El niño y la estrella de mar: una leyenda para inspirarse

Quien soy
Joe Dispenza
@joedispenza
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias
El niño y la estrella de mar: una leyenda para inspirarse

Última actualización: 10 septiembre, 2017

Son muchos los estudios en los que hemos tratado de establecer qué tienen en común los grandes hombres y las grandes mujeres que inspiraron a la humanidad. Todo parece indicar que la virtud determinante es la constancia. Muchos de los mayores logros representan lecciones de persistencia y lucha contra la adversidad.

La perseverancia es una virtud compleja, casi un don. Cuando es auténtica, aumenta la tenacidad y la voluntad ante las dificultades y los obstáculos.. Para mantener esta voluntad de hierro ante la adversidad, es necesario saber qué se quiere, adónde se quiere ir y por qué motivo. Suele ser el resultado de un proceso de reflexión y construcción del carácter.



"El arte de vencer las grandes dificultades se estudia y adquiere con el hábito de enfrentarse a las pequeñas"

-Cristina Trivulzio de Belgioioso-

Cualquiera que piense que las grandes empresas tienen razón desde el principio se equivoca. En general, todo comienza con una pequeña semilla que se riega, crece y emprende su propio camino de crecimiento. La leyenda del niño y la estrella de mar explica precisamente eso, de forma sencilla.

Una leyenda en la que inspirarse

Érase una vez un hombre que vivía cerca de la playa. Todos los días se despertaba y comenzaba el día dando un paseo por la arena. Un día se sorprendió mucho con lo que tropezó en su escape matutino. Había cientos de estrellas de mar esparcidas por toda la orilla.. Definitivamente fue extraño. Quizás los culpables de este fenómeno hayan sido el mal tiempo o los vientos de noviembre.

El hombre lamentaba la situación. Sabía que las estrellas de mar no podían vivir más de cinco minutos fuera del agua.. Todas estas criaturas habrían muerto en poco tiempo, si no hubieran muerto ya cuando pasó. "¡Qué triste!", Pensó. Sin embargo, no tenía idea.



Continuando un poco, vio a un niño corriendo por la playa. Todo estaba áspero y sudoroso. "¿Qué estás haciendo?", Preguntó el hombre. "Estoy devolviendo las estrellas al mar"respondió el chico, quien claramente ya estaba fatigado.

El hombre se detuvo un momento para pensar. Lo que estaba haciendo el niño le parecía absurdo. No pudo resistirse y dijo lo que pensaba. “Lo que haces es inútil. He recorrido un largo camino y hay miles de estrellas. No tiene sentido lo que haces ”, le dijo. El niño, que sostenía una estrella de mar en la mano, respondió: “¡Ah! ¡Para este, tiene sentido! "

Pequeñas acciones, grandes logros

La leyenda del niño y la estrella de mar nos muestra el valor de las pequeñas acciones. A veces no vemos lo que valen las acciones modestas. Esto se debe a que no estamos orientando nuestro comportamiento hacia los valores, sino hacia los resultados. Es como si viéramos el mundo en términos de cantidad y tamaño, pero no de significado y esencia.

Todos los grandes gestos comienzan con pequeñas acciones, es inusual que un viaje comience con grandes pasos. Los comienzos, en efecto, suelen ser difíciles y fatigosos, y quien no aprenda a dar sentido a una flor difícilmente comprenderá el sentido de la naturaleza.

Además, quien da por sentado el valor de un pequeño sacrificio, difícilmente sabrá dar sentido al esfuerzo. El carácter tiende a fortalecerse con pequeños límites y disciplinas discretas.. El primer gran obstáculo para los grandes sueños son los pequeños escepticismos de quienes nos rodean. Dar sentido a las pequeñas cosas es una forma de vida que puede inspirar a otros.


La perseverancia viene sobre todo de los valores. Es necesario tener una gran convicción para resistir las dificultades y contratiempos que se presentan cuando se propone una meta valiente. Lo peor es que muchas veces nos dejamos invadir por un pensamiento totalitario. Es el pensamiento que nos dice que si hay "todo", entonces no hay "nada". Esta mentalidad es en sí misma un veneno para la motivación.


Si vinculamos nuestros grandes sueños y aspiraciones a los valores humanos, será mucho más fácil encontrar la fuerza para seguir adelante.. Por el contrario, si solo nos enfocamos en los resultados inmediatos, probablemente nos abrumará la frustración. Las grandes catedrales se construyen piedra a piedra. La leyenda del niño y la estrella de mar nos dice que incluso los casos pequeños tienen un significado, y ciertamente vale la pena aprender a ver la vida en estos términos.


Añade un comentario de El niño y la estrella de mar: una leyenda para inspirarse
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.