El poder de la palabra es inmenso.

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

El poder de la palabra es inmenso.

En este artículo veremos cómo el poder de la palabra puede persuadir, herir o simplemente obtener algo, incluso con intención positiva, del interlocutor.

Última actualización: 16 de enero de 2022

El poder de la palabra es inmenso.. Aunque muchos digan que una imagen puede valer más, y en algunos casos es cierto, no debemos olvidar que todas las palabras dichas tienen un valor. La declaración más aparentemente insignificante puede ser dañina según las circunstancias.



En numerosas ocasiones escuchamos el famoso dicho de que “una imagen vale más que mil palabras”. Sin embargo, una palabra puede tener un poder enorme. que puede ser devastador.

“Como hermosas flores, con color, pero sin perfume, son las dulces palabras para los que no obran conforme a ellas”.

-Buda-

En este artículo veremos cómo el poder de la palabra puede persuadir, herir o simplemente obtener algo, incluso con intenciones positivas, del interlocutor.

El poder de la palabra que duele

El poder de la palabra es tal que no hacen falta muchos para despertar una alegría intensa o una tristeza profunda. Muchas veces basta una frase que valide la emoción que sentimos o que, por el contrario, ataque nuestro punto más débil.

¿Quién no tiene un amigo manipulador que sepa usar las palabras para conseguir lo que quiere de nosotros? A quien nunca se han dirigido palabras llenas de ira, resentimiento, dolor, rechazo o tristeza?

Nos guste o no, la palabra es la forma más utilizada por los humanos para comunicarse. Es un intercambio que deja huella. Â¿Quién de nosotros no recuerda frases que causaron dolor o alegraron el día?



El poder de la palabra en el amor

El poder de la palabra no solo es grande cuando se trata de herir. También sirve para describir sentimientos como placer, amabilidad., amor o gratitud.

Hemos sido capaces de crear algunas de las palabras más bonitas para hablar de lo que nos gusta: la belleza, la amistad, la solidaridad o el encanto que nos rodea.

¿Qué sería del amor sin palabras? ¿Hay algo más hermoso que decirle a tu ser querido lo que sientes por él y hacerle saber lo importante que es en su vida?

Es evidente que el poder de la palabra es enorme cuando se quiere comunicar todo lo bueno y lo bello en nuestra vida, este es probablemente uno de los mejores usos.

las palabras vacias

Hay personas que son capaces de hablar sin decir nada. Algunas personas logran hablar durante un período de tiempo considerable sin sacar una conclusión clara de sus palabras.

Cuando uno ocupa un cargo de responsabilidad, se crea en el ciudadano una mezcla de ira, tristeza e impotencia. Ira porque el representante público tiene el deber de dar sentido a la comunicación.

Tristeza porque se siente parte de la empresa que lo puso a cargo. E impotencia porque, a pesar de los esfuerzos, es incapaz de conectarse al canal de comunicación.

"Las palabras son como las monedas, una vale tanto como muchas no valen uno".

– Francisco de Quevedo –

El poder de la palabra: lo que nos decimos unos a otros

Otro aspecto importante que debemos tener en cuenta es el diálogo interior. También debemos prestar atención a las palabras que nos dirigimos a nosotros mismos., porque nos influyen.


Cuando nos hablamos a nosotros mismos elegimos ciertas palabras y no otras. Muchas veces no reconociendo la importancia y el efecto que su uso puede tener sobre nosotros.


Las palabras que usamos cuando pensamos pueden tener un efecto poderoso en nuestras emociones, estados de ánimo y la forma en que vemos el mundo. Por lo tanto, es importante elegirlos con cuidado.

Por ejemplo, cuando decimos “no quiero estudiar” o “nunca alcanzaré el peso que quiero” no estamos describiendo una situación, pero estamos haciendo una declaración que determina la realidad de uno.

Cuando hablamos de nosotros o hacemos afirmaciones absolutistas como "nunca" o "siempre", nos estamos refiriendo a un producto terminado y, consciente o no, predisponemos a la mente a seguir actuando de la misma manera.

Por eso es importante hablar con amabilidad, si no lo hacemos nosotros primero, nadie más lo hará. Puede que hayamos aprendido a dedicar estas palabras a los demás, pero ¿a nosotros?


Es común no valorarse adecuadamente, ponerse en segundo lugar y minar la autoestima. Es entonces cuando los “no puedo” o “no puedo” resuenan en nuestras vidas y se hacen realidad..

El poder de la palabra: palabras que mienten

Todos somos capaces de difundir mentiras. en un intento de llamar la atención del interlocutor. La mentira encuentra un cómplice mucho más fiel en el lenguaje escrito o hablado que, por ejemplo, en la mímica.

Es una pena que la riqueza lingüística que tenemos a nuestro alcance se utilice en ocasiones para insultar, mentir, discriminar o tergiversar la realidad, porque ninguna palabra en este planeta merece tal uso.

Conclusiones

La palabra tiene un poder enorme. Puede ser fuente de belleza, poesía, creación, amor, vida, alimento para el alma, optimismo. Pero, como todo en este mundo, hay un lado oscuro que la trastorna y oprime, grita y estrangula.


Parece que hay más y más voces tratando de hacer que su mensaje se destaque sobre los demás, elevando el tono o la gravedad de las acciones. Atacan a los demás pensando que la vigencia de su mensaje garantiza la protección moral necesaria para torcer la vida de quienes se oponen o permanecen indiferentes.

La responsabilidad con la que ejercemos y disfrutamos el poder de la palabra es individual. Utilizarlo para crear, construir, compartir, acariciar o abrazar en lugar de atacar, lastimar o destruir es decisión del individuo.

Añade un comentario de El poder de la palabra es inmenso.
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.