close
    search Buscar

    El sesgo del talento y la excusa de "no soy bueno"

    Quien soy
    Joe Dispenza
    @joedispenza
    FUENTES CONSULTADAS:

    wikipedia.org

    Valoración del artículo:

    Advertencia de contenido

    ¬ŅCu√°ntos de nosotros hemos seguido los Juegos Ol√≠mpicos de Tokio 2020? ¬ŅY cu√°ntas veces, ante las actuaciones de los mejores deportistas del mundo, hemos pensado ‚ÄúQu√© talento‚ÄĚ?

    Que entonces es lo mismo que pensamos cuando vemos a nuestro futbolista favorito que desmarca y va a disparar a puerta o nuestro ídolo musical actuando en un solo para dejar sin aliento.

    Es una reacción natural que llamo "bias del talento".


    Déjame decirte de qué se trata.


    Cómo (quizás) sabes - si no es la ocasión adecuada para averiguarlo - los psicólogos definen "sesgo cognitivo" nuestra propensión natural a interpretar la realidad aplicando una serie de distorsiones, desviaciones de la racionalidad.

    Si, por un lado, los sesgos representan una forma real de adaptación del hombre, que a través de sus propios esquemas mentales es capaz de dar una interpretación rápida a los hechos de la realidad y en consecuencia tomar decisiones con mayor rapidez, por el otro es Está claro que estas interpretaciones y decisiones a menudo están distorsionadas por el prejuicio y, por lo tanto, en una medida variable, no son efectivas. limitante.

    En particular, el sesgo del talento nos limita porque nos ofrece una excusa f√°cil: ‚Äú¬°No es mi culpa, es que no tengo el talento suficiente!‚ÄĚ.

    Lo que quiero hacer hoy, entonces, es decirte la verdad:  El talento es uno de los conceptos m√°s sobrevalorados de la sociedad moderna.

    No digo que sea in√ļtil o, peor a√ļn, que no exista.

    Pero les digo que, por regla general, se le concede demasiada importancia en comparación con su peso real en el éxito de una persona.

    Pero veamos qué es exactamente el talento y cómo funciona el sesgo resultante.



    ¬ŅQu√© es el talento y por qu√© lo sobrestimamos?

    El talento se define en un diccionario muy conocido como ‚Äúpropensi√≥n a algo, habilidad en una actividad, en un sector‚ÄĚ.

    Y es innegable que cada uno de nosotros nace con el predisposición natural para algunas actividades, que a menudo, y por esta misma razón, también se convierten en nuestras favoritas.

    Sin embargo, no todo el mundo puede realmente aprovechar estas predisposiciones.

    Como es que

    Si volvemos a los grandes deportistas y, más en general, a las personas de gran éxito, siempre tienen un ingrediente extra, además del talento, que los convierte en lo que son.

    Este ingrediente no es otro que el trabajo duro.

    Ya lo hemos hablado de las b√ļsquedas de Angela Duckworth y la ecuaci√≥n de tenacidad:

    Si una aptitud particular para hacer algo no se canaliza en horas y horas de arduo trabajo, nunca se desarrollar√° por completo.

    Piense, por ejemplo, en la vida de un deportista de élite.

    Suele comenzar con una infancia y adolescencia plagada de entrenamientos diarios y constantes, enormes sacrificios, horas y horas dedicadas a sudar mientras los compa√Īeros andan divirti√©ndose, sin garant√≠as de convertirse en un campe√≥n en los pr√≥ximos a√Īos.

    Es una inversión en uno mismo.

    Tal vez empiece por ver que, en promedio, es mejor que los demás en un deporte en particular. Digamos que empezamos con una ventaja, una propensión, un talento en verdad.

    Pero todo lo que viene después es sudor, sacrificio, tenacidad, determinación.


    Si incluso uno de estos ingredientes falla, todo el sistema colapsa.

    Y de hecho tenemos docenas de ejemplos de campeones talentosos pero absolutamente inconstantes. Estrellas que brillaron durante un par de temporadas y luego desaparecieron.


    Grandes promesas incumplidas.

    Al contrario, quien se convierte en estrella, siempre golpea como loco, por mucho talento que tuviera como regalo.

    Cuando le√≠ Open, el libro sobre la vida de Andr√® Agassi que realmente recomiendo a todos leer (un libro que en mi opini√≥n habla sobre el crecimiento personal en los r√≠os sin caer dentro del g√©nero "crecimiento personal"), simplemente me desconcert√≥ la vida a la que fue sometido Andr√® cuando era ni√Īo y joven.

    Su padre le había hecho a mano una máquina de pelotas para que las pelotas de tenis fueran lanzadas con más violencia de lo normal.

