Generosidad: un caldo de verduras y tres paquetes de analgésicos.

Generosidad: un caldo de verduras y tres paquetes de analg√©sicos.En un barrio de Bangkok, un ni√Īo desesperado rob√≥ tres paquetes de analg√©sicos para su madre enferma. El farmac√©utico lo descubri√≥, lo tom√≥ del brazo y lo abofete√≥ provocando una conmoci√≥n que llam√≥ la atenci√≥n de los vecinos, el due√Īo de un peque√Īo restaurante que estaba frente a la farmacia vio toda la escena. Sin embargo, en lugar de considerarlo un delincuente com√ļn, se acerc√≥ al ni√Īo y le pregunt√≥ por qu√© hab√≠a robado las medicinas. El ni√Īo, visiblemente avergonzado por lo que hab√≠a hecho, baj√≥ la cabeza y respondi√≥ que su madre estaba enferma. Entonces el hombre sac√≥ el dinero de su billetera para pagarle al farmac√©utico, luego se lo dio al ni√Īo junto con un caldo de verduras. Treinta a√Īos despu√©s, el due√Īo del restaurante se desmay√≥ y cay√≥, golpe√°ndose la cabeza con un bordillo. Su situaci√≥n era terrible y necesitaba una cirug√≠a inmediata, pero su hija no ten√≠a dinero para pagarla. Su padre nunca hab√≠a sido codicioso y no hab√≠a amasado una gran fortuna. Desesperado, pens√≥ que si hubiera sido menos generoso y hubiera pensado m√°s en s√≠ mismo, ahora podr√≠a tener el dinero para pagar el hospital.

Sin embargo, cuando estaba al borde de la desesperación, recibió un documento que decía: "Todos los gastos médicos se pagaron con 3 paquetes de analgésicos y un caldo de verduras".



El ni√Īo que le hab√≠a robado las medicinas a su madre se hab√≠a hecho m√©dico, trabajaba en el hospital y consciente de la situaci√≥n de la persona que lo hab√≠a ayudado muchos a√Īos antes, decidi√≥ devolverle el gesto de generosidad.

Esta es la historia que se cuenta en un anuncio de una empresa de telefonía móvil tailandesa y tiene como objetivo motivar a las personas a abrazar la generosidad.


El mejor remedio para la depresión y el estrés.

Los beneficios de la generosidad se han estudiado en el laboratorio y no dejan lugar a dudas. Un estudio realizado en la Universidad de Michigan examin√≥ a 423 parejas mayores durante un per√≠odo de cinco a√Īos. Result√≥ que la esperanza de vida se duplic√≥ entre quienes se ofrecieron como voluntarios o trataron de ayudar a otros.


Otro estudio, esta vez realizado en la Universidad de Buffalo, analiz√≥ los eventos estresantes a los que fueron sometidas 846 personas durante cinco a√Īos. Al final del estudio se encontr√≥ que aquellos que estaban acostumbrados a ayudar a otros sufr√≠an menos estr√©s y ten√≠an sistemas inmunol√≥gicos m√°s fuertes.

La guinda del pastel es una investigación realizada en la Universidad de Manchester. Estos psicólogos analizaron un total de 74 estudios y concluyeron que la generosidad y el voluntariado podrían prevenir y aliviar los síntomas de la depresión. De hecho, llegaron a la conclusión de que la generosidad es mucho más eficaz que la psicoterapia para tratar la depresión.

¬ŅC√≥mo puedes ser m√°s generoso?

En una sociedad como la nuestra, que potencia los valores individuales y la competencia, la generosidad no es el pan de cada día. Sin embargo, podemos aprender a ser más generosos. De hecho, un estudio muy interesante de la Universidad de Harvard nos da una idea de cuándo decidimos si ser más generosos o egoístas.

Más de 2.000 personas de todo el mundo participaron en este experimento. Se formaron grupos de 4 y se les pidió que donaran parte del dinero que recibieran para participar en el experimento. El dinero se invertiría en un proyecto grupal.


El punto era que lo que representaba una buena inversión para el grupo no era bueno para el individuo. En algunos casos se les pidió que decidieran de inmediato, otras veces se les dio más tiempo para evaluar las diferentes opciones.

En este punto los psicólogos han notado que cuando nos dejamos llevar por el primer impulso tendemos a preocuparnos más por los demás y somos más generosos. Sin embargo, si nos detenemos y pensamos, encontramos razones para no ser altruistas. De hecho, durante el experimento se pudo descubrir que 10 segundos son suficientes para cambiar de decisión y por lo tanto para sofocar el instinto de generosidad.



El 67% de las personas tom√≥ una decisi√≥n impulsiva y don√≥ su dinero. Pero cuando se les dio m√°s tiempo para pensar, solo el 53% accedi√≥ a donar su dinero. Esta es una diferencia significativa, especialmente considerando que el √ļnico factor que ha cambiado es la cantidad de tiempo.

En este experimento se observó que cuando nos encontramos en una situación en la que tenemos que preocuparnos por los intereses de otra persona, se activan dos sistemas cerebrales: uno es rápido e intuitivo, y nos empuja a ser más generosos, el otro es más lento y racional y nos lleva a actuar de manera más egoísta. Por tanto, si queremos cambiar hábitos y actuar con más generosidad, debemos seguir el primer impulso sin pensar.

Recuerde que la generosidad no se trata solo de voluntariado o posesiones materiales, tambi√©n se trata de apoyo emocional. No siempre tenemos la oportunidad de hacer gestos sensacionales, pero incluso los peque√Īos gestos diarios pueden hacer m√°s felices a las personas que nos rodean.


A√Īade un comentario de Generosidad: un caldo de verduras y tres paquetes de analg√©sicos.
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.

End of content

No more pages to load