Escucharte a ti mismo es la mejor forma de superar la ansiedad

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Escucharte a ti mismo es la mejor forma de superar la ansiedad

Última actualización: 19 2017 noviembre

Los trastornos de ansiedad se encuentran entre los problemas psicológicos más frecuentes y prevalentes en la población. Más precisamente, los encontramos en segundo lugar después de los trastornos por uso de sustancias como el tabaco y el alcohol. Esto nos hace entender que no debemos subestimar su importancia y que es necesario adoptar las mejores estrategias y recursos para superar la ansiedad cuando se presenta.


Dada su incidencia e influencia en la población, en este artículo intentaremos comprender cómo se relaciona la ansiedad con sus dos principales factores de riesgo: desatender las necesidades personales o situarlas en los últimos lugares de la escala de prioridades.


La ansiedad es un destino con múltiples vías de entrada

La nuestra es una época en la que la ansiedad está excesivamente patologizada, olvidamos que más que un trastorno es un sistema de alarma, uno de los métodos que utiliza el cuerpo y la mente para advertirnos de un problema.

Excesivo en su patologización, Se han ideado muchos tratamientos para superar la ansiedad, la mayoría de los cuales tienen una grave carencia: tratan solo los síntomas, ignorando su origen y los factores que la mantienen. Estos tratamientos sintomáticos no son efectivos, porque no se dirigen a las causas del problema, centrándose únicamente en sus manifestaciones.

Este estado emocional no depende de una sola causa. Entre las causas más frecuentes encontramos el estrés por el paso del tiempo o la percepción de una diferencia importante entre nuestro "yo ideal" y nuestro "yo real". Es decir, si percibimos que existe una distancia infranqueable entre el tipo de vida que llevamos y el tipo de vida que queremos, es probable que aparezca la ansiedad.


Una de las causas más comunes de ansiedad es no escuchar las necesidades personales. Si vivimos la vida en piloto automático durante demasiado tiempo y no creamos el presente que queremos, se disparará una señal de alarma en nuestro sistema psicológico: la ansiedad.


Cuando una persona ignora sus necesidades -más tiempo para sí mismo, más tiempo libre, menos contacto con algunas personas, menos carga de trabajo, menos deberes domésticos/familiares- se expone día tras día a un entorno que en cierto modo le es hostil. , incómodo o insatisfactorio. Estos sentimientos negativos, cuando persisten en el tiempo, provocan ansiedad.

"Estar satisfecho es darnos cuenta de que tenemos lo que buscamos en nosotros"

-Alan Cohen-

No es un problema tener que hacer sacrificios o cumplir obligaciones, pero si se convierte en el leitmotiv de nuestra vida, entonces tenemos un problema. Cuando tomamos este curso de acción indefinidamente, no satisfacemos nuestras necesidades como individuos, y nuestra mente tiene su propia forma de indicar que esto no es bueno. Nuestra mente puede decirnos que no es el camino correcto, que la vida que llevamos no es satisfactoria y que hay que hacer cambios. Para este propósito, existe la ansiedad.

La ansiedad se activa cuando la "brújula interior" no encuentra el norte

Cuando una persona comienza a tener síntomas de ansiedad: latidos rápidos del corazón, náuseas, sudoración, sensación de desconexión de la realidad, etc. - las terapias los atacan. Este es un enfoque justo, pero insuficiente a largo plazo. Si este estado emocional se mantiene en el tiempo es porque algo lo alimenta. Este algo puede ser lo que lo generó o alguna otra cosa. En cualquier caso, hasta que comprendamos de qué se trata, seguirá causando daños.


La ansiedad es un sistema de alarma que nos dice que tenemos que cambiar algo. Estos cambios dependen de la persona de que se trate, en unos casos pueden tener que ver con el trabajo, en otros con la vida en pareja, con las relaciones familiares, con los hijos, etc. En este sentido, cada uno representa un caso único y especial. Pero todos tienen en común el sacrificio de sus propias necesidades o valores.


Cómo superar la ansiedad

Para superar la ansiedad hay que trabajar en uno mismo para mejorar el conocimiento emocional, cultivar los valores y escuchar las necesidades. A corto plazo, es correcto que el tratamiento de la ansiedad se centre en los síntomas, pero no es suficiente, ya que la falta de satisfacción personal es la raíz de la mayoría de los trastornos de ansiedad. Una terapia eficaz debe centrarse en crear un nuevo y mejor plan de vida, de lo contrario la ansiedad se bloqueará momentáneamente, pero el problema de fondo seguirá existiendo.

El primer paso es seguir la terapia, que parece simple u obvio, pero es el error más común que comete la gente: intentar resolver un problema solo y sin nadie que, en cambio, requiere atención profesional y especializada. El tratamiento efectivo comienza por atacar los síntomas de la ansiedad, para que la persona sea capaz de establecer metas y hacer cambios en su vida que le permitan satisfacer sus deseos más profundos.


"Si quieres ser feliz, define una meta que guíe tus pensamientos, libere tu energía e inspire tus esperanzas"

-Andrew Carnagie-

Una vez que tenemos bajo control los síntomas más incapacitantes de la ansiedad, para poder superarla por completo, necesitamos trabajar en el desarrollo personal. Una parte importante de este trabajo será aprender a dedicar tiempo y espacio a las necesidades personales. Es un camino difícil, quizás porque requiere que las personas respondan preguntas que nunca se han hecho, como: ¿qué quiero? ¿Qué necesito? ¿Que me gusta?


Plantearte estas preguntas y contar con la ayuda de un psicólogo allana el camino para superar la ansiedad. Si sufres de este tipo de trastorno, necesitas parar, pedir ayuda y empezar a escuchar tus deseos y necesidades más profundos. Esta es la forma más efectiva de comenzar una vida nueva, libre y libre de ansiedad.

Añade un comentario de Escucharte a ti mismo es la mejor forma de superar la ansiedad
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.