El cuento de hadas indio para recordar cuando estás en problemas

Quien soy
Joe Dispenza
@joedispenza
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias

“Un día, mientras el águila volaba sobre un campo, vio a un pez emerger del agua de un estanque. Se zambulló rápidamente y con extraordinaria destreza logró capturarlo. Luego despegó de nuevo, con el pez en el pico.

“Una banda de cuervos que había presenciado la escena corrió hacia el águila para intentar agarrar la presa. Por lo general, el águila no le teme a los cuervos, pero esta vez fueron muchos y sus gritos fueron espantosos. A los primeros cuervos se unieron otros.



“El águila intentó volver a despegar para escapar, pero los cuervos se lo impidieron. Lo atacaron sin descanso. En algún momento, el águila se dio cuenta de que todo se debía al hecho de que seguía agarrándose al pez. Luego abrió el pico y lo dejó caer.

“Los cuervos corrieron hacia el pez y el águila finalmente pudo despegar de nuevo. Ahora podía volar libre y ligera. Alto y más alto. Sin nada que pudiera detenerla. En paz".

Esta fábula india señala que aferrarnos obstinadamente a las cosas crea problemas que podríamos resolver simplemente aprendiendo a dejar ir lo que nos duele o nos obstaculiza.

En la vida real, sin embargo, no es tan fácil ver cuáles son los "peces" que nos impiden emprender el vuelo. De hecho, muchas de estas cosas probablemente no fueron un problema al principio, hasta que se convirtieron en una pesada carga de la que no queremos deshacernos.

La obsesión por acumular

En una sociedad donde el éxito se mide en términos de "cantidad", se subestima la resta. Sin embargo, muchas veces los problemas vienen precisamente por la obsesión irracional por acumular. Podemos obsesionarnos con acumular cosas, dinero, resultados, propiedades, experiencias, personas ...


Así terminamos llevando una vida caótica, donde las cosas ocupan cada vez más nuestro espacio vital, las experiencias dejan cada vez menos espacio para la introspección y los compromisos sociales nos quitan la posibilidad de estar a solas con nosotros mismos. En este escenario, no es difícil que algunas de las cosas que deseamos acumular se conviertan en un obstáculo que nos impida emprender el vuelo.


El problema, sin embargo, es que nos aferramos a ellos.

Los investigadores de la Universidad de Duke, por ejemplo, preguntaron a un grupo de jóvenes cuánto estarían dispuestos a pagar por una entrada a un partido importante de baloncesto. Respondieron un promedio de $ 166. Pero luego de entregarles las entradas, los jóvenes exigieron que las revendan por 2.411 dólares, un precio claramente desorbitado. ¿Porque? Todos sucumbieron al "efecto propietario", un fenómeno por el cual cuando algo nos pertenece creemos que su valor es mayor simplemente porque hemos desarrollado apego.

Otro efecto psicológico que nos mantiene atados a nuestras malas decisiones es el error de los costes irrecuperables. Los psicólogos de la Universidad de Middlesex descubrieron que, en varios escenarios, una vez que invertimos tiempo, esfuerzo y / o dinero en algo, tenemos la tendencia a mantenernos firmes en ese camino, incluso si eso significa más inversión o incluso nos perjudica. Es difícil admitir que te has equivocado y abandonar el proyecto.

Desapego: la clave para aprender a soltar

En realidad, se necesita mucho más coraje y fuerza para soltar que para agarrar. Cuando nos aferramos a algo o alguien, simplemente estamos siguiendo un patrón que se nos inculcó desde la infancia. Dejar ir, por el contrario, requiere un ejercicio de análisis más profundo y maduro en el que nos demos cuenta de que no tiene sentido aferrarse a determinadas cosas o personas, porque así es probable que les hagamos daño o nos lo hagamos a nosotros mismos.


Como dijo Alan Watts: "La mano que agarra el mundo es un lazo alrededor de tu cuello, que agarra y mata la vida que tanto deseas lograr". Cuando apretamos demasiado el puño, el agua sale. Solo podemos beber si mantenemos la mano relajada.

Debemos reconocer que casi todas nuestras luchas, desde la frustración a la ansiedad, desde la ira a la tristeza, desde el dolor a la preocupación, provienen de lo mismo: estar demasiado apegado a algo.


Cuando estamos demasiado apegados, nos confundimos y no podemos ver claramente lo que nos está sucediendo. En consecuencia, no podemos notar las cadenas que nos retienen o los hábitos que nos hacen chocar repetidamente con el mismo obstáculo.


La solución está en el desapego. El desapego, al contrario de lo que muchos piensan, no implica "estar hecho de piedra" o volverse indiferente, sino desarrollar una actitud en la que no bloqueemos nada. Simplemente dejamos que el mundo siga su curso, sin aferrarnos a lo que necesita cambiar.

“El arte de vivir una 'situación difícil' no consiste, por un lado, en dejarse llevar por el descuido, ni, por otro, en aferrarse con miedo al pasado ya lo conocido. Consiste en ser completamente sensible a cada momento, en considerarlo nuevo y único, en tener una mente abierta y receptiva ”, sugirió Watts.


Cuando practicamos el desapego, entendemos que la solución no es sumar, sino restar. Dejar ir lo que nos duele. Cambio de curso. Descargue el lastre. Solo entonces podremos volver, esta vez sin lastre innecesario.

Añade un comentario de El cuento de hadas indio para recordar cuando estás en problemas
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.