el arte de amar

el arte de amar

el arte de amar

Última actualización: 07 marzo, 2015

laamore Una simple palabra que esconde un sentimiento tan complejo, desbordante y emocionante a la vez. Es una pena que ninguno de nosotros tenga un manual de instrucciones para el amor: de repente somos arrojados en medio de este jardín salvaje llamado vida y tenemos que atravesarlo sin los conocimientos adecuados, llenos de miedos y dudas, pero con las ganas suficientes. para hacernos desear aprender, experimentar, amar e incluso sufrir.



Es interesante notar que esta actividad, la de amar, comienza con más esperanzas y expectativas que cualquier otro, incluso si muy a menudo está condenado al fracaso. Dado nuestro ser racional, debemos aprender de nuestras experiencias y ser capaces de reconocer los errores, preocuparnos por cambiar algo para poder mejorar, para poder superar el fracaso y entender un poco mejor lo que significa ese sentimiento llamado sentimiento y lo que trae consigo”. Amor" al que siempre asociamos tantos errores.

El amor es una actividad, no un acto pasivo o un surgimiento repentino: es un estado continuo, en el que hay que dar y recibir. Aunque, cuidado, no debemos confundir la palabra "dar" e interpretarla con un sinónimo de "renuncia" o "sacrificio".

El psicólogo Erich Fromm en su maravilloso ensayo “El arte de amar” indicó por primera vez los elementos comunes al concepto de amor, que todos debemos tener en cuenta. ¿Qué tal si le echas un vistazo?

1. Cuidados

El amor es la preocupación activa por la vida y el crecimiento de aquellos a quienes amamos. Sin interés sincero y real, no hay amor. Esto no solo significa que debemos cuidar su bienestar físico, como lo hace una madre con un hijo, sino también saber cuáles son sus necesidades en la relación de pareja y, por supuesto, como persona. Necesitamos enriquecerla y ofrecerle confianza, respeto y escucha activa.



2. Responsabilidad

No es un término que implique deber u obligación, no se impone desde fuera. En reversa, en su sentido más profundo se refiere a un acto totalmente voluntario por nuestra parte y constituye una respuesta adecuada a las necesidades, expresadas o no, de nuestra pareja. "Nadie me obliga a ser responsable de ti, lo hago porque te amo y quiero tu bien". Pero hay que tener cuidado, porque este concepto puede degenerar en relaciones peligrosas como las posesivas o de dominación; sentirnos “responsables” a veces nos hace caer en el error de pensar que somos responsables del otro porque nos pertenece. Pero nada más lejos de la realidad. Ser responsable significa respetar y cuidar a la otra persona, permitiendo su crecimiento personal y valorando también su individualidad.

3. Respeto

Si amamos a una persona y nos sentimos unidos a ella, debemos tener claro que amar significa respetar al otro tal como es y no como nos gustaría que fuera. Los seres humanos no somos objetos que podamos poseer o dominar, sino personas que se enriquecen mutuamente con su forma de ser y su individualidad. Es una interacción donde ambos ofrecen y ambos reciben por igual. Pero debemos entender que para ser pareja primero debemos haber alcanzado nuestra madurez: solo podremos respetar si hemos logrado nuestra independencia, sin necesidad de proyectar en los demás nuestros miedos, inseguridades o necesidades, sin explotar a los demás y sin transformándonos en "vampiros emocionales".


El amor es un desafío constante, lo sabemos. No es fácil y ciertamente no es un espacio tranquilo donde todo fluye en armonía y tranquilidad. Necesitamos movernos, crecer, entender… Trabajar juntos. Es una aventura sin igual, en la que se alternan la armonía y el conflicto, la alegría y la tristeza. El amor es un arte que nos enriquece como personas y del cual podemos aprender algo todos los días.


Añade un comentario de el arte de amar
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.

×
Deja aqui tu email para recibir nuestra newsletter semanal, llena de ofertas y novedades de tu ciudad