    Llam√≥ a este artilugio "El Drag√≥n", y el drag√≥n le lanzaba un promedio de 2500 bolas todos los d√≠as, porque "un ni√Īo que golpea un mill√≥n de bolas al a√Īo ser√° imbatible".

    Y de hecho lo fue.

    Por supuesto que no estoy interesado aquí en discutir los métodos educativos del padre de Agassi.

    Lo que me gustaría enfatizar en cambio es que a menudo estamos acostumbrados a ver la actuación final y no saber u olvidar todo el trabajo detrás de ella.

    Veamos el resultado y pensemos que Andrè Agassi, Cristiano Ronaldo, y tantos otros, tuvieron suerte porque tienen talento.

    Y ese talento es lo que les permitió hacerse ricos y famosos simplemente haciendo lo que les gusta hacer, en lo que son buenos.


    Pero, como habrás adivinado, este no es exactamente el caso, y ahora veamos por qué es importante que sepas

    Pero, ¬Ņqu√© puedes aprender de estas historias y estas l√≠neas? 

    En este artículo me influyeron los Juegos Olímpicos que acaban de terminar y me centré en los campeones deportivos, mencionando también a una pareja que son estrellas absolutas en sus disciplinas.


    Pero podr√≠as decirme "¬ŅPero qu√© tiene que ver todo esto conmigo?"

    El caso es que, no solo en el deporte, sino en la vida en general, si no rindes al m√°ximo no es por falta de talento o habilidad, sino por falta de ganas de castigarte.

    Esto, si lo piensas bien, desde un punto de vista psicológico es una verdadera liberación.

    De hecho, significa que, aparte de los casos en los que nos golpea la mala suerte, que lamentablemente siempre puede suceder, nuestros resultados no dependen de un oscuro regalo de los dioses, sino de nuestra tenacidad para perseguirlos.

    Es importante, entonces, prestar atenci√≥n a que el bias del talento no nos enga√Īes.

    De hecho, nos hace hacer lo que hacemos bien de buena gana, pero también tiende a comprometernos abajo de nuestro potencial real.

    Por otro lado, precisamente porque hacemos algo bien, a menudo no sentimos la necesidad de dar lo mejor de nosotros.

    Al mismo tiempo, el bias del talento también nos hace evitar como la peste todo aquello para lo que no nos sentimos adecuados.

    - ¬ŅPor qu√© deber√≠a hacer algo por lo que me siento negado? - nos decimos m√°s o menos conscientemente.

    Pero recuerde bien, esto es solo una excusa.

    No se trata de convertirse en campeones del mundo, sino de crecer y desarrollarse realmente su potencial.

    A menudo escucho a conocidos que se expresan en un inglés macarónico con la excusa de que "no soy bueno en idiomas extranjeros".

    Gente que vegeta entre el sof√° y el auto, quiz√°s acumulando kilos de m√°s y problemas de salud y la excusa puntual es "no soy bueno para el deporte"

    Otros que llaman a su amigo, primo, vecino para que le instalen una aplicación en su teléfono "Oh ya sabes, no soy muy tecnológico" ...

    No sé en qué campo eres bueno y en qué campo no tienes talento, pero seguramente lo sabes.

    Bueno, mejora en el primero y se acerca al segundo de alguna manera.

    Y comprometidos, comprometidos mucho, porque esto marcar√° la diferencia entre t√ļ y todos los dem√°s que estar√°n mirando convencidos de que, si no tienen talento para eso, es mejor que ni siquiera lo intentemos.

    En las personas normales, así como en las que deciden dedicar su vida al deporte o al arte, lo que marca la verdadera diferencia es la continua curiosidad por aprender cosas nuevas, por afrontar sus problemas, por ir más allá de sus prejuicios, por no detenerse en el frente a las dificultades.

    En una frase, no dejarse influir por sus propios prejuicios.

    Entonces, si de verdad quieres tener grandes satisfacciones, sea cual sea el √°rea en la que quieras conseguirlas, recuerda que no conseguir√°s nada si no est√°s dispuesto a poner:

    • curiosidad: no importa si parece que no entiendes nada al respecto. No hay √°rea de conocimiento que no merezca una incursi√≥n, ¬°ni siquiera una breve!
    • Tenacidad: hay tiempos duros, es cierto, pero seguro que se premia la tenacidad, siempre
    • Trabajo duro: no hay receta m√°gica, sin ganas y perseverancia para luchar no se puede conseguir nada. Ni siquiera con todo el talento del mundo.
    A√Īade un comentario de El sesgo del talento y la excusa de "no soy bueno"
    ¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.