodos, normales y casi predecibles en el lapso o ciclo de vida de cualquier sociedad, son interpretados por nuestra mente como la interrupción de algo que dábamos por sentado. Un cambio en aquellos aspectos que eran seguros y predecibles activa la amígdala en nuestro cerebro. Surgen emociones negativas como la ira o el miedo.



El antrop√≥logo Juan Luis Arsuaga se√Īala que cada √©poca, cada ciclo hist√≥rico tiene su propia crisis y eso lo hemos tocado. Sin embargo, no existe una √ļnica estrategia que nos permita salir felizmente de este contexto.

Lo que queda por hacer es, en realidad, obligado: estar decidido a comportarse con responsabilidad. Y eso significa, en primer lugar, cuidar tu propia salud mental y emocional.

Aceptar los altibajos emocionales

Para manejar nuestras emociones en tiempos de crisis, primero debemos entender un aspecto importante. El vaivén de las emociones se compone de altibajos.: ahora nos enojamos, luego esperamos, luego sentimos angustia. Esto es completamente normal.

Tenemos que acoger todas las emociones que sentimos; tenemos que aceptar cada sensación en nuestro cuerpo, cada sentimiento que ocupa nuestra mente. Estas los altibajos emocionales no son el resultado de una mente que pierde el control, no es el resultado de un trastorno psicológico. Una vez más, son completamente normales.

Las emociones durante la crisis son viscerales

Cuando estamos bajo presi√≥n, tendemos a sentir emociones viscerales. ¬ŅQu√© significa? Que experimentaremos dolor de est√≥mago, que nos sentiremos m√°s cansados ‚Äč‚Äčy que querremos dormir durante el d√≠a. Entonces surgir√° la hiperactividad, el deseo de moverse. Dolor de cabeza o dolor de est√≥mago m√°s tarde.

Estas dolencias ‚Äún√≥madas‚ÄĚ son el resultado de las emociones que se expresan en nuestro cuerpo y piden ser aceptados, entendidos y manejados por nuestra mente. As√≠ que no olvidemos prestar atenci√≥n a todas estas sensaciones f√≠sicas.

Gestionar las emociones durante la crisis: dar espacio y transformar

Para manejar nuestras emociones durante un momento de crisis, primero debemos entender nuestro patrón emocional en estas circunstancias. Es decir, hay quienes ante el cambio o la incertidumbre reaccionan con fuerte ansiedad. Otros, por el contrario, adoptan un enfoque más tranquilo, centrado y flexible.



Sea cual sea la actitud, sabemos que es un momento difícil para todos. Lo importante es no perder el control. La salud mental se trata de sentir las emociones adecuadas en el momento adecuado y descubrir cómo reaccionar. Esto quiere decir que en momentos difíciles es comprensible sentir tristeza, ira o miedo. No reconocer estas emociones, negarlas o amplificarlas hasta el punto de abrumarnos no es la actitud adecuada.


Hay que saber poner un nombre a cada emoci√≥n. La gran madeja emocional debe disolverse en partes m√°s peque√Īas para identificar las emociones individuales, darles espacio, aceptarlas. Entonces llegar√° el momento de "domesticarlos".

Está claro que no podemos transformar una emoción negativa en positiva. Nadie es capaz de pasar de la tristeza a la alegría, ni siquiera de quererla con todas sus fuerzas.. El cerebro no tiene un interruptor, sino una corteza prefrontal que te permite reflexionar, mirar las cosas desde una perspectiva.

Un estudio realizado en la Universidad de Michigan por la psic√≥loga Barbara Fredikson lleg√≥ a conclusiones interesantes. Educar el cerebro en dimensiones como la esperanza, la fe en un ma√Īana mejor y la idea de que las cosas pueden cambiar puede ayudarnos a superar los momentos de crisis.

Crear refugios emocionales: todos estamos viviendo la misma experiencia

Manejar las emociones también significa saber pedir ayuda. No podemos olvidar que esta crisis es global y que de alguna manera la mayoría de nosotros estamos experimentando los mismos miedos y necesidades. Siempre es bueno poder contar con alguien; crear paraísos emocionales con gente con quien hablar, desahogarse y compartir pensamientos es muy catártico.


Para concluir, como dijo Albert Einstein, en momentos de crisis solo la imaginación es más importante que el conocimiento. Es la imaginación la que nos ayuda a crear caminos posibles hacia el cambio, para dar respuesta a nuestros problemas. Sin embargo, no podemos olvidar el aspecto emocional. Cuidar este universo interior es fundamental para dar siempre lo mejor de nosotros.

A√Īade un comentario de Gestionar las emociones durante la crisis
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.

End of content

No more pages to load