Dieta y hernia hiatal

Dieta y hernia hiatal

La dieta como causa de la hernia de hiato

La dieta parece representar un elemento muy importante no solo en el correcto manejo de la hernia hiatal, pensada como prevención de episodios de eructos y reflujo gastroesofágico, sino también en el origen de esta enfermedad tan extendida.


Desde 1973, gracias a los estudios epidemiológicos de Burkitt, sabemos que la hernia de hiato es bastante rara en los países en desarrollo e incluso mal comprendida en las sociedades rurales que han mantenido un estilo de vida sencillo y tradicional.


Factores de riesgo dietético

Se se√Īalan dos factores como los principales responsables de la mayor incidencia de hernia de hiato en occidentales: la menor ingesta de fibra en la dieta y el estre√Īimiento que le sigue.

En particular, elementos como la reducción de la ingesta de fibras y líquidos, la necesidad de ignorar las ganas de evacuar, la posición antinatural que se asume en el inodoro frente a la fisiológica (estilo turco), determinan un aumento de presión en el interior del inodoro. Abdomen. durante la evacuación; este aumento de presión, de perpetuarse en el tiempo, conduciría a una relajación progresiva de las estructuras de anclaje del esófago distal, favoreciendo el ascenso del estómago a través del hiato esofágico del diafragma (provocando así la hernia de hiato).


Explicar la incidencia diferente de la hernia de hiato entre las poblaciones rurales africanas y urbanas en los países occidentales simplemente por la ingesta de fibra dietética parece al menos una subestimación. Por ejemplo, la propia hiperalimentación, formada por atracones frecuentes, al dilatar anormalmente las paredes del estómago puede empujarlas fuertemente contra el hiato esofágico, favoreciendo su herniación. Lo mismo ocurre con la obesidad o la mala costumbre de llevar ropa o corsés demasiado ajustados.

Finalmente, no hay duda de que el sedentarismo se asocia a una menor motilidad intestinal (que predispone al estre√Īimiento), pero tambi√©n a una hipoton√≠a muscular con una reducci√≥n de la elasticidad y robustez de los haces musculares y de los tendones diafragm√°ticos.


Dieta en el tratamiento de la hernia de hiato.

Si bien la dieta no puede favorecer en modo alguno la reabsorci√≥n de la hernia de hiato, que si es necesario puede realizarse mediante cirug√≠a, sin duda es √ļtil para el control de los s√≠ntomas y complicaciones asociados.

Aunque un buen porcentaje de pacientes con hernia de hiato no se quejan de ning√ļn s√≠ntoma, es importante observar las reglas diet√©ticas y de comportamiento adecuadas para evitar que la hernia aumente de tama√Īo. En este sentido, la dieta correcta para el tratamiento de la hernia de hiato no difiere de la observada para el correcto manejo diet√©tico de los pacientes afectados por esofagitis por reflujo:

  • comer comidas peque√Īas y frecuentes, evitando comidas demasiado elaboradas y abundantes, especialmente antes de dormir
  • espere al menos dos o tres horas despu√©s del final de la comida antes de acostarse para descansar una noche. Si se producen episodios de reflujo √°cido durante el sue√Īo, es recomendable levantar la cabecera del colch√≥n para adoptar una posici√≥n ligeramente elevada del pecho.
  • asociar la actividad f√≠sica regular con la dieta, evitando el esfuerzo f√≠sico al rev√©s y cargas excesivamente pesadas, que pueden favorecer la aparici√≥n y agravamiento de la hernia de hiato
  • si tiene sobrepeso, adopte una dieta baja en calor√≠as que le ayude a alcanzar un peso saludable
  • Limitar el consumo de grasas, especialmente si se cocinan, incluso en forma de condimentos a√Īadidos, ya que aumentan los tiempos de digesti√≥n y reducen el tono del esf√≠nter esof√°gico inferior, favoreciendo el reflujo asociado a la hernia de hiato.
  • Evite fumar, que al igual que la grasa puede reducir el tono del esf√≠nter.
  • prefiere fuentes de prote√≠nas magras, como pescado o pollo, que parecen aumentar el tono del esf√≠nter esof√°gico inferior, previniendo el reflujo √°cido asociado con la hernia hiatal
  • Prefiera m√©todos de cocci√≥n saludables, como al vapor y al horno, asados ‚Äč‚Äčlimitados, fritos y a la parrilla (para ser reemplazado por una cocci√≥n a plancha sobria, evitando absolutamente la formaci√≥n de las l√≠neas cl√°sicas en correspondencia con las tiras met√°licas de la parrilla).
  • mastique lentamente y trague con el mismo cuidado, si es posible coma su comida en un ambiente relajado
  • Si es posible, evite regresar al trabajo despu√©s de la comida.
  • no realice una actividad f√≠sica intensa poco despu√©s de una comida importante (otorgada despu√©s de la merienda)
  • desayunar bien y acostumbrarse a comer poco en la cena
  • En caso de problemas digestivos frecuentes, las reglas b√°sicas de la dieta disociada tambi√©n pueden ayudar al paciente que sufre de hernia de hiato.
  • cuando come demasiado, una caminata de 30 a 40 minutos a un ritmo pausado, a poca distancia del final de la comida, puede evitar la aparici√≥n de acidez y acidez estomacal
  • limitar el consumo de t√©, caf√© y alcohol
  • reducir la presencia de especias como pimienta, guindilla, curry y nuez moscada en la dieta: podr√≠an empeorar la acidez g√°strica
  • siga una dieta rica en fibra diet√©tica y l√≠quidos para prevenir el estre√Īimiento; si es necesario, tome laxantes, pero evite el uso cr√≥nico
  • Evite el uso de cinturones y ropa demasiado ajustada a la cintura.

Ejemplo de dieta para la hernia de hiato





Otros artículos sobre 'Dieta y hernia de hiato'

  1. Hernia de hiato: medicamentos para el tratamiento de la hernia de hiato
  2. Hernia hiatal
  3. Hernia de hiato: diagnóstico y tratamiento.
  4. Hernia de hiato y fitness
  5. Hernia de hiato en el fitness - Segunda parte
A√Īade un comentario de Dieta y hernia hiatal
¡Comentario enviado con éxito! Lo revisaremos en las próximas horas.