Estudiar sin aburrirse

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Estudiar sin aburrirse

Puede parecer imposible para algunos estudiar sin aburrirse. Sin embargo, hay trucos que te permitirán hacerlo sin demasiado esfuerzo.

Última actualización: 27 de abril de 2019

Siempre hay algún tema que no nos interesa, pero que nos vemos obligados a estudiar. Tener que aprender algo que no te gusta o que es muy aburrido puede volverse pesado y afectar negativamente los resultados finales, como una competencia, un examen, una maestría. Sin embargo, existen algunos trucos que te permiten estudiar sin aburrirte.



Cuando estudiamos algo que no nos gusta, parece inevitable que nos abrume el aburrimiento. Solo por poner un ejemplo, cuando en un texto hay muchos nombres que recordar, muchas fechas que se superponen, autores o teorías que no nos interesan, pero que nos vemos obligados a aprender. El aburrimiento puede llevarnos a procrastinar y posponer el estudio hasta el último momento, con una inevitable acumulación de estrés y ansiedad. Te sugerimos algunas estrategias para evitarlo y estudiar sin aburrirte.

Trucos para estudiar sin aburrirse

1. Usa tu curiosidad

Una forma de estudiar sin aburrirte es despertar tu curiosidad. Ser curioso te ayuda a aprender con relativa facilidad y es uno de los peores enemigos del aburrimiento. Si está activado, será menos probable que algo nos distraiga.

Imagina tener que estudiar a un autor, pero el libro de texto explica todo de una manera muy lineal y aburrida. Puedes buscar un video, interesarte por lo que pasó en su vida o, mejor aún, buscar directamente sus obras. Seguro que encontrarás algo que te llame la atención, que no esté en los libros y que te anime a aprender más.

“Nunca consideres el estudio como un deber, sino como una envidiable oportunidad para aprender”.



Albert Einstein

2. Estudia en compañía

Si bien en muchos casos el autoaprendizaje es casi esencial, estudiar en grupo es una de las mejores maneras de no aburrirse. De hecho, el estudio podría ser incluso más enriquecedor. Siguiendo el ejemplo anterior, imagina que a alguien de tu clase le apasiona el autor en cuestión. Aprenderéis mucho estudiando juntos: vuestro compañero estará muy bien preparado en el tema y os transmitirá conceptos e información con gran pasión y participación.

La presencia de otros compañeros, además, será un estímulo para estudiar cada vez mejor, ya que entrarán en juego otros elementos como la sana competencia. Además, pueden motivarse unos a otros, sentir las lecciones aprendidas y corregirse entre sí, aumentando considerablemente las posibilidades de aprobar el examen.

3. Muévete mientras estudias

Moverse es una buena forma de estudiar sin aburrirse, además te permite asimilar mejor los conceptos. Es posible que te hayas cruzado con personas que caminan mientras leen o repiten.

Este truco en particular lo activará físicamente, evitando la somnolencia que podría experimentar si permanece sentado durante mucho tiempo. Un grado básico de activación fisiológica eliminará la sensación de aburrimiento, favoreciendo al mismo tiempo la memorización de nuevos conceptos.

4. Planifica metas pequeñas con recompensas

Otra forma de combatir el aburrimiento al estudiar es establecer pequeñas metas de aprendizaje. Por ejemplo, si estás estudiando ecuaciones de primer grado, puedes decirte a ti mismo que no te levantarás de la silla hasta que hayas resuelto diez.

Una vez que hayas logrado este objetivo, te recompensarás levantándote y dedicando tiempo a "celebrar" este pequeño hito que has logrado. Puedes salir a correr, dar un pequeño paseo o comer un trozo de chocolate negro (que es más saludable). Luego, volverás a estudiar feliz y motivado para asumir otro pequeño desafío, pensando en la recompensa futura.




“Las personas con metas tienen éxito porque saben a dónde van”.

-Earl Nightingale-

5. Sea creativo

El último consejo para estudiar sin aburrirse tiene que ver con el uso de la creatividad. Este increíble recurso hará que la sesión de estudio sea más divertida.. Si le resulta difícil recordar una noción, como las vicisitudes de un conflicto histórico complicado, puede usar tarjetas para visualizar literalmente los diversos eventos, organizándolos y creando una especie de animación.

En algunos casos puede ser interesante componer una especie de rima infantil con nombres, fechas y personajes, con el fin de ayudar a la memoria a repasar todo prolijamente antes del interrogatorio. Subrayar el libro de texto con diferentes colores (uno para las fechas, otro para los personajes, etc.) también puede ser una gran idea.


Estamos seguros de que poner en práctica una o más de las ideas sugeridas aquí lo ayudará a lograr la meta. Estudiar algo que no te gusta puede ser difícil, pero puedes tomar medidas para cambiar tu enfoque del libro de texto. Lo importante es adelantarse, almacenar y apropiarse de la información, con el objetivo de vencer el aburrimiento, el verdadero enemigo de muchos estudiantes.

Añade un comentario de Estudiar sin aburrirse
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.