Divorcios grises: cómo empezar de nuevo

Quien soy
Louise Hay
@louisehay
FUENTES CONSULTADAS:

wikipedia.org

Divorcios grises: cómo empezar de nuevo

Muchos lo ven como una liberaci√≥n. Sin embargo, los divorcios entre personas mayores de 50 a√Īos no siempre son tan buenos. Detr√°s de este fen√≥meno de r√°pida expansi√≥n, existen disputas econ√≥micas y grandes desaf√≠os emocionales.

Última actualización: 15 de junio de 2022

Los datos estad√≠sticos nos dicen que los llamados divorcios grises, es decir, entre parejas mayores de 50 a√Īos, han aumentado en varios pa√≠ses. Ante la ruptura de una relaci√≥n despu√©s de 20, 30 o incluso 40 a√Īos, los desaf√≠os son innumerables.



Comenzar la vida después de un "divorcio gris" no es fácil, tanto que muchas personas se sienten perdidas. Es cierto que hay quien lo vive como una nueva oportunidad o una segunda juventud.

incluso como uno una oportunidad bien merecida para una existencia más feliz y más refrescante, llena de metas esperanzadoras. Es igualmente cierto que nada es tan necesario como poner fin a una relación que, lejos de dar satisfacción, provoca infelicidad y dificultad.

Pero todo se complica cuando dos personas han compartido espacios de vida durante décadas, han construido juntas una gran infraestructura familiar, afectiva, material y hasta económica.

Partir esa herencia en dos, como cortar una hoja de papel por la mitad, no es fácil. Casi siempre surgen dificultades en la distribución de bienes, es necesario gestionar el duelo por la ruptura y también redefinir el sentido mismo de la vida.

Muchas personas de 50 y 60 a√Īos no saben c√≥mo lidiar con las emociones del divorcio y de comenzar una nueva vida por su cuenta.

Los divorcios grises obligan a la persona a empezar de nuevo, pero también a integrar toda la vida compartida con la ex pareja.

Divorcios grises y estrategias para empezar de nuevo

El amor a veces se apaga, se rompe o se desgasta. Sea como fuere, hay quienes, en lugar de acabar con el v√≠nculo, lo prolongan por d√©cadas. Es com√ļn entre las parejas de XNUMX a√Īos a quienes se les ha planteado la idea de que el matrimonio es para siempre. Y en estas condiciones, el √ļnico sentimiento eterno es el sufrimiento.



Afortunadamente, esta percepción se ha superado en gran medida. El divorcio ya no es visto como un estigma, sino como una acción frecuente y más que consolidada en nuestra sociedad.

Si a esto le sumamos el hecho de que una parte importante de las mujeres entre 50 y 60 a√Īos son econ√≥micamente independientes, entendemos mejor la raz√≥n del aumento de las rupturas en este segmento de la poblaci√≥n.

El verdadero desafío es cómo empezar la vida después de los divorcios grises. Este fenómeno no depende de factores como el nido vacío, la crisis de la mediana edad o la proximidad de la jubilación. Al contrario, se trata de personas que ya no aman a sus cónyuges y que quieren volver a empezar la vida en soledad. Manejar lo siguiente en ese valiente paso no es fácil.

La necesidad de apoyo

La investigaci√≥n publicada en The Journals of Gerontology apunta a dos aspectos interesantes. La primera es que la llamada revoluci√≥n de los divorcios grises se remonta a 1990. Desde entonces, las parejas mayores de 50 a√Īos se han registrado una tasa de divorcio de 1 de cada 4 parejas. 

El segundo aspecto es que no conocemos con exactitud los elementos que predicen este fenómeno ni las consecuencias. Sabemos, sin embargo, que no es un proceso fácil y que por sus características es muy diferente a los divorcios a edades más tempranas.

En estos casos, por tanto, el apoyo del entorno es indispensable. Tener amigos con quienes hablar, un grupo social que act√ļe como aliado diario es el secreto para empezar de nuevo despu√©s de grises divorcios. Asimismo, es bueno recibir la comprensi√≥n y el apoyo de otros miembros de la familia.


Lidiar con un divorcio gris implica abandonar la relaci√≥n familiar extendida de su ex, las amistades mutuas, renunciar a ciertos sue√Īos y reformular todo su legado de recuerdos y experiencias compartidas.


Reformular la historia de la vida para orientarla hacia el futuro

La pareja de 55 o 60 a√Īos que decide divorciarse puede haber vivido junta durante 20, 30 o m√°s a√Īos. Es cierto que cada caso es √ļnico y que si bien hay relaciones que han ido mal desde el principio, otras han deca√≠do en el √ļltimo tramo. Esto implica en la mayor√≠a de los casos tener que reformular la vida casi desde cero.

Hay quienes se arrepienten de lo vivido y del "por qu√© no lo hice antes". Otros sufren la separaci√≥n con un compa√Īero de vida al que a√ļn aman y que, por diversas circunstancias (traiciones, desencuentros, etc.), se ven obligados a marcharse. Finalmente, estar√°n los que huyen de una larga relaci√≥n hecha de abusos y los que ponen fin a la relaci√≥n de mutuo acuerdo porque ya no sienten amor.

En todas estas circunstancias, lo √ļltimo que deber√≠amos hacer es tratar de borrar la historia. Los a√Īos compartidos existen y son parte de nuestra historia. Son parte de lo que somos.

Hay que aceptar el pasado para centrarse en el futuro y esto requiere superar el duelo de la ruptura. Después de eso, se aclararán nuevos objetivos y propósitos.

La cuestión económica, fuente de inquietud

Comenzar la vida tras divorcios grises resulta vertiginoso en muchos casos. Este es especialmente el caso cuando uno de los dos dependía económicamente del otro. Este es el caso de aquellas mujeres que han dedicado su vida al cuidado y atención de sus hijos.


En otras situaciones, la pareja tendrá que hacer frente a la división de un patrimonio en el que los problemas y las disputas no siempre son libres. Son experiencias que generan gran ansiedad y pueden, en algunos casos, generar resentimiento entre otros miembros de la familia.

La comunicación y la empatía entre padres e hijos es crucial para hacer frente a los efectos grises del divorcio.

Consecuencias de los divorcios grises en los hijos adultos

M√°s los padres de entre 55 y 60 a√Īos creen que sus hijos no sentir√°n el impacto del divorcio cuando sean adultos. La verdad, sin embargo, es que muchos adultos enfrentan esta situaci√≥n en silencio sin aceptarla, comprenderla y enfrentarla. Experimentan contradicci√≥n, extra√Īeza, desilusi√≥n y tristeza.


Por eso, es recomendable hablar con los hijos adultos y explicarles que cada emoción que experimentan es válida. Los canales de comunicación deben estar abiertos. y no quedarse con la idea de que, de adultos, la nueva realidad familiar no les afecta en exceso. Porque ese no es el caso.

Obviamente, no será necesaria su autorización para proceder a la separación. Sin embargo, el apoyo mutuo entre padres e hijos, además de hacer uso de un diálogo empático y sincero, servirá de amortiguador para una situación que no es cómoda ni fácil para nadie.

A√Īade un comentario de Divorcios grises: c√≥mo empezar de nuevo
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.