Evita tus emociones

Quien soy
Robert Maurer
@robertmaurer
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Evita tus emociones

Comer, jugar videojuegos como única vía de escape o incluso proyectar nuestro estado de ánimo en los demás… Son estrategias que utilizamos a menudo para escapar de la realidad.

Última actualización: 26 de marzo de 2022

Las personas tienen la costumbre de evitar sus emociones de muchas maneras.. Tanto es así que podríamos decir que somos auténticos malabaristas a la hora de reprimir, ocultar o trasladar la emoción sentida.


Nuestra vida es demasiado compleja ya menudo dolorosa. Si hay algo que anhelamos es desprendernos del sufrimiento a través de una práctica gratificante que nos haga olvidar todo. Y ahí empieza el problema.


Al desapegarnos de nuestras experiencias emocionales, fortalecemos los cimientos silenciosos de la ansiedad y la depresión.. No pensar para no sufrir no funciona. La idea de distraer la mente para huir de lo que duele, perturba y embota la calma es una fórmula inexacta.

Reprimir los sentimientos, como quien intenta hundir algo molesto, implica ahogarse poco a poco. Recuerda que la salud mental depende en gran medida de la capacidad de gestionar, aceptar y regular las emociones.

No es una tarea fácil, es cierto. No todo el mundo sabe cómo hacerlo, nadie nos enseñó y hay muchos factores que median o dificultan esta tarea. No dudes en pedir ayuda experta entonces.

La alimentación compulsiva es una forma de catarsis emocional que revela el mal manejo de preocupaciones, miedos, ansiedades.

Maneras en las que tratas de evitar tus emociones

El trabajo de investigación realizado en la Universidad de Columbia nos recuerda que uno una correcta gestión emocional es la clave de nuestra adaptación. Esta profesión psicológica es compleja porque implica la activación de sofisticados procesos cognitivos.



Un ejemplo es prestar atención, elegir unos pensamientos sobre otros, saber interpretar los estímulos emocionales negativos, etc.

Está muy claro: regular lo que sentimos no es tarea fácil, por lo que la opción más trivial es desvincularnos de estos estados psicofisiológicos. ¿Cómo?

De hecho, la gente evitan sus emociones de maneras tan sofisticadas y tortuosas hasta sorprenderse. LA

1. Dormir, comodidad bajo las sábanas

Sherlock Holmes afirma en una de sus aventuras que la solución a todos los problemas es dormir. Es cierto que un buen descanso despeja la mente y nos hace reiniciar física y psicológicamente, pero ojo.

Hay quien busca el refugio de las sábanas y duerme para escapar, no te enfrentes a la realidad. Recordamos también que dormir más de 8-9 horas no es saludable y provoca desequilibrios metabólicos.

2. La hiperactividad y la multitarea como mecanismo de escape

Hay quienes pueden dormir hasta 15 horas al día, mientras que otros evitan a toda costa el descanso. Hacer tantas cosas como sea posible es otro mecanismo para evitar las propias emociones.

No dejes lugar a la mente, no permitas que se forme una grieta por donde surja el eco de esos sentimientos complicados que necesitan ser sanados.

Un ejemplo de esto es dedicarse siempre al trabajo, hacer el mayor número de horas posible y luego ocupar el tiempo libre con cualquier otra actividad para volver a casa lo suficientemente cansado como para irse a la cama al instante.

3. Alimentación, mecanismo de fuga emocional

Una de las formas más comunes de evitar tus emociones es "comerlas". Si las cosas van mal en el trabajo o con tu pareja, vaciar la nevera es más gratificante.


Porque lo creas o no, el la decepción, la ansiedad, la preocupación, la angustia e incluso la vergüenza se canalizan a través de la alimentación compulsiva.


Un trabajo de investigación realizado en la Universidad Hebrea de Jerusalén ha llegado a la conclusión de que la mayoría de los trastornos alimentarios tienen este origen.

4. Culpar a los demás por evitar sus propias emociones

Hay personas que proyectan sus malestares y frustraciones en los demás, reflejando la culpa, el miedo, la ira y por supuesto el mal humor de los demás.

Este es otro mecanismo recurrente en el que no logras tomar contacto con tu universo interior y, en cambio, la carga emocional negativa se esparce por donde pasas.

5. Videojuegos, pasar todo el día frente a una pantalla para escapar

Los videojuegos son un peligro ante la presencia de una potencial adicción o cuando se utilizan como un recurso constante para escapar de la realidad.

En este caso, algunas personas evitan sus emociones sumergiéndose en esos mundos paralelos durante horas, descuidando todo lo demás. Estos universos virtuales son catárticos, se aíslan de la realidad y se desconectan completamente del mundo real.

6. Vuélvete hacia los demás para no pensar en ti

Enfócate en los hijos, pareja, familia o cualquier persona que necesite algo de nosotros. Volver los ojos, el corazón y toda la fuerza de voluntad hacia los demás es una forma de distraer la mente, descuidando por completo las necesidades auténticas. Esta es sin duda otra estrategia muy común para evitar tus emociones.


7. Aburrimiento pospuesto e improductivo para evitar las propias emociones

No hay pereza o irresponsabilidad detrás de la procrastinación. Qué se observa en muchos casos es inseguridad, baja autoestima, miedo y un abanico de emociones que no han sido aceptadas ni reguladas.

Cuando percibimos que hemos terminado en la prisión de la procrastinación, somos capaces de tomar contacto con aquellas realidades internas que requieren nuestra atención.


8. Evasión audiovisual y consumo estándar

Los maratones estándar van más allá del simple entretenimiento después de un largo día. En muchos casos son ese refugio donde descansa la mente.

Con cada episodio apagamos nuestras preocupaciones para encender historias alternativas que nos llevan a otras realidades; lejos de la nuestra.

9. Evita tus emociones llevando tu cuerpo al límite

Correr hasta quedarse sin aliento; pasar horas en el gimnasio llevando tus fuerzas al límite; hacer deporte en casa hasta que sientas que te duelen todas las fibras del cuerpo.

Así es, centrarse en el cuerpo y el ejercicio de forma casi obsesiva es otra estrategia escapar de sus emociones.

Conclusiones

Puede haber múltiples vías de escape para no aceptar o regular las ansiedades, los miedos, las angustias y las frustraciones. El alcohol o el uso de otras sustancias son ejemplos.

Sin embargo, con esta lista dibujamos una imagen clara de las estrategias más comunes para evitar las emociones. No huyamos de lo que nos duele, más bien tratemos de entenderlo..

Añade un comentario de Evita tus emociones
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.