Ejercicios de respiración para manejar el estrés.

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Autor y referencias
Ejercicios de respiración para manejar el estrés.

El estrés es el común denominador de la supervivencia. Sin embargo, también tiene efectos indeseables, como la tensión, que sin embargo podemos reducir o eliminar con simples ejercicios de relajación.

Última actualización: 15 agosto 2021

Los ejercicios de respiración son una forma sencilla, rápida y muy eficaz de controlar el estrés y la ansiedad. Esto se debe a que cuando nos estresamos, nuestro corazón late aceleradamente por la acción de la hormona del estrés cortisol; como resultado, la respiración también se acelera.



Respirar con pausas favorece la reducción del ritmo cardíaco, por lo tanto, desaparece la sensación de miedo y tensión interna que acompaña al estrés.

No es necesario someterse a una sesión de relajación para ello; solo realice los ejercicios de respiración durante cinco a diez minutos. Este es un método muy práctico, que puedes realizar en cualquier lugar y en cualquier situación. En las siguientes líneas presentamos algunos ejercicios de respiración que se pueden utilizar en caso de estrés.

El aire es tu alimento y tu droga.

-Aristóteles-

Ejercicios de respiración para manejar el estrés.

1. Ejercicios de respiración justos

La respiración justa proviene del yoga. El propósito de este ejercicio es promover el equilibrio entre el cuerpo y la mente. Podríamos decir que es el tipo de respiración más básico y también el más eficaz.

Es una respiración nasal, en la que lo único que tienes que hacer es respirar mientras cuentas hasta cuatro., luego exhala mientras cuentas hasta cuatro más. Este ejercicio puede ser particularmente efectivo antes de ir a dormir; una especie de agradable llamada al sueño.

2. Respiración abdominal

Los momentos de intenso estrés estresante son ideales para realizar ejercicios de respiración abdominal. Por ejemplo, antes de un examen o presentación pública; o en situaciones en las que está especialmente entusiasmado o recibe noticias muy difíciles de aceptar.



La técnica debe realizarse de la siguiente manera: poner una mano sobre el pecho y la otra sobre el abdomen; respire profundamente con la nariz. Por lo tanto, actúa como si fueras a tragar aire. Si se hace correctamente, sentirá que el abdomen se expande, al igual que el diafragma. Repita de 6 a 10 veces por minuto para.

3. Deterioro de la respiración

Esta técnica está especialmente recomendada en momentos en los que se busca la solución a una dificultad y parece imposible encontrarla, pero también cuando no es posible concentrarse o no se te ocurre ninguna buena idea por mucho que lo intentes.

He aquí en qué consiste la técnica en cuestión: con el pulgar, apriete la nariz y cierre la fosa nasal derecha. Por lo tanto, respire profundamente, el mayor tiempo posible. Cuando sienta que ha inhalado completamente, coloque su dedo en la fosa nasal izquierda y exhale con la derecha. Repita, alternando las fosas nasales durante unos cinco minutos.

4. Ejercicios de respiración para manejar el estrés: relajación progresiva

Este es uno de los ejercicios de respiración para hacer cuando se sienta nervioso o inquieto. Está especialmente recomendado para momentos de angustia cuando nos sentimos en peligro, sin poder identificar lo que nos amenaza.

Asimismo, es muy recomendable para ayudar a conciliar el sueño, ya que, como su nombre indica, conduce a una relajación gradual.

El objetivo es estimular cada grupo muscular, inhalando por la nariz y luego estimulando la fase de relajación exhalando por la boca. Comienza con los pies, con los ojos cerrados. Piensa en los pies y empújalos lo más que puedas, mientras inhalas mientras cuentas hasta cinco.


Una vez hecho esto, exhala siempre contando hasta cinco, y luego relájate. Continúe bajando hacia los muslos, las nalgas, el abdomen, los brazos, las manos, el cuello, la mandíbula y los ojos.



5. Respiración del despertar brillante

Este es un ejercicio de respiración un poco más complejo, que requiere que ya estés entrenado en respiración abdominal.

Esta técnica consiste en una fase de inhalación lenta y profunda, aguantando la respiración en el abdomen y luego exhalando inmediatamente, lo más rápido que puedas. La idea es aumentar el ritmo hasta llegar a 10 de esas respiraciones por minuto.

A veces, el estrés se manifiesta en una sobrecarga psicológica, desánimo y desinterés. Este tipo de respiración es apropiada en estas situaciones. Es capaz de despertar y ayuda a ver todo con optimismo y vitalidad. También es una gran idea realizar este ejercicio cuando se sienta particularmente fatigado.


Conclusiones

Los ejercicios de respiración presentados en este artículo son muy simples, no toman mucho tiempo y pueden marcar la diferencia entre un momento placentero y uno desagradable. No dudes en realizarlos cuando sientas que has perdido la calma interior debido al estrés

Añade un comentario de Ejercicios de respiración para manejar el estrés.
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.