Fatiga del trabajo: las diferentes causas

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Fatiga del trabajo: las diferentes causas

La fatiga laboral es la manifestación de un estado de agotamiento. Puede tener diferentes orígenes, así como diferentes formas de manifestarse y diversos grados de gravedad. Los analizaremos en este artículo.

Última actualización: 28 de mayo de 2020

La fatiga laboral adopta muchas formas, algunas de las cuales no están relacionadas únicamente con el momento presente. Por lo tanto, es importante conocer y comprender las diferentes manifestaciones de este estado. Algunos de ellos pueden incluso ser irreversibles. El problema es que muchas veces estamos tan inmersos en el trabajo que lo descuidamos.



La fatiga se define como la pérdida temporal de la capacidad para realizar un trabajo, que ocurre después de que ese trabajo se ha realizado durante un período prolongado de tiempo. En todas las formas de fatiga hay componentes orgánicos, emocionales e intelectuales.

La fatiga laboral involucra varias causas y niveles de intensidad. Esto ha dado lugar a diversas clasificaciones, tanto en función de la zona de que se trate como en relación con su origen. Tales manifestaciones, por lo tanto, pueden ser abordado desde múltiples puntos de vista. En las próximas líneas veremos las más importantes.

"La enfermedad hace que la salud sea agradable y buena, el hambre saciedad, la fatiga descanso".

-Heráclito de Éfeso-

Fatiga laboral: clasificación por causa

Los orígenes de la fatiga se encuentran entre los más dispares.. A veces tiene una base física, como es el caso de las actividades motrices. Otras veces tiene su origen en actividades intelectuales o actividades que provocan cierto grado de estrés, etc. En cuanto a las causas de la fatiga laboral, estas se pueden clasificar de la siguiente manera:


  • fatiga física. así se define la fatiga provocada por un esfuerzo psicomotor excesivo. Puede ocurrir por exceso de peso o movimiento, postura incorrecta prolongada, lesiones preexistentes o ejecución incorrecta de ciertos movimientos.
  • Fatiga mental. Es una de las manifestaciones del cansancio laboral que más suele pasar desapercibida. Tiene su origen en la sobrecarga intelectual o en la excesiva monotonía del trabajo. Este tipo de fatiga a menudo causa problemas de salud.
  • fatiga manual. Se produce por la realización de tareas excesivamente mecánicas, realizadas sin mucha variación y durante un período prolongado. En este caso hay una sub-estimulación cognitiva y sensorial.
  • fatiga sensorial. Ocurre como resultado de la sobreestimulación de uno o más sentidos. Es común en trabajos realizados frente a una pantalla.
  • Fatiga nerviosa. Está relacionado con los trabajos automáticos que incluyen muchos procedimientos.
  • Fatiga psicológico. Es común en personas que realizan trabajos de gran responsabilidad, en los que se deben tomar decisiones rápidas e importantes. Es el caso, por ejemplo, de los médicos o los controladores aéreos.
  • fatiga cognitiva. Se manifiesta en trabajos que requieren el manejo de un volumen de datos que excede la capacidad de procesarlos y asimilarlos correctamente.
  • fatiga emocional. Se asocia a trabajos donde la exigencia emocional es alta. Se trata principalmente de profesores, enfermeras, etc. Este tipo de fatiga laboral provoca el temido síndrome de burnout.

La intensidad de la fatiga laboral.

Las distintas manifestaciones también se pueden clasificar según su intensidad o las consecuencias que producen. Esta categorización es más técnica, ya que se refiere directamente a los efectos sobre la salud, tanto física como mental.



Desde esta perspectiva, hay dos tipos principales de fatiga laboral. El primero es el fisiológico, es decir el cansancio normal que se produce después de haber realizado esfuerzos prolongados en el tiempo; simplemente se resuelve con reposo. La segunda es de tipo patológico, por lo que la recuperación de energía no se produce ni siquiera con el reposo.


La fatiga patológica, a su vez, tiene variaciones. Estos son:

  • fatiga aguda. Es un estado de cansancio extremo producido por una necesidad física, intelectual o emocional mayor a la esperada. No se resuelve con el simple reposo, sino que se tarda más en recuperar energías.
  • Fatiga crónico. Es el cansancio acumulado sobre el que el descanso no tiene prácticamente efecto. Para que se resuelva, se requiere un período de descanso suficientemente largo. La ausencia de descanso puede incluso conducir a la muerte.
  • Fatiga psíquica. Es la forma más severa de fatiga. Es una fatiga crónica en la que aparecen importantes síntomas físicos y psíquicos. Este tipo de fatiga es irreversible y hace que el sujeto no pueda trabajar.

Conclusiones

Como ha visto, las manifestaciones de la fatiga laboral son múltiples. Por esta razón, es fundamental prestarle la debida atención. La fatiga es una señal del cuerpo que no debe ignorarse. No se convertirán en mejores trabajadores aumentando sus esfuerzos más allá de sus posibilidades y, por lo tanto, poniendo en riesgo su salud.


Añade un comentario de Fatiga del trabajo: las diferentes causas
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.